El Día Internacional de la Mujer no es una celebración

Reflexión sobre el Día Internacional de la Mujer

El día internacional de la mujer no es una celebración. Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Ilustración de Fernanda Forgia. Reflexión sobre el Día Internacional de la Mujer.

En el calendario de las grandes empresas transnacionales ya están perfectamente marcadas las celebraciones en las que las demandas de mercancías aumentan las ventas:

Navidad, el día del niño, pascuas, halloween, San Valentín, el día de la madre y el padre … e incluso han absorbido exitosamente el día internacional de la mujer, así es, el ocho de marzo ahora no es más que otro motivo comercial para comprar y regalar baratijas, y debo decir lastimosamente que, muchas mujeres se congratulan, regalan tarjetitas, hacen poemas celebrando la feminidad y se regocijan en un falso sentido de progreso.

Lo cierto es que el día internacional de la mujer, lejos de ser una celebración debe ser un día de lucha por la equidad de género, la eliminación de la violencia y el reconocimiento de los derechos de la mujer … qué frase tan difícil de escribir para mí en pleno siglo XXI, porque no tendría que haber un día de la mujer, ni derechos de la mujer, debería haber derechos humanos, eso es todo. Sin embargo un día internacional de la mujer ahora más que nunca es necesario para recordarnos que los derechos de millones de mujeres en todo el mundo están siendo pisoteados impunemente.

Hoy en día aún se trata a la mujer como un mero objeto del que se pueden deshacer a voluntad, aún no hay igualdad, aún hay discriminación, acoso, violencia y abusos.

Y hoy todas las mujeres deberían reflexionar sobre los actos que podemos cambiar desde nuestros hogares, si, amas de casa, estudiantes, profesionistas, niñas, jóvenes, adultas, mujeres mayores; empecemos por educar a nuestras familias, nuestros hijos, hermanos, amigos y colegas, exigiendo igualdad en casa, en la escuela y centros de trabajo, porque todos somos seres humanos, y debemos ser iguales, no mejores ni peores, superiores o inferiores SIMPLEMENTE IGUALES y ésa es una lección que debe aprenderse desde casa.

Han sido muchos los logros y derechos que hemos ganado las mujeres desde que la ONU reconoció el día internacional de la mujer, y no debemos darlos por sentado, pero tampoco debemos olvidar que es nuestra obligación cívica y moral seguir demandando un mundo justo y equitativo en el que las mujeres en cada país del mundo puedan ser libres, respetadas, valoradas y escuchadas.

El día internacional de la mujer no es una celebración, es un día de lucha.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]