Conociendo Segovia: Las Mojadas de Caballar

Conociendo Segovia: Las Mojadas de Caballar. Marisa Alonso Santamaría, escritora española. Relatos de lugares del mundo.

Caballar es un pequeño pueblo segoviano situado a 27 Km. de la capital que cuenta con 105 habitantes y es muy conocido en la provincia por las Mojadas.

Su mayor riqueza natural son los manantiales, y la fertilidad de sus huertos se debe a las aguas de sus abundantes fuentes que dan origen a los arroyos Horco y de la Nava que confluyen al norte de Caballar en el río Mulas. Es por esto que además tienen tanta fama sus buenísimas ciruelas claudias, sus distintas variedades de peras, manzanas y nogales, regadas por estas aguas que brotan como un don de la naturaleza.

El pueblo tiene conocidas y numerosas fuentes como Fuente Redonda, en ella está el nacimiento del río Horco, su nombre le viene por la forma que tiene el muro que la rodea y que evita que sea anegada por los aluviones.

Fuente del Caño se suma al caudal que lleva el arroyo Horco procedente de fuente Redonda, y comienza a manar debajo de una roca a la orilla izquierda del río. Fuente Fresnera está en el valle del arroyo de la Nava y procede del mismo acuífero subterráneo que la Fuente Redonda.

De menos importancia son Fuente del Obispo y Fuente Cagalar. Fuente Santa, aunque es de caudal inferior a las ya mencionadas es la más famosa pues en ella se celebran las Mojadas. Los Santos de Caballar son San Valentín y Santa Engracia, eran los hermanos de San Frutos, patrón de Segovia.

Cuenta la tradición que al morir San Frutos y huyendo de los moros, los dos hermanos abandonaron el desierto del Duratón donde vivían, para irse a Caballar al Monasterio de San Zoilo, siendo decapitados por los sarracenos, que tiraron sus cabezas a la fuente que se llamó Fuente Santa, antes mencionada y desde entonces centro venerado por los segovianos. Los cuerpos fueron enterrados en el Duratón pero las cabezas se quedaron en Caballar.

Las Mojadas consisten en la inmersión en la Fuente santa de Caballar, de las cabezas de los santos mártires para impetrar por su intercesión la lluvia.

La primera Mojada de Caballar documentada data del 30 de Mayo de 1593. La última fue el 6 de Junio de 1982. Son las ceremonias más interesantes que aún se celebran dentro de los actos religiosos y no deja de sorprender que una fiesta de este carácter en la que se mojan unas reliquias de unos mártires haya llegado desde 1900 hasta nuestros días, y que una vez estudiadas a lo largo de toda su historia quede descartada la casualidad, existiendo entre las Mojadas y la lluvia una relación innegable.

La iglesia nunca las ha considerado como tales, pero sí ha permitido la celebración de las rogativas viendo la enorme fe popular. Para saber más sobre Caballar: “Las Mojadas de Caballar” ¿Milagro, superstición, o…? De Tomás Calleja Guijarro.

Fotos de Caballar Segovia

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]