Un niño con piojos ocurre por falta de higiene. Los piojos son parásitos que viven en el cuero cabelludo por 40 días y se alimentan de sangre.

Generalmente se ubica detrás de las orejas y de la nuca. Pone 55 huevos a lo largo de su vida, comúnmente llamados liendres, que fija firmemente al cabello con un cemento que evita que se desprendan con facilidad (Txumari Alfaro y Pedro Ramos 2000).

TRATAMIENTOS NATURALES:

Aceites:

Una loción con Cuassia amarga (palo amargo), o unas gotas de aceite esencial de la planta Melaleuca alternifolia (cayeput) en el peine fino o dentro del champú, pueden ser un buen antiséptico natural para utilizar como preventivo.

Arcilla Verde:

Echar varias cucharadas de esta arcilla en un recipiente con agua y mezclar hasta conseguir un champú espeso, al que añadiremos 3 gotas de tomillo en esencia. Lavar la cabeza en arcilla una vez mezclada con el champú del niño o con otro de tipo neutro (Txumari 2000).

Cepillo de cerdas:

Eliminar las liendres con ayuda de un cepillo de cerdas muy finas. Pasarlo durante 10 minutos.

Hinojo:

Aplicar la siguiente pomada, 10 gr de aceite de hinojo mas 10 gr de manteca de cerdo. (Manfred 1998).

Limpieza:

Desinfectar ropas, toallas y peines con agua muy caliente y jabón durante 20 minutos.

Palta:

Hervir varios huesos de la palta, y una ramita de ruda en un litro de agua. Aplicar sobre la cabeza el líquido resultante como si fuera una loción, después de lavar la cabeza (Txumari 2000).

Vinagre:

Lavar el pelo con vinagre sirve también para ahuyentar estos parásitos.

Vinagre y Agua;

Llenar ½ vaso de agua y otra ½ de vinagre mezclarlo bien, aplicar sobre el cabello limpio y húmedo realizando masajes. Luego peinar intensamente.

Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista

Experto en la búsqueda de recursos naturales

 

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


1 pensamiento en “Pediculosis – Niños con piojos”

  1. Le felicito por lo objetivo de su nota. También quisiera agregar que la prevención y tratamiento de los piojos, ofrecen una oportunidad para que los padres vean que hay en la cabeza de sus niños y aprovechen la oportunidad para narrarles cuentos, para leer cuentos o para dialogar.
    Creo que no se debe ver al niño con piojos como falto de higiene, sino como “un niño falto de cuidados”, al que no se le presta la debida atención como para quitarselos.
    Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *