Alicia y el castillo durmiente

Cuentos de príncipes y castillos

Alicia y el castillo durmiente es uno de los bellos cuentos de príncipes y castillos escrito por Rossana Favero Karunaratna, un cuento sugerido para niños de todas las edades.

Había una vez en un lugar imaginario, un castillo muy grande. En los castillos grandes usualmente encontrábamos muchas personas. En este solo vivían un príncipe y su familia inmovilizados en el tiempo.

¿Qué podría haber pasado? Por lo menos el tiempo no pasaba por ese espacio y todos estaban tal cual lucían antes de perder sus movimientos. Como en el juego de estatuas, solo que en este caso ya tenían muchísimos días así.

Pensarán que se parece a un cuento que ya escucharon. Puede ser el de la Bella Durmiente quizás. Pero en este caso se trataba de un príncipe, el único hijo de los reyes de ese lugar.
¿Cómo es que habrían perdido el movimiento? No había sido un castigo ni nada sino que había sido producto del sueño profundo del príncipe. Dormía tan profundamente que un día uno de sus ronquidos paralizo como un trueno a todos los habitantes del castillo.
Ahora, estarán pensando cómo se podría salvar. Y había pasado mucho tiempo y no llegaba nadie allí. Era un problema, porque en realidad todo esto ocurría como dentro de un sueño lo cual es muy complicado. Si alguna vez se han quedado profundamente dormidos y al despertar confundieron día y noche, podrán entender lo que les cuento.

Una niña decidió soñar con esta historia y poder despertar a ese príncipe durmiente.
Alicia preparó una lista de posibles estrategias:
– Llevar un instrumento musical de viento para hacer un ruido tan fuerte que el príncipe no tuviera más remedio que despertarse.
– Besarlo- lo cual realmente no estaba en sus planes y fue inmediatamente descartado.
– Moverlo o empujarlo de la cama. Podría ser peligroso así que decidió no correr ese riesgo.
– Comer un delicioso helado de chocolate frente a él.

Con esa lista fue a visitar a una de sus mejores amigas para consultarle su opinión al respecto.
Beatriz era muy inteligente, además de lectora apasionada y se conocía todas las historias. Lo que le dijo fue que tenía que prepararse muy bien porque no era cuestión de llegar a ese lugar en la imaginación y desperdiciar el momento. Tendría que ir con una idea eficaz y despertar a ese príncipe. Consultó las historias que tuvieran que ver con príncipes durmientes. De repente aquel sufría de un problema similar y que entonces podría resolverse de la misma manera. ¿Hay alguna?

Ahora se preguntarán por qué tanto problema con un lugar imaginario y un príncipe que no existe. Ese era el reto. Tener una imaginación que permitiera romper todos los imposibles. Imaginario era esa palabra con la que tendría que crearse una solución a tal situación.

Entonces decidieron tratar de hacerlo con el truco de Scheherezade en las “Mil y una Noches”. Contarle un cuento tan emocionante que no tuviera otra opción que despertar.
Y así fue.

Al escuchar la historia narrada por Alicia, el príncipe despertó para luego desaparecer agradeciéndole por haberlo liberado de su sueño y cambiar su destino. Todo porque el príncipe quería ser un muchacho que no quería luchar o pelear con nadie. Él quería un futuro diferente.

Así que nuestra heroína volvió con muchas ideas y más ánimo para escribir algún día sobre esta historia.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Alicia y el castillo durmiente es uno de los bellos cuentos de príncipes y castillos escrito por Rossana Favero Karunaratna, un cuento sugerido para niños de todas las edades.

Imprimir Imprimir

Comentarios