Una vieja costumbre, aire nuevo para nuestro ambiente

Una vieja costumbre, aire nuevo para nuetro ambiente.

Educación Ambiental: Disminuyamos el uso de las bolsas de plástico.

Los que somos adultos, recordaremos cuando nuestras madres, abuelas o nosotros mismos íbamos a hacer las compras. No había casa donde faltase la vieja “bolsa de los mandados”. Con el correr de los años, esa famosa bolsa, como tantas otras costumbres cambiaron. Muchos de los cambios que el tiempo ha traído no favorecen a nuestro planeta y éste es uno de ellos. Ya casi nadie usa esa bolsa. Casi todos usamos las bolsas de plástico que nos proveen supermercados y comercios.
Nuestro planeta sufre muchos maltratos, en nuestras manos está modificar, aunque sea en parte, esta situación.
Afortunadamente muchas cadenas de supermercados, concientes del daño que producen las bolsas de plástico, están instrumentando campañas para volver a la vieja costumbre de nuestras madres y abuelas. Si cada uno de nosotros se propone seguir esta nueva modalidad, mucho podremos hacer por el bienestar de todos. Es tan sencillo como comprar una bolsa de las que se usaban antes e ir de compras con ella. Intentar, en la medida de lo posible, usar cada vez menos las bolsas de plástico.
Es bueno saber de qué estamos hablando, por eso consultamos a la Licenciada en Biología con orientación Ecológica Clara Scaglia, quien nos explica mucho más acerca de las bolsas de plástico:

La bolsa de plástico es un objeto cotidiano, introducidas en los años 1970, las bolsas de plástico rápidamente se hicieron muy populares, especialmente a través de su distribución gratuita en supermercados y otras tiendas. También son una de las formas más comunes de acondicionamiento de la basura doméstica y, a través de su decoración con los símbolos de las marcas, constituyen una forma barata de publicidad para las tiendas que las distribuyen. Pueden estar hechas de polietileno de baja densidad, polietileno lineal, polietileno de alta densidad o de polipropileno, polímeros de plástico no biodegradable, con espesor variable entre 18 y 30 micrómetros. Anualmente, circulan en todo el mundo entre 500 mil millones y un billón de estos objetos.
Existen diferentes tipos de bolsas de plástico según su función: si es transportar mercancías desde un supermercado por ejemplo, se denomina bolsa de tipo camiseta, por la forma de las asas, es una bolsa económica y con poco material, hecha de Polietileno de Alta Densidad, que puede transportar regularmente 12 kilos de víveres. Otro tipo de bolsa de plástico puede ser una bolsa donde se envasan alimentos altamente higroscópicos, como harina, galletas o pasta, que es una laminación de Polipropileno que permite protegerlas de la humedad. Otros tipos de bolsa protegen de la acción del oxígeno en los alimentos altamente sensibles, como la carne roja, alimentos con alto contenido de grasas, etc. Hay bolsas de plástico que contienen líquidos, ya sean bebidas, leche, hasta productos como mayonesa, mermeladas, jarabes para refresco, zumo fresco de fruta, vinos, huevo líquido, salsas para foodservice, etc., con la tecnología del Bag-in-Box. Otro tipo de bolsa de plástico se utiliza por ejemplo para formar bultos de azúcar, papas, etc., hasta de 50 kilos, y facilitan su protección y transporte a otros mercados. Existen bolsas de plástico especiales para cocer dentro de ellas los alimentos, denominadas en inglés boil-in-bag, donde se envasa el alimento crudo o semicocido, por ejemplo leche para hacer un queso, jamones, mortadelas y arroz. Existen también bolsas de plástico adecuadas para proteger alimentos empacados al alto vacío.
En general el proceso de fabricación de una bolsa de plástico incluye la extrusión de la resina, ya sea por método de soplado o por medio de un dado; la impresión puede ser por el método de flexografía o de rotograbado (también huecograbado), puede haber un proceso de barnizado o laminación con otra capa de plástico, y finalmente el proceso de soldado o sellado por medio de calor y presión. Es una industria grande a nivel mundial que permite la conservación y transporte de alimentos, reconocimiento de marcas, protección al consumidor de marcas piratas o empresas sin referencias, de contaminación de agentes externos, de preservación de las cualidades nutritivas y organolépticas del alimento, etc.
De la cantidad de petróleo que se extrae en todo el mundo, solo el 5% se utiliza para la industria del plástico; de ésta la mayor parte se usa para partes de automóviles como molduras, interiores, tableros, etc.; otro tipo de productos como teléfonos, interiores de refrigerador, gabinetes de televisor, etc. Otra proporción muy alta la representan las botellas de refresco, bebidas, líquidos, etc. Solo una mínima parte de este total se utiliza para fabricar bolsas de plástico. Las bolsas contaminan mucho. Hay algunos países como irlanda, en los cuales en los centros comerciales, ya están empezando a cobrar las bolsas de plástico. En estos países las bolsas que te dan en los establecimientos son de papel (*).

Para entender realmente cuánto es el daño que estas bolsas producen, extractamos para Uds. esta información:

Los plásticos tradicionales están formados por cadenas moleculares compuestas por átomos de hidrógeno. Estos átomos están ligados fuertemente entre si. Debido al tamaño y paso de las cadenas moleculares y también por la fuerza de estas ligaduras, puede llevar más de 400 que este material se descomponga en la naturaleza.

Por el contrario, las bolsas oxi-biodegradables incorporan en su elaboración un ingrediente especial que no modifica las características básicas y deseables del producto final. Sin embargo, al fragilizar las ligaduras entre átomos y moléculas, el ingrediente convierte al producto en un material sensible a la luz solar, humedad, temperatura y estrés del film, además de convertirlo en una sustancia digerible por microorganismos, facilitando así el proceso de degradación natural.

En contracto con el oxígeno libre del Medio Ambiente, los átomos de carbono e hidrógeno “liberados” se combinan formando nuevas moléculas de agua y dióxido de carbono. El resultado de esta degradación natural será agua, dióxido de carbono y biomasa, elementos inofensivos para el Medio Ambiente (**).

(*)Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Bolsa_de_pl%C3%A1stico”

(**) Fuente Terra Actualidad – Europa Press

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Temas relacionados: Programa de reciclado de papel y de tapitas

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios