¿Qué es una fábula? Definición, historia y ejemplo de fábula


Imprimir Imprimir

Pregunta de la semana: ¿Qué es una fábula?

¿Qué es una fábula?

Las fábulas son composiciones breves literarias en las que los personajes casi siempre son animales u objetos, que presentan características humanas como el habla, el movimiento, etc.; por ejemplo, en “El asno y la perrita faldera” de Esopo. En otros casos, los personajes pueden ser seres humanos o elementos abstractos personificados, como la muerte. En estos personajes se destacan generalmente dos cualidades principales: la inteligencia y la fuerza.

Fábula viene del latín “fabula”, del verbo “fari”: hablar, ya que originalmente se recitaban.

Es una narración en verso o prosa de hechos imaginarios y carácter ejemplificador que concluye con una enseñanza o moraleja de carácter instructivo, que suele figurar al final del texto.

A pesar de ser un género literario sujeto a la transmisión oral de generación en generación, la fábula aún conserva esas características que la diferencian de otros géneros más mutables como la novela, a la cual el tiempo ha traído varios cambios, nuevos subgéneros, nuevas tendencias, etc.

Es muy importante seleccionar con criterio las fábulas a trabajar, ya que a veces hay algunos relatos demasiado crueles. Las fábulas, al tener un propósito moral explícito, son muy útiles para relacionarlas con la ética y el área religiosa.

Al presentar la fábula como personajes a objetos y animales, permite obtener una mayor empatía y cercanía con los niños, a quienes se encuentran generalmente dirigidas estas enseñanzas.

A partir de las fábulas no sólo se fomentan los valores en los niños, consejos o recomendaciones morales, sino que se permite también el desarrollo de aspectos tan importantes como la imaginación y de habilidades relacionadas a la creatividad, la expresión, la reflexión y la comunicación, entre otras. También es un buen argumento para fomentar la lectura.

Un poco de historia sobre Fábulas

Es un género que nace en la India, China y Persia en épocas muy remotas. Ya era cultivada en la Mesopotamia, dos mil años antes de nuestra era. Prueba de ello son unas tablas de arcilla que provienen de bibliotecas escolares de la época y que cuentan brevemente historias de zorros astutos, perros desgraciados y elefantes presuntuosos.

En el Siglo VI A.C. Esopo recrea los temas de las fábulas más antiguas y surge así la primera colección de fábulas de Occidente. Tienen ciertos elementos en común con los cuentos populares; ambos se transmitieron en forma oral a través del tiempo y luego, con el tiempo, son recopilados y publicados.

A lo largo de la historia, la fábula ha sido considerada más que un elemento lúdico o un género literario. Diferentes pensadores le han dado a la fábula un tinte de elemento ejemplarizante, que a lo largo de la historia ha fungido como más que relatos fantásticos con animales.

Escritores y autores famosos de Fábulas Literarias

Ejemplo de Fábula

Y como siempre, un ejemplo para que podamos entender bien de qué se trata una fábula y qué mejor que una fábula de ESOPO.

El asno y la perrita faldera

El asno y la perrita faldera

Un granjero fue un día a sus establos a revisar sus bestias de carga: entre ellas se encontraba su asno favorito, el cual siempre estaba bien alimentado y era quien cargaba a su amo.

Junto con el granjero venía también su perrita faldera, la cual bailab a su alrededor, lamía su mano y saltaba alegremente lo mejor que podía.

El granjero reviso su bolso y dio a su perrita un delicioso bocado, y se sentó a dar ordenes a sus empleados. La perrita entonces saltó al regazo de su amo y se quedó ahí, parpadeando sus ojos mientras el amo le acariciaba sus orejas.

El asno celoso de ver aquello, se soltó de su jáquima y comenzó a pararse en dos patas tratando de imitar el baile de la perrita.

El amo no podía aguantar la risa, y el asno arrimándose a él, puso sus patas sobre los hombros del granjero intentando subirse a su regazo. Los empleados del granjero corrieron inmediatamente con palos y horcas, enseñándole al asno que las toscas actuaciones no son cosa de broma.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Moraleja

No nos dejemos llevar del mal consejo que siempre dan los injustificados celos. Sepamos apreciar los valores de los demás.

Imprimir Imprimir