La magia de la encrucijada 🏰 Era un mensaje que les indicaba que cada uno debería tomar un camino diferente.

Por María Teresa Di Dio. Cuentos de fantasía cortos.

La magia de la encrucijada es un cuento de fantasía que nos enseña, de forma un poco implícita, las consecuencias de nuestras decisiones y de nuestro accionar, y también, como el azar y la humildad, juegan en todos los casos su rol. Es un cuento de la escritora argentina María Teresa Di Dio, recomendado para niños y jóvenes. A continuación del cuento, el video de Rodo Barone con el relato del cuento.

Luego, si te gusta esta historia de María Teresa, por favor, deja algunas palabras en la sección de comentarios (✍🏼), califica con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren y lean (⭐) y comparte con algunos niños y jóvenes, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Telegram, Whatsapp o correo electrónico (🙏🏼). ¡Gracias!

La magia de la encrucijada

Cierto día, tres jóvenes amigos recorrían un sendero de tierra, se dirigían hacia la ciudad en busca de trabajo. Se encuentran, de pronto, con una encrucijada, fue una sorpresa que no esperaban. Manuel, que era el mayor, consideró que era un mensaje que venía quien sabe de dónde, y que les indicaba que cada uno debería tomar un camino diferente.

La magia de la encrucijada - Cuento de fantasía

Así los tres se repartieron sus destinos. Manuel siguió en línea recta, Pedro elige el camino de su derecha y a Antonio no le quedó otra opción que el de su izquierda.

Se despiden y quedan en encontrarse en dos años en ese lugar, a la misma hora y día del mes de Marzo.

Manuel caminó un día, llegando a una gran ciudad y allí pronto encontró trabajo en una panadería. Pedro se fue por un camino escarpado, pero al fin llegó a una enorme hacienda de campo. Sus dueños, muy ricos, le ofrecieron trabajo para criar animales. En cambio, Antonio, luego de varios días de caminar, cruzar un río y un bosque, sin llegar a ver a nadie, encuentra un viejo caserón abandonado, y allí decide pasar la noche.

La noche muy oscura y sin luna, además de unos extraños ruidos de golpes y silbidos, lo asustaron bastante, tanto que se mantuvo despierto hasta la salida del sol.

Ya con el sol alto, se dispuso a ver si encontraba algo para comer, recorrió todos los rincones y nada, tan sólo tierra y telas de arañas por donde mirase.

Cuando su estómago pedía a gritos algo, llegó a una cocina muy sucia, y seguramente pensó que si la limpiaba y la encendía, tal vez algunos huevos de pájaros podría cocinar.

Mientras estaba en esa tarea, se entusiasmó como progresaba el orden y se olvidó del hambre, siguió por toda la casa, que cada vez lucía más hermosa y limpia. Cansado se acostó un rato y se durmió, cuándo un tintineo de campanas lo despierta.

La mesa está servida señor -le dice el mayordomo.

Sin poder creer lo que veía, se levanta y la mesa rebosaba de manjares y bebidas.

Sin preocuparse del “porqué”, siguió la rutina limpiando y barriendo. En cada segundo aparecía algo bonito, cortinados muy lujosos, camas con sábanas bordadas, animales domésticos, jardines y flores.

Su vida había cambiado totalmente, pero al cabo de dos años el mayordomo le recuerda:

Debes encontrarte con tus amigos en la encrucijada, te daré una vara para que lleves por si encuentras alguna alimaña. En tal caso la moverás con energía y la magia te encontrará.

Pronto llegó a la encrucijada, sus amigos ya estaban allí. Manuel, el más fanfarrón tiene un carruaje con dos caballos blancos y les dice:

Soy el nuevo dueño de la panadería.

Pedro, por no ser menos, se ríe del amigo que llegó caminando, y les comenta que es capataz de la hacienda.

Antonio, el más humilde, les dice:

Yo tengo esta vara para defenderme, por si encuentro algo que pueda lastimarme.

Los otros dos rompieron en ruidosas carcajadas.

Antonio sacudió la vara, y un gran estruendo seguido de luces los dejó cegados.

Cuando reaccionaron, se presentó ante ellos un carruaje lujoso, con seis caballos y un séquito de personas vestidas con elegantes trajes, seguida por un enorme castillo al costado de la encrucijada. Ante el asombro de sus amigos, el mayordomo le da las gracias al joven Antonio:

Has logrado con tu trabajo desencantar al castillo, que una bruja convirtió en viejo caserón. Desde hoy, eres el dueño, puedes invitar a tus amigos para festejar.

Entraron los tres, un gran salón apareció ante ellos con grandes columnas de mármol, un gran piano de cola, una orquesta preparada para la bienvenida y una escoba que por arte de magia se encontraba parada en el centro.

La orquesta empezó a tocar, parecía que todo giraba alrededor, la escoba comenzó a danzar en una sencilla coreografía y ante el asombro de todos se transformó en una bella y encantadora princesa que se dirigió hacia Antonio, comenzaron a bailar y ya no se separaron más.

La encrucijada los llenó de amor y de magia, en el mundo de la fantasía.

Fin.

La magia de la encrucijada es un cuento de la escritora María Teresa Di Dio © Todos los derechos reservados.

“La magia de la encrucijada”, relatado por Rodo Barone

Sobre María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - Escritora

«Soy nacida en Buenos Aires, Argentina. Actualmente vivo en Bahía Blanca y, desde hace muchos años. Soy madre de tres hijos, abuela y bisabuela.»

Con numerosos premios y diplomas de honor, posee dieciocho antologías y dos libros infantiles. Entre ellas dos «Por la Paz del Mundo», de Poetas del Mundo, publicados en Australia y que se encuentran en la biblioteca de Canberra. Además, fue nombrada en 2014 Embajadora de la Paz.

Colabora con programa Diamante en libros infantiles ya en su sexto libro virtual. Es presidente de Unión Hispano Mundial de Escritores en filial Bahía Blanca.

Más cuentos fantásticos de María Teresa

¿Qué te ha parecido el cuento de fantasía “La magia de la encrucijada“? Por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califica con estrellas a este breve cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños y adolescentes a través de tus redes sociales (🙏🏼), puedes utilizar los botones que están a continuación. ¡Gracias!

5/5 - (2 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.