Saltar al contenido

Día Internacional de la Solidaridad Humana – 20 de Diciembre

Efemérides.

La solidaridad y las Naciones Unidas: Convencida de que la promoción de la cultura de la solidaridad y el espíritu de compartir era importante para la lucha contra la pobreza, la Asamblea General proclamó el 20 de diciembre como Día Internacional de la Solidaridad Humana.

Día Internacional de la Solidaridad Humana

Por lo tanto, el Día Internacional de la Solidaridad Humana es:

  • Un día para celebrar nuestra unidad en la diversidad.
  • Un día para recordar a los gobiernos a que respeten sus compromisos con los acuerdos internacionales.
  • Un día para sensibilizar al público sobre la importancia de la solidaridad.
  • Un día para fomentar el debate sobre las maneras de promover la solidaridad para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, incluida la erradicación de la pobreza.
  • Un día de acción para fomentar nuevas iniciativas para la erradicación de la pobreza.

Solidaridad en el Trabajo de las Naciones Unidas

El concepto de solidaridad ha definido el trabajo de las Naciones Unidas desde el nacimiento de la Organización. La creación de las Naciones Unidas, atrajo a los pueblos y las naciones del mundo para promover la paz, los derechos humanos y el desarrollo económico y social.

La organización fue fundada en una premisa básica de la unidad y la armonía entre sus miembros, expresada en el concepto de seguridad colectiva que se basa en la solidaridad de sus miembros a unirse «para mantener la paz y la seguridad internacionales».

Así mismo, la Organización se basa en este espíritu de solidaridad para «la cooperación en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario».

Ser solidario también es pensar en uno mismo, por Liana Castello*

*Escritora argentina. Reflexión sobre la solidaridad.

La frase puede parecer descolocada, contradictoria, hasta incorrecta. No lo creo así.

Es indiscutible que ser solidario conlleva sí o sí a pensar en otro o en muchos otros, en necesidades ajenas, en dolores que quizás ni conocemos.

Sin embargo, el hecho de ocuparnos de otra realidad que no es la nuestra, nos permite ser mejores, abrir el corazón, la mente y los brazos.

Muy probablemente, cuando nos comprometemos con una causa, hacemos cosas que no seríamos capaces de hacer por nosotros mismos pues esa causa, esa necesidad del otro nos da un coraje que quizás nos lo tendríamos de otro modo.

Cuando abrazamos la bandera de una necesidad del tipo que sea, nuestro ego se relega, nuestro posible egoísmo desaparece y nace en nuestra alma una sensación de bienestar que es única.

Sin dudas, ser solidario es dar algo a quienes necesitan, pero sabido es que dando es como más se recibe. Ocupando el lugar el otro, estamos ocupando nosotros mismos, el mejor de los lugares, el del amor desinteresado, ése que calma el dolor ajeno, aliviana la carga del otro y nos convierte en mejores personas de lo que somos.

Ayudar es ayudarnos, dar es recibir, amar es sentirse amado.

Pocas sensaciones en la vida son tan bellas como dar lo que podamos a quien lo necesita.

Dicen que no hay mayor felicidad que dar y no hay mayor retribución que el sólo hecho de haber dado a otro lo mejor de nosotros mismos.

Fin

5/5 - (1 voto)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *