Quemaduras infantiles

Cuando un niño sufre quemaduras por cualquier circunstancia, lo primero que hay que ver es el tipo de quemadura, si son de primer grado, con manchas rojas y dilatación de los vasos sanguíneos.

Los de segundo grado, presentan ampollas, porque sale liquido de la sangre. Pero cuando es de tercer grado, que es grave, la quemadura abarca todas las capas de la piel, dermis y epidermis; es la destrucción del tejido conectivo y muscular; en estos casos hay que correr al médico o a la posta médica.

Las quemaduras en los niños pueden suceder por lavarse con agua demasiado caliente o por derramar una taza de café. Los bebés y niños son más vulnerables que los adultos porque son curiosos, pequeños y su piel sensible necesitan más protección (Txumari Alfaro y Pedro Ramos 2000).

TRATAMIENTOS NATURALES:

Agua:

Lavar la zona con abundante agua hasta que se calme el dolor.

Ampollas de quemaduras:

Si hay ampollas, debemos protegerlas con una venda hasta que eliminen poco a poco su contenido. No romperlas porque se corre el riesgo de infección.

Aloe vera:

Es uno de los tratamientos naturales más importantes para el tratamiento de las quemaduras. Se pela la hoja y restregarla suavemente sobre la quemadura. (Manfred 1998).

Cebolla:

Colocar sobre la zona quemada rodajas de cebolla y cubrir con una gasa y fijarlas con una venda, cambiar 2 veces al día (Txumari 2000).

Consuelda:

Mojar la quemadura con el líquido resultante de la infusión de hojas secas.

Escaramujo:

Hervir medio litro de vinagre puro de vino y verterlo en una botella con un puñado de pétalos frescos de escaramujo, tapar la botella por dos semanas. Luego colar el líquido y empapar en un algodón y aplicar sobre la zona afectada o irritada.

Hamamelis:

Disminuye el dolor y previene su infección, aplicar agua de hamamelis sobre las quemaduras.

Llantén:

La aplicación de cataplasmas realizada con hojas frescas machacadas aplicadas sobre una quemadura, alivian el dolor y ayudan a regenerar la piel. (Manfred 1998).

Malvaviscos:

Hervir un puñado de raíces en agua durante 10 o12 minutos. Mojar con el líquido una gasa y poner encima de la quemadura.

Melisa:

Machacar sobre una gasa hojas frescas de melisa y exprimir el jugo sobre la parte afectada. Hacerlo 2 veces al día (Txumari 2000).

Quemadura extensa:

En caso de quemadura extensa, debemos quitar las ropas quemadas o manchadas con el liquido que quema y cubrir al bebe o niño con una sabana limpia. Podemos calmar el dolor del niño con un baño de agua tibia. Nunca quitarlas ropas que estén quemadas y pegadas a la piel.

Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista

Experto en la búsqueda de recursos naturales

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios