Un regalo de Navidad para Paco el lorito

Cuentos de Navidad para niños

Estamos a días de esta Nochebuena tan especial, ha sido un año difícil pero no por eso debemos dejarla pasar sin pedir al niños Dios los mejores deseos para nosotros, y nuestras familias y amigos. En este caso, el lorito Paco decide pedirle a Santa Claus, un deseo que le permita conocer el mundo. Un regalo de Navidad para Paco el lorito es un cuento de Navidad corto para los más pequeños.

Luego, si te gusta este cuento, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califícalo para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

Un regalo de Navidad para Paco el lorito

Regalo de Navidad para paco el lorito - Cuento

Érase una vez un pequeño loro que vivía feliz en su nido acompañado de su familia, aunque siempre estaba alegre, también estaba deseoso por aprender a volar y conocer el mundo. Aunque su mamá, quien ya había explorado varios rincones del planeta, le advirtió que para poder explorar diferentes lugares, primero tenía que controlar sus alitas a la perfección y también saber idiomas para comunicarse con más loros cuando lo necesitara. Emocionado, el pequeño Paco comenzó a aprender inglés con los mejores maestros del parque donde habitaba.

Iba a clases brincando de ramita en ramita hasta llegar a tierra y luego caminaba apresuradamente para llegar a tiempo. La mayoría de sus compañeritos de clase hacían lo mismo, puesto que todavía no sabían volar, aunque ya habían comenzado a entrenar.

También el pequeño Paco debía practicar volar con su papá y sus hermanos. Sin embargo, cada día que le tocaba práctica, inventaba alguna excusa para no asistir: “Hoy me duele la cabeza”, “tengo mucha tarea”, “tengo que ayudar a la Señora Lora Dora a hacer unas compras”… pero la verdad es que le aterrorizaba volar.

No quería que nadie se enterara de su temor a expandir sus alas, “¡qué vergüenza!”, pensaba, puesto que todos sabían que el pequeño lorito tenía muchas ganas de recorrer el mundo, pero ¿cómo lo haría sin usar sus alas? Era un pensamiento que lo atormentaba; además, no podía seguir evitando por siempre las prácticas con su papá.

Paco pasaba los días pensando cómo solucionar su problema: “Un loro que no sabe volar, ¡a quién se le ocurre! Sería el único en todo el planeta… pero no puedo, no puedo, ¡qué miedo! Seguramente me caeré y mis hermanos se reirán de mí… y ni hablar de mi papá, estará decepcionado”, se decía a sí mismo.

Al volver a su nido después de las clases de inglés, en las cuales, por cierto, era el mejor alumno gracias a su entusiasmo y dedicación, los papás de Paco le dieron una gran noticia: ¡irían a pasar las vacaciones navideñas a la montaña!

El pequeño lorito nunca había salido del parque, por lo que la noticia lo entusiasmó muchísimo… hasta que se dio cuenta que debía aprender a volar para poder ir con su familia.

Angustiado, el lorito Paco no pudo dormir en toda la noche, trató de idear un plan para no arruinar las vacaciones navideñas por su miedo a volar. Al día siguiente, decidió acudir a su mejor amiga, Lola, quien era una lorita lista y valiente que también acudía a clases con él. Ella ya sabía volar y era la única que conocía su gran secreto.

– “Lola, ayuda, ¿qué puedo hacer? No puedo arruinar los planes para Navidad, al fin vamos a ir a las montañas y siempre he tenido muchas ganas de conocerlas, dicen que el paisaje es bellísimo… pero el plan es ir volando y yo… ¡no puedo volar!”

– “Mmmm… creo que es tu momento para aprender a volar y quitarte el miedo, ¡verás que serás un gran loro volador!”

– “Pero ¿cómo? Si tan sólo mirar hacia el suelo desde las alturas me causa gran pánico, ¡no podré hacerlo!”

– “¿Qué tal si yo soy tu maestra particular de clases de vuelo? Conmigo no tienes por qué avergonzarte. No temerás las burlas de tus hermanos ni decepcionar a tu papá. Poco a poco verás que podrás volar para las navidades.”

Paco pensó que no era tan mala idea, aunque aún no sabía cómo se le quitaría el miedo, pero decidió aceptar la oferta de su querida amiga. Las clases con ella comenzaron inmediatamente, no había tiempo que perder, ¡la Navidad se aproximaba!

Lola resultó ser una excelente maestra de vuelo, pero el problema seguía siendo el miedo de Paco. Después de un entrenamiento en el que no tuvo muchos avances, el pequeño lorito volvió a su nido con un poco de tristeza.

En su casa, sus hermanos estaban haciendo las cartas a Santa Claus mientras su mamá preparaba unas ricas galletas con forma de pino y su papá tarareaba villancicos. El espíritu navideño de su familia lo animó y escribió su propia carta: “Querido Santa Claus, este año me he portado bien y sólo quiero una cosa para esta Navidad, ¡sólo una y sería el lorito más feliz! Quiero volar”.

El pequeño Paco se despertaba diariamente tempranísimo para asistir a clases con su amiga Lola y después para ir a su escuela de inglés. Sin embargo, no lograba sacudirse el miedo por más intentos de su amiguita por animarlo a volar ni por más ganas que él tenía de aprender.

La Nochebuena llegó y el lorito estaba atemorizado por lo que pasaría al día siguiente, ¡aún no había aprendido a volar! Durante la cena de Navidad, Paco estuvo muy angustiado, aunque el amor de su familia y la rica cena lo reconfortaron.

Al terminar la cena, el lorito tenía mucho sueño aunque tenía muchas ganas de mantenerse despierto para lograr ver a Santa Claus, aunque cayó rendido en pocos minutos, ¡aprender a volar era agotador! A media noche, una lucecita fugaz lo despertó, a lo lejos en el cielo vislumbró la silueta de un trineo, ¡era Santa!

Al día siguiente, los hermanos de Paco lo despertaron para que fueran a ver los regalos que había dejado Santa. El pequeño lorito no estaba muy entusiasmado, pero al colocarse al filo de la rama, sintió algo que no había sentido antes: ganas de extender sus alas.

Abrió sus alitas verdes, cerró los ojos y se atrevió a dar el paso hacia donde no quedaba más rama, al abrir sus ojos, ¡estaba volando! Sentía el aire a través de sus plumas. El lorito Paco era el más feliz, pues recibió el regalo que tanto había deseado, ¡era la mejor Navidad! ¡Estaba listo para conocer el mundo!

Fin.

Un regalo de Navidad para Paco el lorito es un cuento que enviaron a través de nuestro formulario de publicación.

Otros cuentos de Navidad para niños

Quieres leer más Cuentos de Navidad, puedes ver la larga lista que tenemos Aquí.

Si te gustó el cuento “Un regalo de Navidad para Paco el lorito“, por favor, déjanos tus comentarios (✍🏼), califica este hermoso cuento para que otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y comparte con otros niños de la familia o que conozcas usando los botones de las redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja un comentario.