Día Internacional de la Familia – 15 de mayo


Día Internacional de la familia

Origen del Día Internacional de la Familia

Día Internacional de la Familia - 15 de mayo

La celebración anual del Día Internacional de las Familias (International Family Day), instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 47/237, del 20 septiembre de 1993, refleja la importancia que la comunidad internacional le confiere a la familia como unidad básica de la sociedad, así como su preocupación por la situación de las familias en todo el mundo.

El Día Internacional de las Familias brinda la oportunidad de fomentar la toma de conciencia sobre cuestiones que afectan a la familia como unidad básica de la sociedad, así como de promover la adopción de medidas adecuadas.

El Día puede llegar a ser un poderoso factor de movilización en favor de la familia en todos los países que aprovechen esa ocasión para demostrar su apoyo a las cuestiones que la atañen de la manera más idónea para cada sociedad.

La celebración del Día Internacional de las Familias constituye también una valiosa ocasión para que las familias demuestren su solidaridad con vistas a mejorar su bienestar. Los temas internacionales para le celebración del Día  para los años 1996 -2000  fueron sugeridos por la cuarta reunión interinstitucional especial sobre el Año Internacional de la Familia.

Los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, las instituciones académicas, los grupos religiosos y las personas, a título individual, pueden promover una mayor comprensión de las funciones y problemas, los puntos fuertes y los puntos débiles de las familias, mediante la organización de la celebración del Día Internacional de las Familias. Asimismo, el Día brinda la oportunidad de profundizar en el conocimiento de los procesos económicos, culturales, sociales y demográficos que afectan a la familia.

Los valores de la Familia

Cuando hablamos de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo techo y entender lo importante que es la manutención, los cuidados y la educción de todos los miembros que la componen.

Pero el  factor más imprescindible es descubrir la raíz que hace que la familia sea el lugar ideal para forjar valores que nos hagan crear una manera de vivir más humana y esto influirá en la sociedad, en la convivencia con los demás.

El valor de la familia no es solamente los momentos felices o la solución a los problemas del día a día. El valor nace y se desarrolla cuando cada miembro asumimos con responsabilidad y contentos, el papel que nos toca desempeñar en esta unidad, ayudando así al bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demás componentes de la familia.

Para que una familia sea feliz es indispensable que todas las personas que la integran participen en los mismos intereses, compartan gustos y aficiones y se interesen los unos por los otros.

Toda familia unida es feliz sin importar la situación económica. Los valores humanos no se compran, se viven y se dan como lo mejor que podemos ofrecer.

¡No existe la familia perfecta pero sí la que se esfuerza y lucha por lograrlo!

Asociación Argentina para la Infancia

La Asociación Argentina para la Infancia, adhiere con especial interés, a la celebración del «Día Internacional de la Familia», instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Septiembre de 1993, como un eficaz factor de movilización en favor de la familia en todos los países, promoviendo la reflexión y acciones positivas para su mejor desarrollo y evolución.

Así se invita a gobiernos, organizaciones civiles, instituciones académicas, grupos religiosos y personas, a título individual, a promover una mayor comprensión de las funciones y problemas de la familia, de sus fortalezas y debilidades, y a profundizar en el conocimiento de los procesos económicos, culturales, sociales y demográficos que afectan a la familia en el mundo de hoy.

No sólo se trata de la unidad básica de la sociedad, o de un grupo de personas felices bajo un mismo techo; más allá de las variantes históricas, la familia sigue siendo el ámbito ideal para forjar valores, para concientizar derechos y responsabilidades, para aprender a convivir y a resolver en forma pacífica y positiva las adversidades de la vida.

Es el lugar privilegiado para la educación, especialmente en los primeros y fundamentales años de la infancia. Ciertamente, este proceso no es el mismo en los países desarrollados que en el Tercer Mundo, donde las familias padecen más pobreza y se ven obligadas a desplazarse o refugiarse con frecuencia debido a las guerras, las catástrofes climáticas, o las pandemias y enfermedades como el sida.

Por su parte, las sociedades más avanzadas en lo económico, no han logrado aún superar, por ejemplo, las adicciones, desde el tabaco y el alcohol hasta las drogas más pesadas, que se llevan la vida de cientos de jóvenes; la violencia que se manifiesta claramente en los ámbitos escolares, y ciertos modos de vida que en definitiva han producido en los chicos más soledad y enfermedades como hipertensión, ataques de pánico, diabetes y obesidad, hasta hace unos años, solo de los adultos.

La familia es indudablemente de los grupos sociales que requieren una atención especial, muchas de las cuestiones críticas a las que se enfrentan los encargados de formular políticas y adoptar decisiones en el mundo, están relacionadas con ella. Algunas de las cuestiones más comunes tienen que ver con el fortalecimiento de la capacidad de la familia para atender sus propias necesidades, el equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades familiares, la reducción de la violencia doméstica y el alivio de la pobreza.

En el año 2004, en oportunidad de celebrarse en todo el mundo el Año Internacional de la Familia, la AAI inició una sencilla campaña educativa para la concientización de la convivencia, que cruzó las fronteras de nuestro país, traduciendo su mensaje directo y profundo a otras lenguas y generando conmovedoras adhesiones. A siete años de trabajo, y en el marco de este día especial, renovamos nuestro empeño, inspirados en la consigna que nos orienta desde nuestros inicios: «Proteger la Familia, es construir la Paz».

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: