Día del animal en Argentina – 29 de abril



Día del animal en Argntina - 29 de abril

Día del animal. El porqué de esta fecha

El día del animal en Argentina (a diferencia del resto del mundo que es el 4 de octubre), se instituyó en 1908 por inspiración de Clemente Onelli, entonces director del Jardín Zoológico. Presidente de la Asociación Protectora de Animales. El 2 de abril de ese año se hizo el acto oficial en el Jardín Zoológico.

Se celebra en homenaje al doctor Ignacio Lucas Albarracín, un incansable luchador por los derechos de los animales, oriundo de San Juan, Argentina. Su fallecimiento se produjo el 29 de abril de 1926 y por eso, por iniciativa de la Sociedad Protectora de Animales, se eligió este día para conmemorar el «Día del Animal».

El doctor Albarracín, promocionó la sanción de la Ley Nº 2786, de Protección de Animales (promulgada el 25 de Junio de 1891). Esta ley establece la obligatoriedad de brindar protección a los animales, de manera de impedir su maltrato y su caza.

Además, participó junto con Domingo Faustino Sarmiento y otros, en 1879, en la creación de la Sociedad Argentina Protectora de Animales. Allí se desempeñó como secretario y luego como presidente, al suceder a Sarmiento.

Declaración Universal de los Derechos de los Animales

Derechos de los Animales - Día del animal

Considerando que todo animal posee derechos y que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y los animales, se proclama lo siguiente:

Artículo 1

Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo 2

a) Todo animal tiene derecho al respeto.
b) El hombre, como especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos, violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.
c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

Artículo 3

a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

Artículo 4

a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse.
b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.

Artículo 5

a) Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie.
b) Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles es contraria a dicho derecho.

Artículo 6

a) Todo animal que el hombre haya escogido como compañero tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.
b) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.

Artículo 7

Todo animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.

Artículo 8

a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como de otra forma de experimentación.
b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas.

Artículo 9

Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, instalado y transportado, así como sacrificado, sin que ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.

Artículo 10

a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.
b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.

Artículo 11

Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.

Artículo 12

a) Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.
b) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.

Artículo 13

a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.
b) Las escenas de violencia, en las cuales los animales son víctimas, deben ser prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin dar muestra de los atentados contra los derechos del animal.

Artículo 14

a) Los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental.
b) Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre.

Esta declaración fue adoptada por La Liga Internacional de los Derechos del Animal en 1977, que la proclamó al año siguiente. Posteriormente, fue aprobada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Reflexión: ¿Y si somos más animales?

Los seres humanos somos, desde el punto de vista fisiológico, animales. Lo único dicen que nos diferencia de las demás especies, es que contamos con la razón. Aunque en algunos casos, eso no sería algo tan contundente.

Tal vez el instinto, capital que tienen otros animales, producto de nuestro raciocinio sea ya algo que perdimos con el tiempo. El perro no tiene razón desde el punto de vista del hombre pero sin embargo su fidelidad supera con creces a la del ser humano.

Cada 29 de abril, señalar que deberíamos ser más animales, no debería asemejarse a un insulto, sino a un sano consejo para mejorar a nuestra corrompida especie.

Ejemplo de los gansos salvajes

En ese camino, es interesante rescatar el comportamiento de los Gansos salvajes. Vuelan en “V”. No lo hacen por una cuestión estética, sino porque de esa manera, al batir sus alas, ayudan a quien va detrás.

Así aumentan en un 71 por ciento su potencia de desplazamiento, comparado con el vuelo solitario de uno de ellos. Cuando quien encabeza la formación se cansa, inmediatamente quien va detrás toma su lugar. El resto de los gansos graznan, y según se indica, lo hacen para alentar a quien encabeza la formación, logrando de esa manera mantener la velocidad.

Un detalle increíble: cuando un ganso se enferma o es herido, dos de sus congéneres lo acompañan, están con él, hasta que se recupere o hasta que muera, y recién después vuelven a la formación.

Esto ocurre -según lo estudios- cuando migran a lugares cálidos. Es solo un ejemplo de los comportamientos de algunas especies del reino animal. Reino en el que estamos incluidos, pero claro, somos la especie dominante por contar con la razón, aun si esa razón nos lleva al destructivo individualismo.

El ejemplo de los Gansos, es solo una muestra de cómo en equipo se logran objetivos cuando el esfuerzo es colectivo. “Sos un ganso” suele ser utilizado en nuestra dominante especie como un insulto. “Sos un animal”, también, aunque sea una verdad, ya que somos animales desde el punto de vista biológico. Cada 29 de abril, sería interesante ser un poco más animales. Es más, deberíamos ser unos Gansos

Entonces, en el día del animal…

Por favor, ¡Seamos más animales!

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *