El poder de la palabra 馃か聽Reci茅n en ese momento comprendi贸 el verdadero poder que tiene la palabra.

Por Liana Castello. Ilustraci贸n: Anna Burighel. Cuentos cortos para adolescentes.

El poder de la palabra es un cuento bien corto, casi a modo de reflexi贸n sobre la verdadera fuerza y poder, tanto bueno como malo, que tiene la palabra hablada. Es una breve historia de la escritora argentina Liana Castello sugerida para adolescentes y adultos.

Luego, si te gusta el cuento de Liana, por favor, deja algunos comentarios (鉁嶐煆), asigna una calificaci贸n con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (猸) y comp谩rtelo con conocidos, especialmente los adolescentes, a trav茅s de tus redes sociales. Tambi茅n puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o E-mail (馃檹馃徏). 隆Gracias!

El poder de la palabra

El poder de la palabra - Ilustraci贸n de Anna Burighel

El ni帽o hab铆a nacido mudo. Nadie entend铆a por qu茅 nunca hab铆a podido hablar. No era sordo, escuchaba perfectamente, pero no pod铆a emitir palabra. Sus padres visitaron a todos los m茅dicos de la ciudad y de otras ciudades tambi茅n y ninguno pod铆a explicarse porque, un ni帽o sano, no pod铆a hablar.

El peque帽o creci贸 escuchando c贸mo las personas se comunicaban, expresaban sus sentimientos y emociones, discut铆an y re铆an. Jam谩s fue del todo feliz, tenia amor, contenci贸n y hasta fe, pero no pod铆a expresarse con la palabra.

Algo le faltaba y era algo importante. Sab铆a que mucha gente no pod铆a hablar y deb铆a vivir as铆, en el silencio permanente, pero 茅l no se resignaba. Cierto grado de resentimiento lo habit贸 y un dejo de envidia se instal贸 en 茅l haci茅ndole la realidad a煤n m谩s dura.

Ped铆a y ped铆a a Dios un milagro, deseaba poder hablar por sobre todas las cosas. Se prometi贸 a si mismo que si alg煤n d铆a Dios se acordaba de su pedido, nada lo har铆a callar. El joven no sab铆a que Dios ten铆a preparado algo para 茅l, m谩s que un milagro, una prueba, con el tiempo lo descubrir铆a.

Un d铆a cualquiera, sin saber por qu茅, ni c贸mo, el joven habl贸 y su vida toda cambi贸. Se sinti贸 feliz, tan feliz como nunca hab铆a sido 隆Pod铆a hablar! No m谩s silencio, no m谩s sentirse al margen de todo y todos.

Crey贸 que era su turno de hablar todo lo callado, que ten铆a ganado el derecho de decir todo aquello que hab铆a tenido guardar por a帽os. No tuvo en cuenta, como a muchos les sucede, que los dones que Dios nos da, hay que cuidarlos, hay que saber usarlos y tambi茅n hay que honrarlos.

Y entonces, comenz贸 a decir cada cosa que pensaba, todo aquello que se le cruzaba por la cabeza, no med铆a las palabras, opinaba de todo y de todos porque por casi una vida no hab铆a podido hacerlo.

Cre铆a que ya que era su turno de hablar, que luego de tantos a帽os de hab茅rsele negado el habla, ten铆a el derecho de decir y decir y decir. Nunca tuvo en cuenta que toda palabra tiene una consecuencia, buena o mala, que lo que se dice, dicho est谩 y no hay vuelta atr谩s. No pens贸 jam谩s que pod铆a herir y mucho, que tambi茅n las palabras lastiman y dejan huellas.

Tampoco pens贸 que poder hablar, no lo habilitaba a no medir, a decir sin pensar. Poco tuvo que esperar para aprender la lecci贸n y como muchas lecciones, la aprendi贸 con dolor.

Toda palabra tiene un eco silencioso que, de uno u otro modo, vuelve hacia nosotros, cada palabra da poder, mucho poder y que de ese poder hay que hacer el mejor uso, el m谩s piadoso y prudente. Muchos fueron los que se sintieron heridos por sus palabras, muchos quienes no entendieron su falta de tino y piedad, demasiados los que se alejaron de 茅l.

Reci茅n en ese momento comprendi贸 el verdadero poder que tiene la palabra y tuvo que aprender a usar las correctas y en el momento justo. Tambi茅n, por parad贸jico que parezca, aprendi贸 a callar cuando era necesario.

Se dio cuenta que poder hablar no era s贸lo una habilidad f铆sica, sino un don preciado, muy preciado y que poder hablar no lo habilitaba a decir lo que fuera cuando quisiera.

En ese momento, en el de comprender esa realidad, ocurri贸 el verdadero milagro que no fue poder hablar, sino poder comunicarse con el otro de un modo amoroso.

Fin.

El poder de la palabra es un cuento que聽nos envi贸 su autora para publicar聽en EnCuentos.聽Liana Castello聽Todos los derechos reservados.

Sobre Liana Castello

Liana Castello - Escritora

芦Nac铆 en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy casada y tengo dos hijos varones. Siempre me gust贸 escribir y lo hice desde peque帽a, pero reci茅n en el a帽o 2007 decid铆 a hacerlo profesionalmente. Desde esa fecha escribo cuentos tanto infantiles, como para adultos.禄

Liana Castello聽fue, durante varios a帽os,聽Directora de Contenidos de este portal. Junto con EnCuentos, recibi贸 la聽Bandera de la Paz de Nicol谩s Roerich聽y se convirti贸 en 2011 en聽Embajadora de la Paz en Argentina.

Si quiere conocer m谩s sobre聽Liana, puede leer su biograf铆a聽Aqu铆.

Otros cuentos de Liana Castello

Si te gust贸 este breve pero elocuente cuento sobre 鈥El poder de la palabra鈥, por favor, d茅janos algunas palabras en los comentarios (鉁嶐煆), asigna una calificaci贸n a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (猸) y comp谩rtelo con algunos j贸venes y adultos a trav茅s de tus redes sociales (馃檹馃徏). 隆Gracias!

4.7/5 - (4 votos)

Por favor, 隆Comparte!



4 comentarios en 芦El poder de la palabra 馃か聽Reci茅n en ese momento comprendi贸 el verdadero poder que tiene la palabra.禄

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.