Saltar al contenido

Los caprichos de Gardenia 🌼 «¿Quién habla?» «La flor, mamá, te dije que me había hablado y no me creíste».

Por Gisela de la Torre Montoya. Pequeñas historias de fantasía.

«Los Caprichos de Gardenia» es un cuento que relata la historia de Magnolia, una niña que desde pequeña no se sentía identificada con su nombre y prefería llamarse Dalia. Un día, en el jardín de su casa, una gardenia ¡¿le habla?! y le pide algo que cambiará su preferencia. Es un breve cuento de la escritora cubana Gisela de la Torre Montoya recomendado para niños y niñas pequeños. ¿Qué es lo que le pide la flor a Magnolia?

Luego de leer el cuento, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con amigos, especialmente niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por e-mail, WhatsApp o Telegram (🙏🏼). ¡Gracias!

Los caprichos de Gardenia

Los caprichos de Gardenia - Cuento

Magnolia nació en el mes de las flores y su madre la bautizó con el nombre de su flor favorita. Cuando tuvo uso de razón, la niña empezó a desear llamarse Dalia y con esa inconformidad fue creciendo.

— Debieron ponerte mi nombre —escuchó la niña la voz de una gardenia, cuando paseaba por el jardín, y por la sorpresa tropezó con una piedra y cayó al suelo, entonces, apenada, la flor le pidió disculpas porque su intención no había sido asustarla.

— ¿Y cómo no hacerlo después de oírte hablar? — gritó la niña y salió corriendo para su casa.

Estrella, la mamá, cuando la vio llegar aterrada, quiso saber qué le sucedía y su hija le respondió con una pregunta.

— ¿Por qué me pusiste Magnolia? No me gusta llevar el nombre de esa flor.

— Desde niña, me dije que cuando tuviera una hija le pondría así, además naciste en el mes más hermoso. Disculpa por no haberte puesto Dalia, como te gusta.

— Ya no quiero llamarme Magnolia ni tampoco Dalia y mucho menos Gardenia. Esa gardenia casi me mata del susto.

— ¿A cuál Gardenia te refieres? ¿A la hija de Zoraida o a la nieta de Sofía?

— Ni una ni otra, me refiero a la que está en el jardín.

— ¿Cómo a la que está en el jardín? ¿Qué pudo haberte hecho una flor? ¿Bromeas acaso?

— No. Ella me habló y me dio un susto tan grande…

— No mientas, niña.

— Si quieres vamos allá —señaló con el dedo el jardín— y le preguntamos a ella.

Estrella sonrió y la tomó de la mano. Al llegar, se sentó en un banco y comenzó a hablarle con dulzura.

— Magnolia, siempre te enseñé a no mentir, no diré que si lo haces te crece la nariz como a Pinocho, pues yo también estaría mintiendo, porque solo en los cuentos eso es posible. Vamos ahora hasta donde está la gardenia para deleitarnos con su belleza —se levantó y condujo a la niña hasta la planta.

— Buenos días, señora Estrella, ¿verdad que está bello el día? Si pudiera, saldría a pasear como ustedes.

— ¿Quién habla? —preguntó extrañada Estrella.

— La flor, mamá, te dije que me había hablado y no me creíste.

— Esto es una broma, alguien debe estar escondido por aquí — dijo Estrella y, decidida, comenzó a apartar los arbustos.

— Estrella, soy yo —dijo la gardenia—, acérquese, quiero pedirle algo —.

Estrella dio un brinco y abrazó a la hija diciendo:

— Vamos hija, este lugar da miedo.

— No se vayan, por favor. Magnolia, pídele a tu mamá que se acerque —la niña fue quien se acercó a la flor y le preguntó qué deseaba pedirle a su madre.

— Que te cambie el nombre y te ponga como yo ¿Me está escuchando, Estrella? —la flor levantó su voz.

Convencida Estrella de que era la flor quien hablaba, a paso lento se fue aproximando y observó cómo los pétalos de la gardenia se movían al volver a conversar.

— Quiero que le pongas a tu hija Magnolia mi nombre.

Esta vez Estrella, bastante asustada, agarró a la niña de la mano, la obligó a ir con ella para la casa y allí le prohibió regresar al jardín hasta que Alfredo cortara la planta.

— Mi papá no haría eso, adora las flores y más a esa.

Al momento, la flor de gardenia se acercó volando, flotó en el aire frente a ellas e imploró que no le hicieran daño. Luego se marchó y se colocó nuevamente en su tallo.

Madre e hija vieron como la flor comenzó a marchitarse.

— Se ha puesto triste —se lamentó la niña y corrió hasta ella.

— Mi papá no te cortará, eres su flor favorita… en adelante, le pediré a todos que me llamen por tu nombre.

Y la flor comenzó a abrir nuevamente sus pétalos. Así fue como Magnolia, desde ese día, con tal de complacer a la flor, pidió que la llamaran Gardenia y se esmeró junto a su padre en cuidar el jardín.

Fin.

Los caprichos de Gardenia es un cuento de la escritora Gisela de la Torre Montoya © Todos los derechos reservados.

Sobre Gisela de la Torre Montoya

Gisela de la Torre Montoya - Escritora

“Soy Gisela de la Torre Montoya, escritora de Santiago de Cuba, Cuba. Tengo varios libros publicados en mi país y en revistas de México, España y en Argentina en la revista Cyber Countries. También en Argentina me publicaron en una antología donde muchos escritores del mundo tuvimos la dicha de exponer nuestros cuentos. Fue publicada por la editorial Vuelta a Casa de Buenos Aires, y presentada en el 2013 aquí en Santiago de Cuba por el argentino Ángel Kandel.”

Gisela es narradora; ha obtenido premios en certámenes como Proverso, Leer es saber, y Ángelus; también, ha integrado jurados en «Leer es saber» y «Samuel Feijoo».

De ella son los títulos:

  • «La sirena que quería las estrellas» (Ediciones Santiago, 2011);
  • «El nido» (Editora Abril, 2012);
  • «El cerdo comilón» (Editora Abril, 2013);
  • la antología Café con Letras-La Re-evolución de la Palabra (Editorial Vuelta a casa, de Buenos Ares, Argentina, 2013).

Ha publicado la antología “La fuerza del mundo”, y en varias revistas argentinas, españolas y mexicanas. También en la revista “El Papalote” y el folletín “La Chiringa”, en Bayamo, Cuba.

“Porque leer hace más hermoso al mundo y así ayudo a que las personas de cualquier edad aprendan o al menos se interesen por las cosas bellas que nos rodean.”

Más cuentos de Gisela de la Torre Montoya

¿Qué te ha parecido el cuento «Los caprichos de Gardenia«? Por favor, califícalo con estrellas (⭐), deja algunas palabras sobre lo que te ha parecido, puedes utilizar la sección se comentarios (✍🏼). También puedes compartirlo con algunos niños y niñas, utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.7/5 - (4 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Curso de Escritura de Novelas para Principiantes