¿Un sueño?…una lección de vida Capítulo III

Componiendo distancias


Imprimir Imprimir

¿Un sueño?…una lección de vida.

¿Un sueño?…una lección de vida es uno de los cuentos de amor en capítulos de la escritora Viviana Vélez. Cuento sugerido para jóvenes y adultos.

-Encuentro miles de razones para distanciarme de ti, ha pasado tanto que hasta el olvido se fue alejando de mí- Expresó ella mirándolo a los ojos y con una leve sonrisa mezcla de ternura y afecto. La firmeza en sus palabras estallaba como fugaces estrellas en el cielo del corazón de él.

– No me dejes Amor, no te alejes de mí. Aunque los días, meses, años, lugares compongan un adiós, mi alma seguirá enlazada a la tuya; noche y día te buscará eternamente -Respondió él manteniendo su mirada profundamente en los ojos de su amada.

-Encontré la forma de poder verte cada día con la misma pasión incontrolable por ser dueño de tu amor, aquel que no puedo olvidar ni dejar de sentir, con la ilusión de por un instante logres verme con los ojos del alma, esa a la que amo profundamente-Confesaba con ternura él, agobiado por el dolor de la distancia.

-¿Vas a esperarme toda la vida? Preguntó ella.

-Hasta mi último aliento de vida. Contestó él

-Tantas veces te lo anticipé, en cada palabra que salía de mí, quizás supuse que entendías las entre líneas que la dimensión de cada instante compartido generaba. Creo que tu mente quedó estancada en aquel primer encuentro de la adolescencia de nuestras almas y decidió estancarse, empoderarse del egoísmo por poseerme eternamente -Expresó con firmeza ella, mirándolo con un sentimiento de pena por no corresponder de la misma manera que él esperaba en su amorosa ignorancia.

Es que el tiempo avanzaba y ella se iría para siempre de su lado, no, sin antes entregarle una Lección de vida.

Continuará….

Fin

Todos los derechos reservados por Viviana Vélez

¿Un sueño?…una lección de vida es uno de los cuentos de amor en capítulos de la escritora Viviana Vélez. Cuento sugerido para jóvenes y adultos.

[email protected]

Facebook: Palabras que llegan a tu corazón

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Capítulo II

Imprimir Imprimir