La guerra de los juguetes

Cuentos de juguetes que cobran vida

La guerra de los juguetes es uno de los fantásticos cuentos de juguetes que cobran vida escrito por Teresita Vago, sugerido para niños de todas las edades. 

Había una vez, no hace mucho, bueno en realidad hace muy, muy poquito, en la casa de la familia donde vivían papá, mamá, y dos hermanos, existían en un altillo los juguetes “viejos”, y los juguetes “nuevos”.
Los juguetes “viejos”, eran unos juguetes aburridos, grises, pero con un encanto especial: tenían mucha onda, aunque sonara rarísimo. Y los juguetes “nuevos”, tenían muchos colores, eran modernos, divertidos, y con la misma onda que los viejos. Pero había un problema: los dos, ¡no se soportaban! Es mas, cuanto mas lejos estuvieran, ¡mucho mejor! ¡Qué lio! Y es por eso que, sin que lo supiera nadie de la familia, se declararon la guerra.
Pero una guerra muy simpática. Los juguetes viejos, con su experiencia, una noche en la que todos dormían, se juntaron en la cocina y fueron hasta el altillo.
-¡Vamos a declararles la Guerra! Tenemos que ser más fuertes que ellos, ¡Nosotros podemos! –Gritaba la pelota de futbol, el líder. La pandereta, aunque no fuera un juguete sino un instrumento musical, también se puso del lado de la pelota. La Play, la tablet, el celular, el camioncito con control a pilas, no querían saber nada con ellos, entonces empezaron a hacer bochinche. Y fue taaaanto el bochinche que hicieron, que despertaron a Gaspar, el gatito de la casa.
Con sus maullidos Gaspar asustó a todos los juguetes, los viejos y los nuevos. La pelota de futbol rodando se acercó hasta él y lo retó: le dijo que eso no se hacía. Pero nuestro amigo el gatito no tuvo miedo: quiso también hacerse amigo de los juguetes.
Pero, ¡ups! ¿De quienes? ¿De los “viejos”, o de los “nuevos”? ¡Qué gran problema! Gaspar, entonces, se arrinconó en un rincón de la cocina y siguió maullando, esta vez de tristeza. La pandereta se dio cuenta y le preguntó Gaspar, ¿Por qué llorás? El gatito le respondió: porque quiero ser amigo de ustedes y no me gusta que se peleen…
La Play también se acercó y le dijo: bueno Gaspar, no estés así, por vos, solo por vos, nos vamos a amigar, ¿querés?
Al gatito se le iluminaron los ojos como dos solecitos y respondió: ¡Sí! ¡Claro que quiero! ¡Seamos todos amigos!
Así, todos, todos y toditos, se dieron un abrazo y se hermanaron en la amistad.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

La guerra de los juguetes es uno de los fantásticos cuentos de juguetes que cobran vida escrito por Teresita Vago, sugerido para niños de todas las edades. 

Imprimir Imprimir

Comentarios