Las Aventuras de Rizo y Osi. El oso siempre será su mejor amigo, a pesar del tamaño y de no ser una rana como ella.

Por Winda Burgos. Cuentos infantiles de aventuras con animales.

Una ranita y un oso decidieron salir a explorar el mundo y, a partir de esto, surgió una linda amistad entre ellos, que aún hoy la conservan. Las Aventuras de Rizo y Osi es un cuento de aventuras de la escritora puertorriqueña Winda Burgos, para niños y niñas pequeños.

Luego, si te gusta el cuento de Winda, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), califica el cuento con estrellas para que otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y comparte con niños y niñas a través de las redes sociales, o descargando como PDF y enviándolo por E-mail, Telegram o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

Las Aventuras de Rizo y Osi

Las Aventuras de Rizo y Osi - Cuento

Había una vez un estanque pequeño que llegaba al río donde vivían y crecían sapos y ranas. Una rana llamada Rita acababa de tener huevecillos. En par de semanas ya se convertirían en renacuajos y luego en pequeñas ranitas. De todas estas ranitas, una decidió aventurarse y escapar del estanque, llegando a cruzar el río. La ranita llamada Rizo, saltó y saltó hasta que no vio más su estanque.

Un poco asustada y solitaria, encontró una pequeña cueva. Decidió pasar allí la noche. En la obscura y húmeda cueva escuchó diferentes ruidos. Con una voz entrecortada preguntó:

— ¿Hay alguien aquí? — repitió — ¿hay alguien aquí? …

De momento le contestaron.

— Si soy yo, un pequeño oso.

Pero la ranita lo miró y le dijo:

— Pequeña soy yo. ¡Tú sí eres enorme!

El oso sonrío y le dijo:

— Soy más alto que tú, pero solo tengo 7 meses de edad.

Rizo se alegró y le preguntó:

— ¿Tú estás solo aquí?

El oso contestó:

— Sí, mis padres salieron y no regresaron.

Rizo la aventurera le propuso salir en la mañana muy temprano a conocer el campo bajando por el río. El oso llamado Osi le respondió:

— Muy bien, ya no estaré mas solo, seremos mejores amigos.

Amaneció y emprendieron su nueva aventura. Osi le comentó a Rizo que tenía mucha hambre y quería comer un rico pez y Rizo le dijo:

— Pues yo comeré moscas y hormigas. Muy bien, luego de desayunar continuaremos río abajo.

Al llegar a una cascada vieron que no podían bajar por allí pues estaba muy alto. Decidieron descansar bajo los árboles y oler las flores. Cuando de pronto, una enorme ave se colocó en una piedra y tomó agua del río. La ranita Rizo se le acercó y le preguntó:

— ¿Cómo te llamas?

— ¿Quién, yo?

— Sí, tú, ¿qué animal eres?

— Pues soy una garza blanca. ¿Y ustedes quienes son?

— Soy Rizo, la ranita y él es mi mejor amigo Osi.

La garza blanca sonrío y les preguntó de forma incrédula.

— ¿Y qué hacen ustedes juntos y como mejores amigos?

Rizo contestó:

— Pues nos gusta la aventura y vamos juntos a disfrutar de la naturaleza.

La garza blanca les dijo:

— Pues aquí no deben estar, la cascada es muy alta y pueden caer al precipicio. Yo los puedo bajar para que continúen su viaje.

— ¿De verdad harías eso por nosotros?

— Sí. Solo los bajaré para que no se caigan por la cascada.

La garza blanca montó a Rizo en sus alas y a Osi en sus largas patas y emprendió el vuelo hacia la parte baja de la cascada. Rizo y Osi le dieron las gracias por tan bonito gesto, pues ellos solos no podían bajar la enorme cascada. Se despidieron de la garza blanca y continuaron su aventura por el río. De repente se escuchó un gruñido. Era el estómago del osito.

— Oye Rizo, ya tengo hambre — dijo Osi.

— Pues vamos a buscar qué comer.

Salieron del río, se adentraron en el campo y encontraron un huerto de vegetales. Se acercaron y al no ver a nadie, comieron hasta no poder casi caminar. Allí les cogió la noche y se quedaron dormidos. Cuando el sol les iluminó la cara, volvieron a comer los vegetales que quedaban en el huerto. En ese momento salió un enorme perro con unos colmillos llenos de babas, ladrando muy fuerte. Rizo y Osi salieron saltando y corriendo hasta el río. Rizo muy asustada le comentó a Osi:

— ¡Qué miedo me dio ese animal peludo!

Osi se rió con mucha fuerza y Rizo le dijo:

— Tú tenías que gritarle para que él se fuera de allí y nosotros poder terminar nuestro desayuno. Pero ya, vamos a continuar nuestro viaje.

Han pasado varios años. Rizo y Osi continúan caminando río abajo y vuelven río arriba sin nada más qué hacer, solo hablar, reír y compartir su linda amistad.

Ya adultos, Rizo decidió volver al estanque y Osi volver a su cueva para ver si sus padres lo esperaban. Rizo le dijo a Osi que siempre será su mejor amigo, a pesar del tamaño y de no ser una rana como ella. Se despidieron para continuar con sus vidas, Rizo en el estanque y Osi en la cueva. Esta siempre será una linda historia para recordar.

Fin.

Las Aventuras de Rizo y Osi es un cuento de la escritora Winda Burgos © Todos los derechos reservados.

Sobre Winda Burgos

Winda Burgos - Escritora

Winda Burgos Santiago, nació el 13 de febrero en GuayanillaPuerto Rico. Tiene un Bachillerato en Administración de Empresas y está casada con Rafael Nolasco. Winda tiene 3 hijos: Tilza YariLuis David y Ryan, los cuales han sido su inspiración para escribir cuentos para niños.

“Deseo que la magia de los cuentos no se pierda, que los padres puedan leer y pasar tiempo con sus niños. Que les transmitan el amor por la lectura. Mi pasatiempo favorito es escribir y compartir en familia”.

Otro cuento de Winda Burgos

¿Qué te pareció el cuento “Las Aventuras de Rizo y Osi“? Por favor, déjanos tus comentarios (✍🏼), califica el cuento para que califique bien y otros lo encuentren en el sitio (⭐) y comparte con otros niños y niñas a través de las redes sociales, puedes usar los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.3/5 - (3 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.