El fantástico sueño de los primos: aventuras de Quique y Nano en la selva.

Por Bernabé Galán Sánchez. Cuentos de aventuras para niños

El fantástico sueño de los primos es un historia llena de fantasías y aventuras del escritor y, como él mismo se denomina, “médico de pueblo” Bernabé Galán Sánchez de Córdoba, España. Es la historia de dos primos que, estando de vacaciones en la casa de los abuelos y durmiendo en la misma habitación, había tenido ambos el mismo mágico sueño.

Luego, si te gusta este cuento del Dr. Bernabé Galán Sánchez, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con conocidos, especialmente niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp o E-mail (🙏🏼). ¡Gracias!

El fantástico sueño de los primos

Quique y Alejandro son primos que tienen casi la misma edad. Son familia porque la mamá de Quique y el papá de Alejandro son hermanos. A los dos les gustan mucho los animales. Desde pequeños han preferido los juguetes de animales y conocen muy bien los nombres de muchos de ellos, especialmente los dinosaurios.

Aunque estos primos viven lejos uno del otro –Alejandro vive en Córdoba y Quique en un pueblo de Granada- parece que tienen una comunicación telepática frecuente. Ved lo que les ocurrió un día.

– “¡Hola, primo Quique!” –gritó de alegría Alejandro, dándole un abrazo.

– “¡Hola, Nano! ¡Qué alegría me da verte por aquí! ¿Y tus padres, donde están? Yo no sé dónde están los míos. Y estoy preocupado, tengo un poco de miedo.”

– “Yo tampoco sé dónde están los míos. Me he encontrado de pronto aquí contigo sin saber cómo. Yo creo que estamos perdidos. No te preocupes y vamos a explorar, a ver qué nos encontramos en este lugar tan bonito.”

No había terminado de hablar Alejandro cuando apareció trotando un hermoso caballo blanco que se acercó a ellos y comenzó a hablarles. Quique y Nano –que así llamaban familiarmente a Alejandro– se quedaron boquiabiertos y emocionados mirando con unos ojos muy grandes al caballo.

– “¡Hola chicos!” –les decía el animal mientras daba vueltas alrededor de ellos- “¿Qué hacéis aquí en este bosque fantástico? Si queréis os puedo subir encima de mí y os lo enseño. Ya veréis cómo os va a gustar esta visita.”

– “¡Si, si, vale! ¡Qué bien!” –dijeron los dos a la vez, aplaudiendo y dando saltos de alegría.

– “¿Cómo te llamas? Yo soy Enrique y mi primo es Alejandro, pero nos llaman Quique y Nano.

– “Yo me llamo Veloz” –respondió el caballo mientras doblaba sus patas y bajaba su cuerpo al nivel del suelo para que los niños subieran sobre él.

Una vez montados, Veloz comenzó a caminar despacio y poco a poco inició un trote que fue aumentando de velocidad y cuando iba a comenzar a galopar volvió su cabeza mirando a los niños y les dijo sonriendo:

– “¡Agarraos bien y disfrutad! ¡No temáis por nada!”

De repente se le desplegaron dos alas y le apareció un cuerno en la frente. ¡Era un unicornio alado!

Caballo alado - El fantástico sueño de los primos

– “Os voy a enseñar todo este parque desde aquí arriba, volando, porque es muy grande y si vamos por el suelo tardaríamos muchos días en verlo.”

Los primos estaban entusiasmados y felices. Reían de emoción ante la belleza de los paisajes que estaban viendo desde arriba.

– “Mirad ese lago en el que nadan los cisnes y se duchan los elefantes. El agua es tan transparente que se ven los peces brillar al reflejarse el sol en la superficie.”

– “¡Baja, baja, que lo veamos de cerca! ¿Podemos hablar con ellos?”

El fantástico sueño de los primos - Cuento de aventuras
Paisaje de Karl Frey

– “¡Sí, claro! En este inmenso jardín todos los animales hablamos un idioma que entienden los humanos” –dijo Veloz, posando sus patas en el suelo a la orilla del lago.

Cuando los cisnes se dieron cuenta de la presencia de los visitantes, se aproximaron a ellos. Salieron del agua y los saludaron sacudiendo sus alas y abriéndolas a modo de saludo, mientras el elefante dejó de ducharse echando agua por su trompa y también se aproximó a ellos y les dijo:

– “Hola Veloz ¿Quiénes son estos pequeños humanos que vienen contigo?”

– “¿Qué tal Eleuterio?” -que así se llamaba el elefante- “Ellos son Alejandro y Enrique, pero los amigos los llamamos Nano y Quique. Vienen de España: Nano es de Córdoba y Quique de Granada. Les estoy enseñando el parque. Son nuestros invitados.”

De repente comenzó a oírse un ruido muy grande que iba en aumento, como si se fuese aproximando a ellos. De pronto apareció por encima de las copas de los árboles la cabeza de un brontosaurio y los niños se asustaron y corrieron al lado de Veloz, pidiéndole que los defendiera, los subiera encima de su lomo y saliera volando.

– “No os preocupéis” –les contestó el unicornio- “Paquitosaurio no es agresivo y es amigo nuestro. Ahora os lo presento. Ya veréis como viene acompañado de la jirafa Virginia.”

No tardaron en salir del bosque el dinosaurio y la jirafa saludando desde lejos a nuestros protagonistas. Momentos después apareció majestuosamente el Rey de la selva: un león muy grande y muy bello que caminaba con orgullo moviendo su cabeza y meciendo al aire su larga cabellera.

Cuando Leopoldo, el león, llegó donde estaban nuestros amigos, todos los animales se colocaron formando un corro alrededor de ellos y comenzaron a hacerles muchas preguntas: de dónde eran, si iban al colegio, si sacaban buenas notas, si tenían muchos amigos, cómo se llamaban sus papás, sus abuelos, sus primos; qué juegos les gustaban, si comían mucho…

También los niños tenían mucho interés en conocer las vidas de aquellos animales y les hacían preguntas insistentemente.

Al nombrar la comida, Leopoldo sintió cosquillas en su estómago y se le abrió el apetito. Dio un rugido muy grande e inmediatamente aparecieron cuatro grandes gorilas vestidos de camareros y le preguntaron:

– “¿Qué desea, su majestad?”

– “Tengo ganas de comer y nuestros amigos también. Haced el favor de traer la paella con frutas tropicales que os dije que preparaseis para hoy y tened en cuenta que tenemos dos invitados.”

– “¡Arriba, dormilones! ¡Vamos a desayunar! Que hoy tenéis que ir a pescar con el abuelo.”

Era la abuela Maty que les movía las sábanas para que se despertaran. Alejandro y Quique comenzaron a desperezarse, se sentaron en las camas y se miraron uno al otro sonriendo, mostrando complicidad, como si quisieran comunicarse que habían tenido el mismo sueño.

Estaban de vacaciones en la casa de los abuelos y dormían juntos en la misma habitación. En otra, al lado, se encontraban despiertas Rosa y Tania y ya se estaban vistiendo. A Álvaro, el más pequeño de los nietos, le gustaba dormir con los abuelos en su cama, en medio de los dos.

Después de desayunar acompañaron todos al abuelo a la cochera, a recoger el coche para ir al campo, a la orilla del río donde lanzarían sus anzuelos para pescar.

Como siempre hacían, convencieron al abuelo para meterse en el maletero e ir jugando por el camino, aunque viajar de esa manera no estaba permitido. Como el río estaba muy cerca podían ir por caminos de tierra por los que apenas había tráfico y no había peligro. Durante el recorrido, Quique y Alejandro le contaron a las primas Tania y Rosa y al primo Álvaro el sueño que los dos habían tenido.

– “Hemos soñado los dos que nos encontrábamos en un bosque muy grande con árboles gigantes. Era como una selva y había muchos animales, grandes y pequeños, que hablaban con nosotros. Lo hemos visto desde el cielo, subidos en un unicornio que volaba y luego bajó al suelo y nos hicimos amigos de elefantes, cisnes, gorilas, peces, jirafas, un dinosaurio que se llamaba Paquitosaurio y más animalitos que obedecían al león Leopoldo que era su rey.”

Niños pescando en el río

Con esta conversación se les hizo muy corto el camino y llegaron enseguida a la orilla del río, donde disfrutaron pescando peces que tras acariciarlos y hablarles devolvían al agua.

Fin.

El fantástico sueño de los primos es un cuento del escritor Bernabé Galán Sánchez © Todos los derechos reservados.

Sobre Bernabé Galán Sánchez

Bernabé Galán Sánchez - Escritor

“Me llamo Bernabé Galán Sánchez, soy Médico Rural (Médico de Familia o Médico de Cabecera). Me ha gustado escribir desde pequeño, que comencé a llevar un diario (que aún de vez en cuando escribo). Ahora ya estoy jubilado y he comenzado a escribirles cuentos a mis nietos y en ellos mezclo a mi experiencia y vivencias como médico de pueblo con sus ilusiones que vierto en unas líneas que les entretienen.”

Bernabé nació en Adamuz (Córdoba) el 4 de Julio de 1952. Estudió bachiller en el Colegio La Salle de Córdoba y la carrera de Medicina en la Universidad de Sevilla, y posteriormente hizo el Doctorado y la Especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria en la Universidad de Córdoba.

“Comencé a trabajar en Monturque (Córdoba) donde acabé siendo Alcalde en las primeras elecciones municipales, aunque seguí como médico y sin cobrar una peseta como Alcalde. Allí dejé en marcha muchos proyectos al tenerme que marchar forzosamente a los cinco años y medio, por concurso de traslado como médico a Fuente Palmera (Córdoba) donde permanezco después de más de 40 años.”

“Aunque me jubilé hace casi 8 años he seguido trabajando como médico en el ámbito privado y en 2013 mis compañeros me eligieron Presidente del Colegio Oficial de Médicos de nuestra Provincia, puesto en el que estaré hasta diciembre de este año que finaliza mi segundo y último mandato, de lo que tengo ganas ya para poder dedicar mi tiempo a la familia, y especialmente a mis nietos.”

Si te gustó este entretenido cuento “El fantástico sueño de los primos” de Bernabé Galán, por favor, déjanos algunas palabras en los comentarios (✍🏼), asigna una calificación a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños y niñas a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *