La pelota en el tejado. Estoy viajando en globo cumpliendo un anhelo siempre postergado.

Por Alicia Lidia Prack. Cuentos fantásticos cortos

Quien no imaginó alguna vez en un sueño que, con con algún dispositivo como unas alas caseras o un globo artesanalmente fabricado, podía volar libremente. Parece que la escritora Alicia Prack conoce una señora a la que el sueño se le cumplió, ayudada por un vecino ¿Leonardo? un poco raro e inventor loco. Además, parece que logró dos objetivos en uno, volar en globo cumpliendo su tan ansiado anhelo, y alguna cosa más que leeremos sobre el final del cuento. Es un fantástico cuento recomendado especialmente para adolescentes que tengan sueños por cumplir.

Luego, si te gusta el cuento de Alicia, por favor, deja tus comentarios (✍🏼), califica con estrellas al cuento para que tenga una buena clasificación y otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con otras personas, especialmente los adolescentes, a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

La pelota en el tejado

Globo aerostático de Leonardo Da Vinci
Imagen de Dorothe

Por suerte aún faltan dos horas para el mediodía, el césped ya está cortado y ahora me dispongo a guardar la cortadora en el cuarto de las herramientas. Pero antes, el detalle final: barrer todo el jardín con la escoba de dientes para que quede impecable.

Amo recrear la vista sobre este liso verdor cortado al ras. Parece una gran mesa de billar. Me cuesta bastante tomar la decisión de empezar este trabajo, pero al verlo así, tan prolijo, el pequeño parque recobra su belleza veraniega y me siento satisfecha. Cuando mi niño regrese de la escuela, yo ya habré descansado para dedicarme a él.

– “Hola, veo que hoy amaneció con ganas de trabajar” -dice alguien.

La voz del nuevo vecino me sorprende.

No porque me inquiete, sino por su intención de tratar de caerme simpático y agradable.

– “Hola, buenos días” -respondo-.

En realidad lo hago porque sé que al terminar me siento contenta con el resultado, y también aprovecho que el sol aún no está demasiado fuerte.

Pienso que la trivialidad de nuestros saludos quedaría en ese nivel. Pero no es así. Mi vecino ya se ha acodado sobre la verja de madera, dispuesto a continuar la conversación más allá de mis ganas de escuchar:

– “Las medidas de su jardín me vienen de perillas para armar mi globo aerostático. Si me permite ir a su casa le prometo no dejar ni una sola huella sobre su bello césped”.

Y sin darme tiempo a responder, agrega:

– “Voy hacia su casa, ya. Necesito de su ayuda. No prepare nada porque llevo crema helada para ambos”.

Se me ocurre pensar si el tipo es o se hace el tonto.

Toca el timbre de la puerta y al entrar a casa me tiende su mano y se presenta:

– “Me llamo Leonardo, encantado de conocerla”.

Se me cruza por la mente Da Vinci durante unos segundos, y veo que comienza a mostrarme los materiales que trae consigo, los cuales va acomodando sobre el piso: rollos de seda de varios colores, rollos de papel resistente, pegamento en barra, alambre fino, tijeras, cinta métrica, quemadores y un par de garrafas de gas propano, cerillas y un extintor. Y por supuesto, la pequeña heladera hermética con los bombones.

– “Y tampoco hay que olvidarse de las tres esdrújulas: altímetro, termómetro y brújula” -dice con una amplia sonrisa.

Mis ojos no dan crédito a semejante cantidad de elementos, y es entonces cuando me doy cuenta de que habla en serio.

– “Por favor, usted vaya doblando los pliegos a la mitad, los de tela y los de papel. Después ponga uno dentro de otro, alternándolos, como si fuera un libro. Yo me encargo de darle forma dibujando un medio círculo sobre una de las caras” -me indica.

Atónita, así lo hago, y al cabo de un rato, entre los dos creamos un globo multicolor de unos quince metros de diámetro, aproximadamente.

El canasto de los juguetes de mi hijo, que prestamente desocupo y le facilito, parece más pequeño sujeto a la base. Lo asegura con cables de acero y promete devolvérmelo intacto.

– “Ahora enciende una cerilla y ya está listo para subir, ¿no?” -digo con la inocultable intención de que el experimento termine cuanto antes para que el vecino desaparezca de mi casa.

Pero no conozco sus verdaderas intenciones.

– “Vamos a dar una hermosa vuelta, usted y yo, nos colocamos gafas de aviador para proteger los ojos del viento y en menos de una hora regresamos, sanos y salvos” -dice, finalizando con una divertida y sonora carcajada.

Me infunde confianza. Entonces subimos y el globo se hincha, tirante y desafiante.

Vuelo en globo aerostático

Comienza a ascender cada vez más ganando considerable altura. Ha quedado hermoso y pienso que el tipo sabe lo que hace. Algunos vecinos que transitan por las aceras se detienen para mirarnos haciendo visera con la mano.

Al cruzar sobre la Ruta Panamericana veo que los autos parecen miniaturas de colección. Y los árboles me recuerdan a la maqueta en plastilina que mi hijo realizó para su clase de plástica.

Me siento como en los sueños, liviana y transportada muy suavemente, con una sensación única e indescriptible ¡estamos volando, suspendidos en el aire! Volamos a la misma altura de una bandada de palomas que planean muy cerca de nosotros.

Durante el largo recorrido atravesamos varias localidades del partido donde residimos, para acercarnos, casi una hora más tarde, al cielo de nuestro barrio.

Estoy viajando en globo cumpliendo un anhelo siempre postergado, aunque me apena no haber tenido tiempo de hacerlo con mi hijo. Ansío el momento de contarle lo que estoy viviendo y espero que me crea todo cuanto le diga al respecto.

Al mirar hacia abajo veo mis manos aferradas al borde del cesto de mimbre.

Tengo los nudillos blancos de tanto apretar con fuerza. Mi vecino me ofrece otro bombón de chocolate helado y me dice:

– “Prepárese para aterrizar en unos pocos minutos ¡Ésa es su casa! ¡Mire allí!” -me señala con su índice.

Y al mirar hacia los techos, al principio me cuesta reconocer mi propia casa, pero pronto la distingo de las demás por un simple detalle que me hace sonreír de forma impensada, y exclamo:

– “¡Sobre el techo de tejas está la pelota inflable que habíamos perdido el verano anterior!”

La pelota en el tejado - Cuento fantástico
Imagen de Sady Muñoz

Mientras descendemos con suavidad sobre el césped de mi jardín estoy eligiendo qué hecho es más importante para contarle a mi hijo cuando regrese: mi viaje en globo o que encontré su pelota, todo gracias a Leonardo

Fin.

La pelota en el tejado es un cuento de la escritora Alicia Lidia Prack © Todos los derechos reservados.

Sobre Alicia Lidia Prack

Alicia Lidia Prack - Escritora

Alicia Lidia Prack es argentina, casada, dos hijos y un nieto de casi tres años. Escribe desde siempre. El primer libro que leyó de pequeña fue «Una chica a la antigua» de Louisa May Alcott, con el que aprendió a sumergirse en la lectura. Tiene un libro manuscrito terminado de su autoría, con casi trescientos cuentos y aspira a presentarlo a alguna editorial, algún día. Algunos de esos relatos se publicaron en tres antologías en las que participó.

«Amo la música de los ’80 y los ’90. También la clásica y la flamenca. Amo cocinar para su familia. Amo a los animales, en especial a los caballos. Me enojan mucho las injusticias, y sobre todo, el bullying. Soy de lágrima fácil, sueño todo el tiempo, y no paro de escribir.

Todo en este orden, quedando mucho más por contar.»

Alicia hizo radio, produjo y condujo sus propios programas de variedades. Sabe mucho de cine, de actores, algo de pintura y pintores. Además de escribir, también elabora cuadernos artesanales de costura copta, dibuja, mantiene una pequeña huerta en el fondo de su casa, colecciona caleidoscopios, abanicos, miniaturas, recortes de periódicos, recicla todo lo que puede antes de tirar algo como desecho.

Otros cuentos de Alicia

Por último, si te gustó el cuento “La pelota en el tejado” de Alicia Prack, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas al cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con otras personas, especialmente los jóvenes, a través de las redes sociales o descargando el cuento como PDF y enviándolo por E-mail o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *