La bruja que quería volar ⊛ Porque no necesitaba robar hilachos de fuerza interior a ningún joven para conseguir su sueño…

Por Lydia Giménez-Llort. Cuentos de Oyakudachi para adolescentes.

La bruja que quería volar es un cuento de Oyakudachi para leer y reflexionar de la escritora española Lydia Giménez-Llort. Tanto el cuento como el video fueron muy especialmente pensado para los adolescentes y jóvenes.

La bruja que quería volar es un cuento de Oyakudachi sobre la autoestima y la fuerza interior, la fe en nosotros mismos. Inspirado en un hombre que cambió el mundo con sus palabras y sus acciones, más aún que con su inigualable genialidad artística: Michael Jackson. La mayor parte del texto de ‘La bruja que quería volar’ está inspirado en la letra de una de sus canciones: Keep the Faith – Mantén la fe.

Lydia Giménez-Llort

Luego, si te gusta el cuento de Lydia Giménez Llort, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), califica el cuento para que otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y comparte con algunos jóvenes a través de las redes sociales, o descárgalo como PDF y envíalo por correo electrónico. Telegram o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

La bruja que quería volar

La bruja que quería volar - Cuento de Oyakudachi para adolescentes

Hubo una vez una bruja que quería volar pero ni siquiera tenía escoba. Visitó al gran brujo para preguntarle qué debía hacer para conseguir alcanzar su sueño…

Debes ir en busca de alguien joven, soñador, valiente, vivaz, con ganas de compartir y disfrutar junto a los demás. Por cada duda que albergue conseguirás, aquella noche, robarle un hilacho de su fuerza y así, poco a poco, podrás ir reuniendo hebras para tu escoba

La bruja así lo hizo pero al poco regresó decepcionada.

Hice lo que me dijiste… pero la escoba casi no alcanza a despegar del suelo -le dijo enojada al gran brujo.

La persona que escogiste era demasiado joven… mejor busca entre los adolescentes… alguno habrá con miles de dudas… con el corazón debatiéndose por un nuevo amor o con el corazón partido, aturdido ante decisiones difíciles de su paso de niño a adulto o decisiones obligadas y demasiado apresuradas que necesitarían más calma y tiempo porque deciden su futuro, alguien con demasiadas ilusiones no compartidas, con un espejo que le muestre una imagen diferente a la que quiere o demasiado adulto entre tanto niño de su misma edad aún por crecer… con demasiados buenos amigos que no le entienden o ni siquiera le escuchan… Y aunque no lo creas, de esos, de esos encontrarás muchos…

La bruja marchó caminando, dudosa de la posibilidad de lograr con éxito tan difícil tarea. Vagó por las calles de día, entre los jóvenes, disfrazada de pobre vieja… pero el sol lucía demasiado hermoso y todos los adolescentes, aún estando llenos de dudas, mostraban su cara más juvenil y alegre.

Pasaron los días hasta que recordó que el brujo le habló de la noche… y así descubrió que era justo de noche, en medio de la oscuridad cuando la falta de luz les volvía ciegos. Allí dentro de sus casas, encerrados en sus habitaciones, sucumbían a sus temores y cuando les llegaba el sueño… las dudas se sucedían unas tras otras… y amontonadas se convertían en una montaña imposible de escalar.

Ese era el momento, cuando la fortaleza de la luz del sol dejaba de alentar la fuerza interior, cuando la fe en sí mismos les abandonaba dejándoles a la merced de la oscuridad de la noche… ese era el momento en el que ella debía actuar…

La bruja se apresuró a arrebatar a uno y a otro pequeños hilachos de juventud, de fuerza interior abandonada en medio de la oscuridad… aprovechando la vulnerabilidad de la duda, la flaqueza de la fuerza interior, la falta de fe… Hilachos tras hilacho cada noche la escoba iba cobrando forma, pero aún así, con la primera luz del sol de la siguiente mañana, la escoba se deshilachaba…

La bruja se preguntaba por qué.

Una noche, decidió no arrebatar ningún hilacho… y en lugar de eso se sentó al lado del joven que parecía más aturdido para así entender qué era lo que lograba romper el hechizo. Pero el joven no hablaba, estaba callado, sólo escuchaba… escuchaba las palabras de un hombre.

Y a pesar de todo su aturdimiento, a la mañana siguiente, el joven, mirándose frente al espejo sonreía con la fuerza interior del que se mira en el espejo recién levantado y a quien el descanso del sueño le ayuda a recordar la necesidad de creer en si mismo, a pesar de los pesares, sabiendo cuál es el camino para hacer lo que está bien… recordando la necesidad de creer en sí mismo, de mantener la fe, de levantar la cabeza y mostrarle al mundo que aún tiene orgullo.

Salir a la calle e ir a por lo que quiere, sin permitir que se crucen en su camino, sabiendo que logrará ser un campeón sólo si logra mantener la fe, porque no sólo hay que decirlo si no que hay que creer en ello, darse una nueva oportunidad y esperar un poco, porque sólo es cuestión de tiempo para ver como la confianza llega y vence.

Cuando el joven marchó, la bruja se quedó allí, estupefacta, quieta, delante del espejo, con cara sorprendida ante la inmensa sabiduría de aquellos pensamientos. Y recordó entonces todas las palabras de aquella noche…

Se miró, se miró en el espejo y miró lo que estaba haciendo en esos momentos.

Encontró un pequeño momento para analizarse a si misma, para ver el modo en que vivía cada día, para poner su vida en orden… para reencontrarse consigo misma…

Y gritó, gritó con todas sus fuerzas… para que la fe se metiera en su interior, tal como aquel hombre por la noche le había dicho cantando al joven, para que la fe y el amor se metieran en su interior a través del corazón… porque no necesitaba robar hilachos de fuerza interior a ningún joven para conseguir su sueño, ella misma podía flotar en el cielo, en lo más alto, cualquier camino que tomara le permitiría hacerlo, con sólo intentarlo… pero debía creer, creer y tener fe…

La bruja cogió unas tijeras y cortó parte de su larga melena para que sus propios cabellos hicieran de hebras de lo que había de ser su escoba. Desde entonces, por las noches, algunos dicen ver a una bruja volar, subida a una escoba medio deshilachada, como su propia melena, cruzando por delante de la luna…

Es ella, es la bruja que se acerca a la luna y a la estrella que más brilla en el cielo, para pedirles, por favor, que no dejen de iluminar el camino en medio de la oscuridad de la noche, porque los jóvenes necesitan que su luz continúe alentando su fuerza interior, alimentando su fe, para que éstas no se desvanezcan fundidas en el negro de la noche y así logren mantener su confianza hasta que lleguen otra vez los primeros rayos de luz que les trae el alba.

Fin.

La bruja que quería volar es un cuento de la escritora Lydia Giménez-Llort © Todos los derechos reservados.

La bruja que quería volar en Video

Sobre Lydia Giménez-Llort

Lydia Giménez-Llort - Escritora

Lydia Giménez-Llort nació en El Masnou, una villa marinera en las marismas de Barcelona el 13 de septiembre de 1966. Es hija única de Mercè y Antonio.

Estudió licenciatura en Biología y luego un doctorado y postdoctorado en el Instituto Karolinska de Suecia. Ahora es investigadora en Neurociencia (envejecimiento y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer) y es profesora en psiquiatría en la Universitat Autònoma de Barcelona.

Lydia es voluntaria del Servicio Civil Internacional con el que estuvo en Portugal, la antigua Yugoslavia y Bélgica. Participó en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Barcelona 1992 donde coordinó a los asistentes de las delegaciones de China, India, Pakistán y Unión de Myanmar (antigua Birmania). También coordinó el comité social y el infantil en el Wenner-Gren Center de Estocolmo y fundó la asociación sin ánimo de lucro “Oyakudachi”, inspirada en sus abuelas Neus y Ascensión, y el legado humanitario de Michael Jackson de quien es fan.

Otros cuentos de Oyakudachi

¿Qué te ha parecido este increíble cuento corto “La bruja que quería volar“? Cuéntanos calificándolo con estrellas (⭐) y dejando algunas palabras en la sección de comentarios (✍🏼). Puedes compartirlo con otros adolescentes y adultos a través de las redes sociales, utiliza los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

5/5 - (48 votos)

Por favor, ¡Comparte!



1 comentario en «La bruja que quería volar ⊛ Porque no necesitaba robar hilachos de fuerza interior a ningún joven para conseguir su sueño…»

  1. Miguel Antonio Castañeda Muñoz

    Es un buen trabajo literario que llevaré al aula en donde trabajo: REPÚBLICA DE FRANCIA – de Armenia – Quindío – Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.