Consejos para el cuidado de niños con EB Guía para padres Parte II

Consejos para el cuidado de niños con EB Guía para padres Parte II

Higiene

En lo que respecta a la persona que realice el baño y las curaciones:

  • No tener las uñas largas.
  • No usar anillos.
  • Tener las manos limpias.
  • Tener paciencia y mucho amor, para que la curación resulte lo menos traumática posible.
  • Usar guantes descartables.

Implementar en ese momento el juego, para que el niño este entretenido jugando y el adulto se ocupe de las lesiones.

Consultar con el dermatólogo, en caso de estar muy lesionado, si este considera la utilización de Ibuprofeno, Paracetamol u otro analgésico una hora antes de comenzar con el baño.

Debemos evitar el dolor todo lo que podamos, si no duele, será más fácil bañarlos y curarlos. Es aconsejable el uso de iodopovidona o Clorhexidina siempre diluida en agua, para la higiene de los pequeños, hay pacientes que utilizan pastillas de permanganato diluidas en agua hasta obtener un color rosado claro, todos estos productos ayudan a evitar infecciones.

Cabe aclarar que algunos niños se quejan porque les arde en las zonas abiertas, por eso siempre deberán consultar con el dermatólogo antes de utilizar estos productos. Algunos niños encuentran el baño relajante, pero otros lo encuentran como una experiencia traumática y dolorosa. La forma de bañar dependerá de lo que le agrade más a su hijo.

Es importante que no esté en contacto con el agua sucia, porque se reinfecta. Entonces algunos verán que prefieren el uso del duchador, en algunos casos es conveniente poner la mano sobre el duchador para que no golpee directamente sobre la piel, otros utilizaran baño de inmersión, pero en estos casos recordar que no quede sumergido en agua sucia.

Evitar las temperaturas altas en el agua, siempre optar por agua a temperatura ambiente, casi tibia. Colocar en la base de la bañera una toalla para evitar que se deslice o resbale ante una mala maniobra en el baño por parte del adulto.

El tiempo del baño debe ser corto, ya que la excesiva permanencia en el agua, ablandara la piel, corriendo más riesgo de lesionarlo. La lubricación de la piel y la prevención del ambiente caluroso también disminuyen la tendencia a formar ampollas.

Pasos a seguir:

Lo primero que deberá hacer es dejar preparado los elementos que utilizara para la curación: campo estéril de ser posible, donde apoyara al niño, las vendas, gasas, agujas surgifix y cremas.

Esto es para que una vez que haya terminado el baño, rápidamente se proceda a la curación, y así evitar que tome frío, y como en muchos casos es doloroso el contacto de las heridas con el aire, cuanto más rápido los curemos mejor se sentirán.

La temperatura del agua debe ser probada antes de introducir al niño. La retirada de vendas y apósitos antecede al baño, Se deben retirar las mallas elásticas con suavidad, como si se tratara de una media, sin rozar o ejercer presión sobre las otras vendas, y si es posible estirándolas.

Para comenzar el baño de su hijo, las zonas que están pegadas se recortan con tijeras, dejando que el resto se despegue en el baño, para ello deberá humedecer las vendas hasta que salgan por si solas, ahí comienza el lavado con un jabón neutro (consultar al dermatólogo). Algunos profesionales recomiendan gel de baño para pieles frágiles y secas.

No frotar, pero tratar de no dejar costras, para ello utilizar alguna pinza con el cuidado de no levantar piel sana, al sacar las costras o líquidos que pueda haber en la herida; la dejamos limpia y disminuimos la posibilidad de infecciones.

Curación:

Luego ir mojando el cuerpo para poder retirar el jabón, y al sacar al niño de la bañera, no secar frotando, sino apoyando la toalla suavemente, no arrastrar es fundamental, porque podemos arrastrar piel, recuerden que la piel va a estar húmeda y fácilmente podríamos levantarla.

Una forma es levantarlo totalmente colocando las manos por debajo de su cuerpo. Para la limpieza del cabello usar champú neutro o suave para niños, es lo más indicado en estos casos. Antes de hacer cualquier cambio en las rutinas de curación, es fundamental la consulta con su dermatólogo. Las curas deben hacerse una vez al día o cada dos días.

Apoyar al niño sobre el campo estéril o sabana limpia. Comenzamos por el dorso y nalgas, para que el niño se pueda mantener acostado durante el resto de la cura, secar bien, lo importante es revisar que no hayan quedado restos de piel muerta, en ese caso cortar cuidadosamente , las heridas deben quedar limpias; de ser necesario colocar antibiótico (acido fusidico o mupirozina).

¿Cómo darnos cuenta que una herida está infectada?

Las lesiones infectadas se distinguen por su presentación y dolor más acentuado que provocan. Los niños reaccionan retirando bruscamente el miembro afectado; generalmente este tipo de lesiones se distingue por la presencia de exudado más espeso, amarilleado o de color verde, acompañado de un olor fétido.

Colocar cremas humectantes en donde no haya lesiones, para rehidratar la piel, luego vendar tratando de no endurecer las articulaciones, siempre con la zona a vendar en flexión, codos y rodillas, y nunca ajustadas, ya que pueden producir una lesión y además favorecerán los movimientos del niño.

Si cuentan con surgifix cortar el trozo necesario y ponerlo sobre las vendas. Es una forma de que quede prolijo, no se corran las vendas, ni cuelguen. Si esto pasara; recordar mojar con vaselina hasta que se despegue sin lastimar la piel. Pero nuestra recomendación es NO usar telas adhesivas.

Las manos y pies es conveniente vendarlos dedo por dedo para evitar que comiencen a pegarse, en el caso de que los pies pueden optar por medias con separación de dedo por dedo y en las manos colocar las manoplas que ayudaran a mantener fijas las vendas y le darán un toque de alegría.

Con respecto a las rodillas es importante protegerlas con vendas y luego colocar rodilleras, en los meses donde el desplazamiento y comienzo del caminar puede ser proclive a lastimarse, siempre tengan en cuenta que debemos prevenir los accidentes, a veces, son inevitables, pero en muchos casos podemos prevenirlos con solo la colocación de vendas en las zonas de mayor fricción o movilidad.

Si usan pañales, cortarles el elástico para que no lastime. De no tener surgifix hacerle un corte a la venda tipo cambric y así quedando dos tiritas hacer un nudo suavemente.

No colocar telas adhesivas porque con los movimientos naturales que haga el niño, se le correrá y termina pegada en la piel.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

www.debraargentina.org/info/

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios