Te quiero papá

Cuentos infantiles de padres e hijos

– Oye, papá…
– ¿Qué pasa hijo?

– Czar el león es increíble. Se ve súper temible con esa melena tan imponente, y cuando ruge todos le hacen caso. A Czar todos les respetan mucho y no hay nadie que le desafié. ¿Por qué no puedo tener una melena así? ¿O al menos rugir como él?

– No lo sé.

– Oye papá…
– ¿Qué pasa hijo?

– Hay personas tan altas en este mundo, me gustaría ser más alto, ¡Fedor la jirafa es súper alto! puede ver todos los rincones de la ciudad, y encima puede conversar y cantar con la luna y sus estrellas, es tan alto que es normal que se choque con las nubes. Soy pequeño y no creo nunca poder ser tan alto.

– ¿Puede hablar?… No sé si podrá.

– Oye, papá…
– ¿Qué pasa hijo?

– ¿Por qué no puedo correr tan rápido como Ganya el conejo? ¡Nadie es más veloz que Ganya! Es tan, están rápido que ni el viento puede ganarle, es tan rápido que hace todos sus deberes en solo segundos.

– Mmm ¿Podrá ser verdad? … No lo sé.

– Oye papá…
– Mmm…

– Eres increíble, papá, lo sabes todo. Sabes cocinar, sabes cantar, sabes todo lo que me gusta, incluso sabes cuantas estrellas hay. Tú papá sabes todo lo que yo no sé, hasta eres muy fuerte.

– Hijo, no lo sé absolutamente todo.

– Yo papá, sólo se comer, no tengo melena ni rugido, no soy tan alto y tampoco soy tan rápido, y lo único que hago durante el día es preguntarte sobre todo.

– Bueno, que no tengas melena y rugido, que no seas tan alto como una montaña o que no seas tan veloz como un rayo, es lo que te hace que tú seas tú.
Aunque sólo sepas comer, disfrutas como nadie comiendo, a mí me gustas con todas esas cosas, hijo, amo responder cada una de tus preguntas, amo ver el maravilloso niño que eres, amo levantarte por encima de los demás, amo decirle a todo el mundo que eres el mejor niño del mundo entero.

– ¿De verdad?
– De verdad.

– TE QUIERO PAPÁ…

Dedicado a mi padre, el súper héroe que salvaba mis días. “TE QUIERO PAPÁ”

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuento sugerido para niños a partir de ocho años

Imprimir Imprimir

Comentarios