Cuentos sobre la Vida

El hombre. Cuento para padres

El hombre. Cuento para padres

El hombre. Cuento para padres

El Hombre. Sebastián Pereira Rodríguez, escritor uruguayo. Cuento para padres.

El hombre veía a todos los que pasaban por allí. Todos los que pasaban por allí, veían al hombre. En una mañana templada, me dirigía a mi empleo; con mi termo y mate bajo el brazo. Caminaba sin apuro.

Leer más »El hombre. Cuento para padres

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

las pantuflas cuento 1

Las pantuflas

Las pantuflas. Liana Castello, escritora argentina. Cuentos para padres

Lo primero que hizo cuando volvimos del entierro fue entrar a su cuarto. Como si la estuvieran esperando, allí estaban las pantuflas de mi padre, acomodadas a su lado de la cama.

Las tomó con amor, con el mismo amor con el que siempre se las había alcanzado y las guardó, ahora por última vez.

Leer más »Las pantuflas

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

La Montaña Rusa

La Montaña Rusa

La Montaña Rusa

La Montaña Rusa. Santiago Llera, escritor. Cuento para padres.

El observaba atentamente su mirada, mientras caminaban juntos en la noche sin rumbo alguno. Hacía un cruento frío de invierno, indudablemente era la primera vez que la había visto en su vida, pero tras pasar un rato conversando tenía esa extraña sensación que la conocía desde hace mucho tiempo.

Leer más »La Montaña Rusa

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

peter pan 1

Y entonces recordé a Peter Pan

Y entonces recordé a Peter Pan. Dora Ponce, escritora argentina. Cuento sobre el proceso de crecer.

peter pan

Y un día crecí.

Crecí tanto como Alicia cuando comió el pastel.

Ya no podía entrar en la casita de madera que mi padre había construido para mí en el patio, bajo la sombra del Siempreverde.

¿En qué momento dejé de apretar la cara contra un vidrio para que del otro lado me la vieran deformada?

¿Cuándo dejé de meter mis dedos índices en la boca y estirármela hasta que mi tía Aurelia me retaba? : “¡No hagas eso que te vas a quedar así!”

 Leer más »Y entonces recordé a Peter Pan

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

desencuentros1 1

Desencuentros

Desencuentros. Lucía Belén Córdoba, escritora argentina. Cuento para padres, historia de un amor que no fue.

desencuentros1

Eran pequeños cuando se conocieron, apenas una niña y él casi adolescente. Pero se quedaron prendados uno del otro, ella lo erigió en su príncipe azul, propio de la época, y el la llenó de ternuras como sólo se puede hacer con alguien a quien se le ama de niño.

Pasó la vida, él la olvidó. Ella jugaba a que era su novia, que él venía a buscarla para salir, como sabía que él lo hacía con su chica. También ese tiempo pasó, cada uno hizo su vida. Cuando él se separaba de su esposa ella se casaba… El volvió y se reencontraron, tal vez casi sin acordarse del pasado, fue un flechazo. Comenzó una terrible lucha entre el decoro que había que demostrar y el gran amor que desgastaba las entrañas, sin siquiera poder encontrarse en una mirada.

Leer más »Desencuentros

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

la chica de mis suenos

La chica de mis sueños

La chica de mis sueños.  Elvis Eberth Huanca Machaca. Escritor peruano. Cuento sobre las vivencias de los jóvenes en la universidad.

la chica de mis suenos

El verano, ya casi ha acabado y los exámenes me han sorprendido, me pregunto ¿podré aprobar Estadística?…A este paso creo que no, cuando veo números me pongo a llorar.

Leer más »La chica de mis sueños

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

ascension 1

Las cinco madejas de lana

Las cinco madejas de lana. Lydia Giménez Llort. Escritora española. Historias de vida.

ascension

Un otoño mi abuela fue a comprar cinco madejas de lana, todas azules menos una, que era de color blanco. Con ellas y sus agujas de tricotar se sentó en una silla y empezó a hacer juegos malabares con sus manos…Sus brazos iban hacia delante y hacia atrás sin cesar, haciendo pasar el hilo de lana de una aguja a otra sin parar.

Leer más »Las cinco madejas de lana

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

osito de peluche 1

El osito de peluche

El osito de peluche. Lydia Giménez-Llort, escritora española. Historias de vida.

osito de peluche

Un pequeño osito de peluche aguardaba impaciente la llegada de un niño. Sus brazos extendidos anhelaven el tierno abrazo, sus peluditas orejas deseaban oir pequeños susurros diciendo un ‘te quiero’, su nariz husmeaba el aire sin cesar esperando la llegada del olor de la infancia, su barrigita rechonchona estaba inquieta por recibir aquel cariñoso achuchón que siempre le habían prometido. Sus ojos negros azabache, fijos, miraban al frente aguardando el cruce de miradas con un niño, pequeño como él. Su mamá le había vestido con un gran lazo rojo, propio de quien va a un gran festejo. Estaba preparado para el gran día. Así que, allí sentado, quieto, sin decir nada, esperaba con ilusión y esperanza el feliz encuentro.

Leer más »El osito de peluche

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!

El poto de la hormiga

El poto de la hormiga. Alfonso Quiroz Hernández, escritor chileno. Cuento para padres.

Recoger los granos de azúcar, seguir la huella, tocar las antenas con las que vienen y mirar el poto de la hormiga antecesora, poto que a su vez es guiado por el bamboleante y seductor poto anterior. Todas ligadas a la fila como eslabones de una zigzagueante cadena, fusión que perdura mientras se acata, porque en todo sistema movible y precario siempre surgirá una de miles que se aísla y despierta. La hormiga despabilada ve el camino más allá del azucarero, respira y se interna por un sendero desconocido del jardín. Apura el tranco, corre, por primera vez ríe y cuando está a buena distancia salta, baila y canta. Imita al viento, se arroja en la hierba y rueda para sentir aquello prohibido: realizar lo improductivo, mirar las nubes pasar, cantar una melodía otoñal, girar y disfrutar con sus antenas del sol y la brisa tibia del atardecer.

Leer más »El poto de la hormiga

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!