El árbol


Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

El árbol. Trina Mercedes Leé de Hidalgo, escritora. Cuento sobre el cuidado del medio ambiente.

El árbol gemía en la oscuridad de la noche. Le preguntó el búho:

– ¿Por qué estás tan triste?

Árbol. – Por la cantidad de amigos que ayer murieron quemados.

Búho. – Oye, verdad ¡tremendo incendio!

Árbol. – Sí, tantos años que duramos para desarrollarnos y todo se acaba en un instante.

Búho. – Por eso es que yo le tengo tanto miedo al verano, porque produce sequía.

Árbol. – Yo le tengo más miedo al hombre ¡porque es tan inconsciente!

Búho. – Si, parece que no entendiera que si se mueren todos los árboles, también él morirá por falta de oxígeno, es decir, aire puro.

Árbol. – La naturaleza es tan milagrosa, pero el hombre no la aprecia.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Búho. – Los ríos son protegidos por los árboles que están a su alrededor. Si los podan, el calor y el sol, absorben las aguas y los ríos se secan, se convierten en culebras fantasmales.

Árbol. – Si y entonces se produce la sequía, en las casas no hay agua, ni riego en las siembras, ni suficiente energía eléctrica.

Búho.- ¿Sabes? ¡También me da mucha lástima con la cantidad de animales que se mueren! Si, a mi papá búho, le encanta ir de excursión, acostarse en un árbol frondoso para admirar su belleza, disfrutar su sombra y oír el trino de los pajaritos que allí tienen sus nidos.

Árbol.- ¡Qué cosa más hermosa! La mamá de Juanito, un niño que vive cerca de aquí, trae una bolsa grande y una paleta para recoger la tierra negra que se amontona a mis pies. Ella dice que las hojas y palitos que caen de las ramas se pudren y se convierten en un buen abono para las plantas del jardín.

Búho.- ¿No te has asomado a la escuela que está aquí enfrente?

Árbol.- ¡No!

Búho. – Desde aquí se oyen las explicaciones de la maestra. Ella dice que el mes de mayo es el más hermoso del año porque se dedica a la Virgen, a la Cruz, al árbol, la conservación de los recursos naturales y los emblemas naturales que son la Orquídea, el Turpial y el Araguaney.

Árbol. – Entonces la Orquídea, el Turpial y el Araguaney, son como los reyes de este mes. ¡Si! ¡Cómo me gustaría que en una de sus ramas hiciera su nidito un turpial y en otra, se adhiriera una Orquídea y que a mi lado, tuviera como vecino un Araguaney! ¡Es que es tan bello! ¡Cuando está todo floreado parece un rayo de sol!

Búho.- si, en el patio de mi amiguito Pedro, hay uno y el suelo se pone como una alfombra, amarillita ¡Y oye, vale! ¡La maestra canta precioso! Ya me estoy aprendiendo varios himnos: En el patio, en el patio de mi casa, tengo yo, tengo yo un Araguaney, Que en todas las primaveras, se engalana como un rey….

Árbol. – Pedrito canta uno que dice: al árbol debemos solícito amor, jamás olvidemos que es obra de Dios…

Búho. – Bueno mano, te voy a dejar, porque mamá me mandó a dar un recado y me estoy tardando mucho, después se va a preocupar si no llego en el tiempo que ella calcula la demora de la diligencia.

Árbol. – Okey, amigo, después seguimos hablando ¡Gracias por entretenerme y alejar de mí, la tristeza!

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin

Imprimir Imprimir