Saltar al contenido

Dios jam谩s abandona 馃檹馃徏 Era cierto realmente, Dios nos hace libres.

La Biblia tiene infinidad de pasajes* en los cuales asegura que 芦el Se帽os nunca abandona a sus hijos芦. Sin embargo, en el cuento 芦Dios jam谩s abandona芦, Juan no cree en nada de esto. 驴Habr谩 algo que pueda hacer cambiar de parecer a Juan? Es un cuento corto, profundamente espiritual y para todas las edades, de la escritora argentina Liana Castello.

Luego, si te gusta el cuento de Liana (estamos seguros que te va a encantar), por favor, deja algunos comentarios (鉁嶐煆), asigna una calificaci贸n con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (猸) y comp谩rtelo con conocidos, es un cuento para todas las edades, a trav茅s de tus redes sociales. Tambi茅n puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o correo electr贸nico (馃檹馃徏). 隆Gracias!

Dios jam谩s abandona

Dios jam谩s abandona - Cuento espiritual

Juan nunca hab铆a sido un hombre de fe. Su vida no hab铆a sido muy sencilla pero tampoco mucho m谩s complicada que la del com煤n de las personas.

Era una persona pragm谩tica, de aquellas que creen solamente en lo que ven sus ojos y se ci帽en a lo concreto. No era amigo de lo abstracto y cre铆a que Dios era precisamente eso, algo abstracto, sin rostro, sin cuerpo, que no era tangible ni visible y ante sus ojos eso se parec铆a peligrosamente al descr茅dito total.

Era dif铆cil o casi imposible para Juan pensar en un Dios que permitiese la guerra, el hambre, la enfermedad y el dolor. No pod铆a entender el libre albedr铆o que Dios da a sus criaturas para llevar sus vidas por los caminos que ellos elijan, pero siempre esperando que lleguen a 茅l y haciendo todo lo posible para que lo hagan.

De todos modos y sin darse cuenta, Juan buscaba a Dios, necesitaba creer, pensar que hab铆a algo m谩s que esta vida que tenemos, que exist铆a el AMOR con may煤sculas, el m谩s grande, el m谩s inmenso de todos.

Juan no lo sab铆a, pero lo buscaba.

Su vida era una constante b煤squeda y si bien Dios est谩 en todas partes, dicen que se percibe m谩s en lo peque帽o, que se aloja en los m谩s necesitados y se cobija en aquellos que no tienen d贸nde hacerlo.

Una fr铆a ma帽ana Juan caminaba por un parque que se encontraba frente a una iglesia. En las escalinatas de la misma estaba sentado un hombre con su mano extendida pidiendo limosna. Ese tipo de escenas eran las que hac铆an dudar a Juan de la existencia de Dios, lo mismo que cuando ve铆a un ni帽o con fr铆o y con hambre o injusticia y desamparo.

Juan segu铆a buscando creer, pero buscaba en el lugar equivocado. Hasta que un d铆a su b煤squeda termin贸.

Esa noche, la del mismo d铆a que hab铆a visto al hombre pidiendo limosna en la iglesia por la ma帽ana, volvi贸 a pasar por all铆 y la escena que vio lo moviliz贸 en forma inesperada. Una se帽ora casi tan humilde como el mendigo, le alcanzaba un taz贸n de sopa caliente y una frazada. Algo desgastada, pero que sin dudas combatir铆a el fr铆o.

Juan se qued贸 mirando.

Alguien cuya humildad era evidente, alguien a quien sin dudas no le sobraba nada, compart铆a con otro que ten铆a menos, su alimento y su abrigo. Volvi贸 a su casa caminando despacito, si poder sacarse de la mente o, mejor dicho del coraz贸n, el gesto de esa mujer.

No pudo conciliar el sue帽o, por un lado la pobreza extrema, el cielo como techo, la calle como hogar. Por el otro, la generosidad m谩s absoluta, el amor hacia el otro expresado, no en palabras, sino en apaliar la necesidad vital del pr贸jimo.

脡l no hubiera hecho eso, no se consideraba un hombre malo o indiferente, pero sab铆a que jam谩s se le hubiese ocurrido calmar el hambre y el fr铆o de un hombre que viv铆a en la calle. Sin embargo, esa humilde mujer, que ten铆a mucho menos que 茅l, hab铆a elegido hacerlo.

Era cierto realmente, Dios nos hace libres.

Pens贸 en cu谩ntas veces hab铆a visto gente con hambre y hab铆a elegido no hacer nada. Cuantas veces podr铆a haber dicho una palabra que otro necesitaba escuchar y hab铆a elegido no hacerlo.

Esa humilde mujer, hab铆a elegido compartir, acompa帽ar, sanar en cierto modo, en definitiva, hab铆a elegido amar.

Juan comprendi贸 que hab铆a buscado en lugares donde no suele encontrarse a Dios y que el Se帽or, para que no siguiera dudando de su existencia, hab铆a decidido present谩rsele en la figura de esa mujer que daba casi lo que no ten铆a para ella.

All铆 sin dudas, estaba Dios.

La vida ya no fue igual para Juan, pues hab铆a dejado entrar a Dios en ella y sabido es que Dios jam谩s abandona.

Fin.

Dios jam谩s abandona es un cuento enviado por la escritora Liana Castello 漏 Todos los derechos reservados.

*Algunas frase b铆blicas sobre 芦Dios jam谩s abandona a sus hijos禄

El Se帽or mismo marchar谩 al frente de ti y estar谩 contigo; nunca te dejar谩 ni te abandonar谩. No temas ni te desanimes.

Deuteronomio 31:8

El Se帽or est谩 cerca de los quebrantados de coraz贸n, y salva a los de esp铆ritu abatido.

Samo 34:18

Por tanto, vayan y hagan disc铆pulos de todas las naciones, bautiz谩ndolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Esp铆ritu Santo, ense帽谩ndoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estar茅 con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

Mateo 28:19-20

Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Se帽os me recibir谩 en sus brazos.

Salmo 27:10

Y yo le pedir茅 al Padre, y 茅l les dar谩 otro Consolador para que los acompa帽e siempre: el Esp铆ritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes s铆 lo conocen, porque vive con ustedes y estar谩 en ustedes. No los voy a dejar hu茅rfanos; volver茅 a ustedes.

Juan 14:16-18

Depositen en 茅l toda ansiedad, porque 茅l cuida de ustedes.

Pedro 5:7

驴A d贸nde podr铆a alejarme de tu Esp铆ritu? 驴A d贸nde podr铆a huir de tu presencia? Si subiera al cielo, all铆 est谩s t煤; si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, tambi茅n est谩s all铆. Si me elevara sobre las alas del alba, o me estableciera en los extremos del mar, aun all铆 tu mano me guiar铆a, 隆me sostendr铆a tu mano derecha!

Salmo 139:7-10

Llamar谩s, y el Se帽or responder谩; pedir谩s ayuda, y 茅l dir谩: 芦隆Aqu铆 estoy!禄

Isa铆as 58:9a

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque t煤 est谩s a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

Salmo 23:4

En ti conf铆an los que conocen tu nombre, porque t煤, SE脩OR, jam谩s abandonas a los que te buscan.

Salmo 9:10

Sobre Liana Castello

Liana Castello - Escritora

芦Nac铆 en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy casada y tengo dos hijos varones. Siempre me gust贸 escribir y lo hice desde peque帽a, pero reci茅n en el a帽o 2007 decid铆 a hacerlo profesionalmente. Desde esa fecha escribo cuentos tanto infantiles, como para adultos.禄

Liana Castello fue, durante varios a帽os,聽Directora de Contenidos del portal EnCuentos. Junto con este sitio, recibi贸 la聽Bandera de la Paz de Nicol谩s Roerich聽y se convirti贸 en聽Embajadora de la Paz en Argentina聽en 2011.

鈥淩especto de los cuentos para ni帽os puedo escribir cortos y largos, en rima o prosa, lo que todos tienen como hilo conductor, es el mensaje que trato de transmitir. Siempre pienso en un valor para transmitir a la hora de escribir y esto puede ser a trav茅s de una historia corta o de un cuento largo.鈥

Si quiere conocer m谩s sobre esta impresionante escritora, puede leer su biograf铆a聽Aqu铆.

M谩s cuentos de Liana Castello

驴Qu茅 te pareci贸 el cuento 芦Dios jam谩s abandona芦? Por favor, califica este cuento con estrellas (猸), deja algunas palabras sobre lo que te han parecido, puedes utilizar la secci贸n se comentarios (鉁嶐煆). Tambi茅n puedes compartirlo con algunos amigos y conocidos de todas las edades, utiliza los botones de redes sociales que est谩n a continuaci贸n (馃檹馃徏). 隆Gracias!

4.7/5 - (4 votos)

Por favor, 隆Comparte!



Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *



Curso de Escritura de Novelas para Principiantes