Pedro el zapatero 👢 “Seguro tienen un secreto de magia, pues nunca había visto un par de botas iguales”.

Hay un viejo refrán que dice “A quien madruga, Dios lo ayuda”, en este caso es a Pedro el zapatero a quien Dios lo ayudó, recompensándole por su gentileza, responsabilidad y buen oficio, aunque lo que hacía Pedro era quedarse hasta altas horas de la madrugada terminando el trabajo para el que se había comprometido. Es un bello cuento con moraleja de nuestra colaboradora María Teresa Di Dio, de Argentina. Recomendado para niños en edad escolar.

Luego, si te gusta esta linda historia del zapatero responsable y trabajador, por favor, deja algunas palabras en la sección de comentarios (✍🏼), califica con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren y lean (⭐) y comparte con algunos pequeños, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Telegram, Whatsapp o correo electrónico (🙏🏼). ¡Gracias!

Pedro el zapatero

Pedro el zapatero - Cuento con moraleja

Pedro había heredado el oficio de zapatero de su padre, cuando tenía quince años comenzó a trabajar en el taller junto a él. En el transcurso diez años su padre, ya mayor, dejó de ir, pasándole la responsabilidad de seguir el oficio.

Era muy gentil con sus clientes. Una de esas tardes llegó una anciana con un par de botas muy gastadas, pero Pedro le sugiere que sería mejor descartarlas, a pesar de ser un buen artesano, no recuperarían su esplendor.

Pero la anciana insistió. Esa noche el joven se quedó en el taller trabajando en ese par de botas, se quedó dormido en la silla con la cabeza recostada sobre la pequeña mesa.

A media noche, un fuerte ruido lo despertó, pensando que eran ratones en busca de migajas les arrojó un zapato que regresó de un salto de nuevo a sus pies.

¿Quién podría ser? ¿un ladronzuelo? ¡acá no hay más que zapatos viejos!


Al acercarse hacia dónde escuchó el ruido, vio a la anciana de las botas, y le dijo:

¿Hola, como entró?

Pero la anciana se esfumó en el aire y el joven se quedó con la boca abierta, seguro estaba soñando.

Cerró el taller y se fue a su casa, cantaba el gallo cuando se acostó, y se durmió profundamente, tanto que su madre asustada lo llamó cerca del mediodía pensando que estaba enfermo.

¡Hola madre! que tarde se me ha hecho, ¡mis clientes deben estar esperando!

Cuando llegó, la anciana de las botas lo estaba esperando.

¿Ya están listas?

Dudó un instante…

Aún no señora, mañana para las once.

Se acercó a las botas ni bien se fue la señora, ¿le parecía o estaban relucientes y nuevas?

Esa noche antes de cerrar, tomó las botas y las llevó a su casa. Esa madrugada de nuevo el ruido y la anciana dueña de las botas que se esfumó en el aire.

A la mañana siguiente, con el calzado bajo el brazo, se dirigió al taller. Estaba dispuesto a consultar a la anciana dónde las había comprado.

La anciana le respondió:

Como yo estoy muy mayor, te dejo este legado, solamente quería saber si eras dedicado a tu oficio, y de ahora en más eres el dueño de ellas y las tendrás en tu poder hasta que seas viejo.

Pero… ¿por qué yo señora? seguro tienen un secreto de magia pues nunca había visto un par de botas iguales.

Sí, tienen magia, pero solo en manos de quien es buena persona, puedes pedirles mucho, pero no tanto, puedes usarlas mucho, pero no tanto, te compensarán con trabajo y bienestar, ¡pero no abuses!

Y así Pedro pasó de ser un zapatero a tener un fábrica de zapatos, y dio trabajo a muchas personas, las botas siempre relucientes lo acompañaron a lo largo de la vida.

Moraleja

Todo en su justa medida, cuando nos excedemos tendremos un costo, no vivas de los demás, aprende a generar tus propios recursos.

Fin.

Pedro el zapatero es un cuento con moraleja de la escritora argentina María Teresa Di Dio © Todos los derechos reservados.

Sobre María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - Escritora

«Soy nacida en Buenos Aires, Argentina. Actualmente vivo en Bahía Blanca y, desde hace muchos años. Soy madre de tres hijos, abuela y bisabuela.»

Con numerosos premios y diplomas de honor, posee dieciocho antologías y dos libros infantiles. Entre ellas dos «Por la Paz del Mundo», de Poetas del Mundo, publicados en Australia y que se encuentran en la biblioteca de Canberra. Además, fue nombrada en 2014 Embajadora de la Paz.

Colabora con programa Diamante en libros infantiles ya en su sexto libro virtual. Es presidente de Unión Hispano Mundial de Escritores en filial Bahía Blanca.

Más cuentos de María Teresa

¿Qué te ha parecido el cuento de María Teresa “Pedro el zapatero“? Por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califica con estrellas a este breve cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños y niñas a través de tus redes sociales (🙏🏼), puedes utilizar los botones que están a continuación. ¡Gracias!

5/5 - (4 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.