Día mundial contra el Trabajo Infantil – 12 de Junio


Día mundial contra el Trabajo Infantil. Efemérides, reflexiones.

El día 12 de junio es el día en que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) fijó como Día Mundial Contra el Trabajo Infantil desde el año 2002.

Niño trabajando en arreglo de autos - Día Mundial contra el Trabajo Infantil

En este día, se unen los esfuerzos de gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, representantes de la sociedad civil, medios de comunicación y muchos otros actores en el nivel local, como escuelas y gobiernos locales, en campañas que concentran la atención en la magnitud global del trabajo infantil y en medidas para eliminarlo.

¿Qué es el Trabajo Infantil?

Se entiende por trabajo infantil a toda actividad económica y/o estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas y niños. por debajo de la edad mínima de admisión al empleo o trabajo, o que no han finalizado la escolaridad obligatoria o que no han cumplido los 18 años, si se trata de trabajo PELIGROSO.

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad. Además, es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

En resumen, como trabajo infantil se refiere al que:

  • es peligroso y prejudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño;
  • interfiere con su escolarización puesto que:
    • les priva de la posibilidad de asistir a clases;
    • los obliga a abandonar la escuela de forma prematura, o
    • les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.

Para nuestros efectos, hemos considerado como trabajo infantil toda actividad realizada de manera regular, por niños, niñas y adolescentes, de entre 5 y 17 años. Esta actividad puede ser en relación de dependencia o en forma independiente y destinada a la producción y/o comercialización de bienes, así como la prestación de servicios; por lo cual percibe ingresos monetarios y/o materiales.

¿Qué NO es Trabajo Infantil?

No todas las tareas realizadas por los niños deben clasificarse como trabajo infantil que se ha de eliminar.

Por lo general, la participación de los niños o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarización se considera positiva.

Entre otras actividades, cabe citar la ayuda que prestan a sus padres en el hogar, la colaboración en un negocio familiar o las tareas que realizan fuera del horario escolar o durante las vacaciones para ganar dinero de bolsillo.

Este tipo de actividades son provechosas para el desarrollo de los pequeños y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta.

También hemos excluido, del concepto de trabajo infantil, el robo, la explotación y comercialización sexual y la mendicidad entre otras. Aunque constituyen estrategias de sobrevivencia de un importante sector de la población infantil, son consideradas delitos y/o vulneran gravemente la integralidad de los derechos de la infancia.

Antecedentes del Día mundial contra el Trabajo Infantil

Día mundial contra el trabajo infantil 2020 - Campaña de la OIT

La Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia Internacional de Oslo también en 1997, señalaron la atención a la urgente necesidad de una acción mundial concertada para poner fin al trabajo infantil. Instaron a que se amplíe la recopilación de información, estadísticas e investigación empírica que ayudaría a informar esta acción.

En el mundo, un gran número de niños están involucrados en trabajo doméstico remunerado o no remunerado en el hogar de un tercero o empleador. Estos niños son particularmente vulnerables a la explotación.

El trabajo que realizan a menudo está oculto a los ojos del público, ya que estos niños puede que se encuentren aislados o trabajen muy lejos del hogar familiar. Las historias de abuso de niños involucrados en trabajo doméstico son muy comunes. En el Día mundial contra el Trabajo Infantil se hace un llamamiento en favor de:

  • Realización de reformas legislativas y la aplicación de políticas que garanticen la eliminación del trabajo infantil en el trabajo doméstico. El establecimiento de condiciones de trabajo decente, así como la protección adecuada para los jóvenes trabajadores domésticos por encima de la edad mínima legal de admisión al empleo.
  • Ratificación por los Estados Miembros del Convenio de la OIT número 189 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Aplicación junto con los Convenios relativos al trabajo infantil (Convenio número 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo y el Convenio número 182 sobre las peores formas de trabajo infantil).
  • La toma de medidas para promover el movimiento mundial contra el trabajo infantil. Fortalecer la capacidad de las organizaciones de trabajadoras y trabajadores domésticos para abordar la cuestión del trabajo infantil.

Trabajo infantil en el mundo

Algunas encuestas realizadas en países en desarrollo revelan que la gran mayoría de los niños que trabajan se dedica a la agricultura, la pesca y la caza; las manufacturas, el comercio mayorista y minorista o bien trabaja en restaurantes u hoteles.

A estas actividades le siguen en importancia los servicios comunitarios, sociales y personales, incluido el trabajo doméstico, el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones. Un pequeño porcentaje de niños trabaja en la construcción y la explotación de minas y canteras.

La economía informal es un sector de actividad económica que está surgiendo en los países en desarrollo y también en algunos países desarrollados. Esta, registra con creces el número mas elevado de niños trabajadores. Afecta a todos los sectores económicos y puede estar estrechamente vinculada a la producción del sector estructurado.

En el trabajo informal se destacan las condiciones poco seguras, mano de obra barata (a veces gratuita) que incluye a los niños, y productividad y beneficios respecto de las inversiones relativamente bajos.

La preponderancia del trabajo infantil en la economía informal, que queda fuera del alcance de la mayoría de las instituciones oficiales, es uno de los principales problemas que entorpece la eliminación efectiva del trabajo infantil.

Es posible que las personas que se trabajen en el ámbito informal no posean tierras o derecho de propiedad. Tampoco estén inscriptas como ciudadanos y no tengan acceso a la protección social oficial, a los recursos jurídicos o servicios financieros.

Aunque en el sector informal existen redes de seguridad, a menudo distan mucho de ser adecuadas. Además, son menos fiables en las zonas urbanas que en las rurales. En esas condiciones, el riesgo de que se obligue a los niños a realizar tareas generadoras de ingresos es evidente.

El trabajo infantil en la Agricultura

Trabajo de niños en la agricultura - Campaña de la OIT

El sector agrícola abarca a la mayor parte de los pobres del mundo. A muchos se les niega el derecho a la libertad sindical y de asociación, y el de negociación colectiva. El trabajo que realizan los niños es sumamente diverso: abarca desde breves períodos de trabajo ligero después de la escuela a largas horas en actividades orientadas a la subsistencia.

El trabajo infantil en la pesca

La pesca es una ocupación particularmente peligrosa, inclusive para los adultos. Los problemas endémicos de salud y seguridad que esta actividad genera afecta a todas las edades. La contribución de los niños es mayor en la pesca a pequeña escala, donde puede ser vital para la rentabilidad de las empresas.

El trabajo infantil en la economía informal urbana

Aunque la economía informal suele describirse como invisible, los niños y niñas que trabajan en las calles de las ciudades del mundo son probablemente la cara más visible del trabajo infantil. Realizan diversas actividades, entre ellas, ventas de alimentos y de pequeños artículos de consumo, limpieza de calzado, lavado de parabrisas, reparación de neumáticos, recolección de basura, cartones y trapos, etc.

Deben hacer frente a los peligros que entraña el propio trabajo y, aun mas importante, el entorno donde lo realizan, por ejemplo, el tráfico, el humo de los escapes, la exposición a los elementos, la inseguridad, el acoso y la violencia.

El trabajo infantil en el sector manufacturero

Los niños suelen participar al final de la cadena de suministro. Producen en gran medida para el mercado interno y realizan trabajo informal a domicilio, montaje de partes o acabado de productos, para una amplia gama de industrias. Estas abarcan desde los textiles, las prendas de vestir y el calzado a la elaboración de fuegos de artificio y cerillas en muchas partes del mundo.

El trabajo infantil en el turismo

Los niños realizan diversos trabajos en la industria de la hotelería, la restauración y el turismo: botones, camareras de piso, lavaplatos, limpiadores de playas, vendedores callejeros, cadis en los campos de golf. Entre el 10 y el 15 por ciento de los trabajadores empleados en este sector en todo el mundo son menores de 18 años

El trabajo infantil en el servicio doméstico

Muchos niños y niñas se dedican al servicio doméstico, pero son los niños trabajadores menos visibles y, por tanto, resulta difícil realizar estudios sobre su situación y analizarlos. Existe un claro vínculo entre los niños que realizan ese trabajo y el tráfico de niños, tanto dentro de los países como entre distintos países.

El trabajo infantil en la construcción, las minas y las canteras

Esos sectores encierran los peligros más obvios para los niños, aunque registren el menor número de niños trabajadores. Los hijos de los trabajadores, en particular cuando viven en la propia obra, corren el riesgo de realizar diversos tipos de trabajo infantil.

Tal vez no residan en un lugar durante el tiempo suficiente para asistir a la escuela de forma periódica, tal vez realicen trabajos ocasionales con los padres en lugar de jugar o estar inactivos y, debido a su ubicación, tal vez queden expuestos a los peligros que entraña la construcción.

El trabajo infantil y la educación

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostiene que una gran parte de los millones de niñas y niños sin acceso a la educación primaria comienzan a trabajar a una edad temprana. Plantea la necesidad de impulsar el acceso a las escuelas para romper el ciclo de pobreza y trabajo infantil, y para erradicar sus peores formas.

El trabajo infantil genera una disminución en la matriculación en la escuela primaria y afecta de manera negativa las tasas de alfabetización entre los jóvenes.

Existe una clara evidencia de que cuando los niños trabajan y van a la escuela, a medida que las horas de trabajo aumentan, disminuye la asistencia a la escuela.

Altos niveles de trabajo infantil están asociados con resultados más bajos en el Índice de Desarrollo de la Educación (parte del Índice de Desarrollo Humano, IDH), que mide el rendimiento de la educación primaria universal, la alfabetización de adultos, la calidad de la educación y la igualdad de género de un país.

Existe una importante relación entre el nivel de la actividad económica de los niños y las tasas de repetición de la escuela primaria. La repetición de grado con frecuencia lleva a que los niños abandonen la escuela.

La educación es la “respuesta acertada” al trabajo infantil.

Programa de las OIT para la eradicación del Trabajo Infantil

El Programa Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT realiza actividades en casi 90 países en el mundo. Trabaja a nivel político, apoyando el desarrollo de marcos jurídicos y políticas para combatir el trabajo infantil. Así también, a través de programas que tienen por objetivo la prevención y el rescate de los niños del trabajo infantil. Ha elaborado un Plan de Acción Global para eliminar sus peores formas – incluyendo el trabajo peligroso, la explotación del comercio sexual, la trata y todas las formas de esclavitud.

El Día Mundial contra el Trabajo Infantil de 2020 se centrará en el impacto de la crisis actual por la pandemia de COVID-19 en el trabajo infantil.

Lamentablemente, los niños suelen ser los primeros en sufrir. La crisis puede empujar a millones de niños vulnerables al trabajo infantil. Se estima que ya hay 152 millones de niños en situación de trabajo infantil, de los cuales 72 millones realizan trabajos peligrosos. Estos niños ahora tienen un riesgo aún mayor de enfrentar circunstancias aún más difíciles y de trabajar más horas al día.

Este año, la campaña del Día mundial será virtual. Se organiza conjuntamente con la Marcha mundial contra el trabajo infantil y la Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura (IPCCLA) .

Además, el 12 de junio va a ser publicado un documento conjunto de la OIT y UNICEF sobre el impacto del COVID-19 en el trabajo infantil. Busca hacer un análisis sobre algunos de los principales medios a través de los cuales es probable que esta crisis afecte el progreso hacia la eliminación del trabajo infantil.

Reflexión sobre el trabajo infantil. Por Liana Castello

Reflexiones sobre el trabajo de los niños y jóvenes

¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué los niños y niñas trabajan?

¿Por qué algunos niños y niñas no tienen una infancia plena o feliz?

El trabajo infantil arranca de raíz toda posibilidad de futuro para nuestros niños y niñas, los excluye de la educación, los aleja de toda probabilidad de desarrollo intelectual, les quita el derecho al esparcimiento, a la educación, a la inocencia y sobre todo vulnera la integridad de los niños y niñas como sujetos plenos de derechos.(1)

El presente que les toca a estas criaturas es por demás penoso, y, peor aún, cuando sabemos que, probablemente, no habrá un futuro distinto y mejor para ellos. Quizá sus vidas puedan dar un vuelco y logren vivir dignamente al crecer, sin embargo, ese niño herido, desnudo, desprovisto de todo cuidado, persistirá como estigma para el ser ya adulto.

Todos sabemos de qué se trata y conocemos las consecuencias que acarrea para el niño el carecer de derechos, abrigo, divertimento, dignidad, niñez.

Me pregunto, no obstante, si tenemos igual de claro cuál es nuestra actitud frente a ellos. Muchos podremos responder que “no está en nuestras manos”, “no tenemos poder y autoridad para hacer algo”, “no somos gobierno” (pero votamos). En un punto, no es incorrecta la afirmación, en otro, sí.

No hace falta tener poder para hacer.

Uno puede hacer algo por el otro de muchas formas. Es cierto que, para cambiar esta realidad, deberían cambiarse políticas socioeconómicas, laborales, gubernamentales, pero también es cierto que algo siempre, por pequeño que sea, se puede hacer.

Leí una vez que, si sabemos agudizar el corazón y no el oído, escucharemos a Jesús, quien nos pregunta a diario: “¿y dónde está tu hermano?”.

Pues bien, nuestros hermanos son muchos, y los niños que viven vidas indignas son demasiados. Seguramente, un gesto nuestro no aparecerá en los diarios y no quedará impreso en los libros de historia, pero no por ello tendrá menos valor.

Más que “algo”, podemos hacer bastante.

Ser piadosos con estos niños a los que la vida pone a prueba desde el comienzo. No mirarlos con recelo, colaborar con tantas fundaciones que intentan cambiar esta triste realidad, denunciar el abuso en las instituciones correspondientes. Alcanzarles una cobija, un plato de comida caliente, una sonrisa.

Ya se los ha privado de mucho, algo seguramente nosotros podemos darles. Las cicatrices de una infancia que no pudo ser permanecerán en su alma, y la felicidad de haber sido tenidos en cuenta por alguien seguramente también.

«Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad» (Kart A. Menninger)

(1) Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil.

Dos cuentos cortos sobre el Trabajo Infantil

Y como la temática de nuestro sitio es la literatura infantil y juvenil, invitamos a leer dos cuentos que tenemos publicado sobre este importante flagelo mundial.

Nuestros deseos en el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil

Es el deseo de EnCuentos que cada niño de este planeta pueda ejercer el derecho que le asiste de disfrutar su infancia como merece. Todos podemos y debemos hacer algo para erradicar el trabajo infantil, cada uno desde su lugar, cada uno con su realidad. Informarnos acerca de esta triste realidad es un comienzo.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: