Nutrición infantil: Alimentación para niños hiperactivos

Los síntomas de la hiperactividad son demasiado familiares para muchos desafortunados padres y maestros.

Los niños hiperactivos están en constante movimiento, poseen un bajo nivel de coordinación, bajo índice de atención y son capaces de concentrarse. Además son emocionalmente inestables y propensos a los estallidos de violencia, y les resulta muy difícil irse a la cama y mucho más difícil aun quedarse dormidos.

La dieta recoge cuatro puntos importantes:

  • Los ácidos grasos esenciales (pescado azul aceite de oliva, aceite de hígado de bacalao) regulan la inflamación e irritabilidad nerviosa, por lo que es recomendable que los niños con DAH reduzcan su consumo de grasas animales.
  • Los alimentos con salicilatos (almendras, manzanas, tomates frutos del bosque, cítricos), los lácteos, el maíz, el trigo, la soja y los huevos influyen en este trastorno (se presume que se debe al metabolismo de las prostaglandinas).
  • Las vitaminas que benefician a los niños con DAH son las vitaminas C, E y el complejo B; y los minerales calcio y magnesio.
  • Entre las hierbas recomendables: melisa, lavanda, manzanilla, flor de la pasión, tila. Combinar tres o cuatro es beneficioso.

Menú para Niños Hiperactivos

Desayuno

1 vaso de jugo de naranjas, de pomelo o de ananá.
1 taza de leche con cereales
1 yogur natural descremado.Puede acompañarse cualquiera de estas opciones con pan con manteca (no margarina), o jalea o mermeladas. Queso orgánico.

Almuerzo

Sopa desgrasada de verduras con arroz o fideos.
Tartas con harina integral.
Empanadas con harina integral.
Ensaladas.

Cena

Puede alternarse entre un caldo, un plato de arroz integral con verduras o inclusive alguna porción de pizza de mozzarella preferentemente hecha con harina integral.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista. Experto en la búsqueda de recursos naturales

Imprimir Imprimir

Comentarios