Por Alicia Lidia Prack. Cuentos fantásticos cortos

Jao y la sirena es un breve cuento fantástico de la escritora argentina Alicia Lidia Prack. Es un cuento para trabajar la imaginación, en el cuál uno de los personajes no sabemos qué es y, sin embargo, seguramente cada uno se hará una idea en la mente de qué puede ser. Nos gustaría que nos dejen en los comentarios: ¿Qué les parece que es Jao?

Luego, si te gusta esta breve cuento fantástico de Alicia, por favor, déjanos tus palabras en los comentarios (✍🏼), asigna una calificación a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con amigos y conocidos, especialmente jóvenes, a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

Jao y la sirena

Jao y la sirena - Cuento fantástico

Jao permanece dormido. Es casi mediodía. El sol que entra por la pequeña ventana que está cerca del techo comienza a recorrer su cuerpo. Al darse vuelta, incómodo, su rodilla choca contra algo rígido y frío. Termina de despertar y descubre que lo han vuelto a colocar en otra jaula, más pequeña esta vez.

Escucha pasos que se acercan. Cierra los ojos y simula que duerme.

Un llavero se agita en las manos de alguien y al rato, una llave es introducida en el ojo de la cerradura, que al girar, destraba el pestillo.

Los pasos se alejan. Jao no abre los ojos todavía. Espera. Al cabo de un rato mira hacia todos lados. La puerta del galpón está entreabierta, como invitando a salir. Apoya ambos pies contra la tapa de la jaula, y ésta cae hacia el costado.

Sale de su encierro y su cuerpo, que había estado entumecido, recobra poco a poco la elasticidad.

Abre completamente la puerta y sale sin apuro, porque está seguro que ella lo espera como de costumbre. Al descender por el médano, la ve. La joven resplandece bajo el sol y el cabello rubio, por la brisa, la envuelve como una túnica. Se sonríen y ella le tiende los brazos para rodearlo y besarlo en la mejilla.

– “Estás empapada” –observa Jao, con curiosidad.

– “Vengo del océano” –responde la chica, divertida.

– “Pero, ¿vives en un barco?”

– “No, en el mar, ¿me acompañas? Te quiero mostrar.”

Jao no puede resistirse. Mientras van caminando hasta la orilla, ella le cuenta sobre su casa de corales, con sillas de caracolas, faroles de anguilas, y de sus padres. Le dice que tienen colas cubiertas con escamas. Y que ella también tiene cola, pero en la superficie se le transforma en un par de piernas, con pies y todo. Y le habla de su hermana, quien todavía es una sirena demasiado joven como para subir y andar caminando con piernas por todos lados.

Apenas se sumergen ella le insufla mucha cantidad de aire con su boca sobre la suya y empiezan a nadar hacia el fondo. En ningún momento Jao siente miedo de no poder respirar. Los peces pasan muy cerca y al darse vuelta para mirarlos, sus cabelleras ondulan.

Siguen descendiendo. Está oscuro, entonces la joven toma un ramo de algas fosforescentes que iluminan todo.

– “Tienen bacterias luminíferas” –le explica.

Jao sigue mirando a su alrededor, absorto, como embobado.

– “Tengo que volver” -le dice con pena a la joven.

– “Como quieras, pero entonces mañana vendremos más temprano.”

– “¿Puedo contarle a alguien?” –pregunta Jao, preocupado.

– “Nadie te va a creer” –contesta ella con su sonrisa más seductora, mientras lo toma de una mano, para ascender.

En la playa, bien cerca del agua, alguien espera con una toalla en una mano y un juego de llaves en la otra.

En el horizonte, un sol muy rojo se va diluyendo como pinpintado con acuarelastado con acuarelas y se derrama sobre el mar…

Fin.

Jao y la sirena es un cuento fantástico corto de la escritora argentina Alicia Lidia Prack © Todos los derechos reservados.

Sobre Alicia Lidia Prack

Alicia Lidia Prack - Escritora

Alicia Lidia Prack es argentina, casada, dos hijos y un nieto de casi tres años. Escribe desde siempre. El primer libro que leyó de pequeña fue «Una chica a la antigua» de Louisa May Alcott, con el que aprendió a sumergirse en la lectura. Tiene un libro manuscrito terminado de su autoría, con casi trescientos cuentos y aspira a presentarlo a alguna editorial, algún día. Algunos de esos relatos se publicaron en tres antologías en las que participó.

Según sus mismas palabras, hizo radio, produjo y condujo sus propios programas de variedades. Sabe mucho de cine, de actores, algo de pintura y pintores. Además de escribir, también elabora cuadernos artesanales de costura copta, dibuja, mantiene una pequeña huerta en el fondo de su casa, colecciona caleidoscopios, abanicos, miniaturas, recortes de periódicos, recicla todo lo que puede antes de tirar algo como desecho.

«Amo la música de los ’80 y los ’90. También la clásica y la flamenca. Amo cocinar para su familia. Amo a los animales, en especial a los caballos. Me enojan mucho las injusticias, y sobre todo, el bullying. Soy de lágrima fácil, sueño todo el tiempo, y no paro de escribir.

Todo en este orden, quedando mucho más por contar.»

Otros cuentos de Alicia Prack

Y si te gustó esta fantástica historia breve de Alicia, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con otras personas a través de tus redes sociales, o descárgalo como PDF y compártelo por Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *