Saltar al contenido

Cuentos para chicos. Fábula para reflexionar.

El persa verídico

Había en Persia un  hombre tan honrado y tan bueno que todos los que le conocían le llamaban santo.

Siendo muchacho todavía, quiso instruirse y aprender la ciencia del bien. Tenían a la sazón los árabes fama de poseer muchos y buenos sabios, y él se propuso llegar hasta ellos, deseoso de imitarlos.

Su madre aprobó el proyecto, le dió ochenta piezas de plata, y le dijo:

–Este es todo el dinero que tengo. La mitad te pertenece; pero la otra mitad, que es de tu hermano menor, debes devolvérsela con los intereses correspondientes.

Convino en ello el buen muchacho persa; la madre entonces le fué cosiendo las monedas en el interior de la ropa, para que pudiera llevarlas con más facilidad sin perderlas, y terminada esta operación, le dijo:

–Prométeme ahora no decir jamás una mentira.

–Te lo prometo, madre.

–Pues bien; que Dios vaya contigo, como va mi bendición –añadió la madre conmovida.

Y se despidió de él para siempre.

El muchacho, que se llamaba Abdul Kadir, emprendió su viaje y anduvo días y días con dirección a la Arabia. Se asoció después a otros viajeros para pasar juntos por los sitios de mayor peligro, y caminando así dieron un día con un grupo de bandidos árabes. Los detuvieron y les robaron el dinero y joyas que llevaban en sus equipajes. El muchacho persa no llevaba más bultos que su botella de agua, y nadie sospechaba siquiera que llevase dinero.

Mientras los bandidos despojaban a los demás viajeros, el jefe de la partida, que montaba un hermoso caballo, llamó al pequeño persa y se puso a bromear con él.

–¿Qué dinero llevas?–le preguntó.

–Ochenta monedas de plata–dijo con resolución el muchacho.

El árabe se rió creyendo que también se bromeaba el chico, y le pidió la bolsa.

–No la tengo–dijo el persa.–Las monedas están cosidas en mi ropa.

Le registró entonces el jefe de los bandidos, y se convenció de que el muchacho decía la verdad.

–¿Cómo has declarado que llevabas ese dinero, cuando iba tan bien escondido?

–Porque prometí decir siempre la verdad.

–¿A quién lo prometiste?

–A mi madre.

–¡Ah!–exclamó entonces conmovido el árabe.–¡Tú, niño aun, y en la más apurada situación, obedeces el mandato de tu madre ausente, y nosotros olvidamos el mandato de nuestro Dios!

Después, dirigiéndose al pequeño persa, le dijo:

–¡Dame esa mano honrada, muchacho, que quiero salvarte en pago de la lección que me acabas de dar!

Volvió con él hacia donde estaban los demás ladrones, les contó el caso, y les anunció su propósito de respetar el dinero del persa verídico.

Ellos aprobaron la resolución del capitán, diciéndole:

–Eres nuestro jefe en el robo, y debes serlo también en las acciones generosas y justas.

El jefe devolvió el dinero al muchacho persa, y le llevó de nuevo al camino que había de seguir.

Fin.

3/5 - (2 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *