Mimi y la sombra que ladra 😬 Ella pudo volver a la cama con la tranquilidad de haber enfrentado sus miedos.

Por Yamilka Yanet. Cuentos de miedo para niños

Por lo que se ve, Mimi es una niña decidida y que no le teme a las alturas. Pero, sin embargo, parece que muchas veces, a la noche, su mente le juega una mala pasada y se atemoriza por los ruidos que escucha. Es lo que podemos leer en Mimi y la sombra que ladra, un intrigante cuento que, por primera vez, nos envía Yamilka Yanet, la autora de esta historia. ¿Qué fue lo que aterrorizó a Mimi esa noche?

Al final, si te gusta el primer cuento de Yamilka Yanet, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), califica la historia para que otros la encuentren en el sitio y la lean (⭐) y compártela con algunos adolescentes a través de las redes sociales, o descargando como PDF y enviándolo por correo electrónico, Whatsapp o Telegram (🙏🏼). ¡Gracias!

Mimi y la sombra que ladra

Mimi y la sombra que ladra - Cuento de miedo

No tan lejos del verde suelo, en la cima de la tercera copa de un gran árbol, existe una casa de madera, grandes hojas y cristal. ¡Era una casa realmente enorme! Tanto que cuando fue construida era tan pero tan grande que tuvo que partirse a la mitad y apilar una parte sobre la otra, como un gran torre.

En aquella gran casa vivía una dulce niña llamada Mimi, sus papás y su pequeña hermana Didi.

Al caer la noche, la mamá de Mimi comentó:

– “¡El primer piso es muy pequeño para que todos podamos dormir en él!”.

El papá de Mimi asiente, “¡Mamá tiene razón!”.

Si antes la casa era enorme, ahora a duras penas puede pasar por la puerta al mismo tiempo que la mamá de Mimi.

¡A la mamá de Mimi se le ocurre una gran idea para que todos puedan dormir cómodos en sus propias camas!

– “Alguien debe ir a dormir al segundo piso”.

El papá de Mimi mueve su gran cabeza de izquierda a derecha.

– “¡No, no, no! Papá no puede ir al segundo piso porque pesa demasiado. Si papá fuera al segundo piso, ¡La casa estaría cansada! Y el gran árbol se molestaría. Papá debe dormir en el primer piso”.

– “¡Didi puede dormir en el segundo piso!” -mamá sugiere por segunda vez.

Didi llora en respuesta:

– ¡No, no, no! Didi aún es una bebé y no puede hablar, si mamá la dejara sola por la noche a Didi, podría pasarle algo. Didi dormirá en el primer piso con papá”.

¡Oh, vaya!, creo que al papá de Mimi le ha surgido una idea:

– “¡Puede mamá dormir en el segundo piso!”.

Mamá se asusta y mueve su pequeña cabeza de izquierda a derecha:

– “¡No, no, no! La mamá de Mimi le teme a las grandes alturas, así que no puede subir al segundo piso. Papá, mamá y Didi deben dormir en el primer piso”.

Los bostezos no se hacen esperar, ¡Todos están cansados!

Oh, vaya ¿Qué hace Mimi?

Abre sus grandes ojos tan grandes como puede y da tres saltos de canguro. ¡Mimi ha tenido una idea!

A diferencia de papá, Mimi es pequeña y delgada, Mimi no es una bebé al igual que Didi por lo tanto, no preocuparía a mamá en la noche porque puede hablar.

Mimi piensa sobre estar más alto que alto y al contrario de mamá, ¡No le asusta!

¡Hurra! ¡Mimi dormirá en el segundo piso!

Bastante agotados y con una decisión tomada, todos deciden ir a dormir. Mimi se despide de todos y sube las escaleras hasta el segundo piso. Luego de lavar sus dientes y ponerse la pijama, ¡Mimi está lista para ir a la cama!

La habitación está iluminada por la luz de la luna y los ronquidos de Mimi se escuchan por el lugar.

Oh, no. ¿Qué es ese ruido?

Una pequeña y veloz sombra se mueve por las paredes de la habitación. Mimi se despierta y asustada, corre a la planta baja.

– “¡Mamá! ¡Mamá! ¡La sombra está corriendo por las paredes!”.

Mamá se pone de pie y sube al segundo piso, al volver abajo, responde:

– “¡No hay nada corriendo por las paredes!”.

Mamá vuelve a dormir mientras que Mimi se dirige al segundo piso. Al llegar hasta la cama, cae dormida inmediatamente.

¡Plam! ¡Plam! ¡Plam!

Un sonido metálico hace a Mimi saltar de cama. Al mirar a la pared, ve cómo la sombra salta mientras hace aquel sonido. Mimi vuelve a dejar la cama y baja al primer piso.

– “¡Mamá ¡Mamá! ¡La sombra está haciendo ruidos en la pared!”.

Mamá vuelve a subir las escaleras y segundos más tarde, vuelve a bajar.

– “No hay nada haciendo ruidos en las pared, Mimi“.

Por segunda vez, mamá regresa a la cama y Mimi al segundo piso. Al acostarse sobre la cama, Mimi cae en un profundo sueño.

¡Oh, no! ¿Qué está haciendo la sombre esta vez?

Mimi despierta y al ver a la sombra, queda asombrada. Esta vez no ha corrido por las paredes, ni ha hecho ruidos metálicos.

¡Estaba ladrando!

Mimi vuelve a la planta baja, ¡Mamá está realmente agotada!

– “¡Mamá! ¡Mamá! ¡La sombra está ladrando!”.

Mamá toma la decisión de subir al segundo piso en compañía de Mimi para enfrentar a la sombra.

Todo se mantiene en silencio y segundos después, una sombra empieza a correr por las paredes, ruidos metálicos se unen a sus saltos y unos ladridos se unen a ellos. Mamá camina hasta la ventana y ríe fuertemente al descubrir de qué se trata.

Con temor, Mimi se une a ella.

Al llegar hasta mamá, Mimi se asombra y se une a las risas de mamá.

No había ningún monstruo o sombra encantada, ¡Solo era George! El pequeño y travieso perro de la casa de al lado.

Mamá regresó a la planta baja y esta vez pudo dormir en paz. George también se había dormido y Mimi pudo volver a la cama con la tranquilidad de haber enfrentado sus miedos y no dejar que el temor se adueñara de ella.

A partir de ese momento, Mimi no se dejó aterrorizar por las cosas que pasaban por su mente y se convirtió en una valiente niña capaz de enfrentar cualquier cosa que la atormentara.

Fin.

Mimi y la sombra que ladra es un cuento de la escritora Yamilka Yanet © Todos los derechos reservados.

Sobre Yamilka Yanet

Yamilka Yanet - Escritora

“Mi nombre es Yamilka Yanet, nacida en la República Dominicana y una nueva en el mundo de la escritura. Me dedico a escribir historias juveniles y cómics de lectura vertical. Fiel amante de los libros y la buena música, llego al mundo de los libros infantiles con el deseo de influir positivamente en los niños que me lean”.

¿Qué te ha parecido el cuento “Mimi y la sombra que ladra” de Yamilka? Por favor, califícalo con estrellas (⭐), deja algunas palabras en los comentarios sobre lo que te ha parecido (✍🏼). También puedes compartirlo con tus conocidos, adultos o jóvenes, a través de las redes sociales, utiliza los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



1 comentario en «Mimi y la sombra que ladra 😬 Ella pudo volver a la cama con la tranquilidad de haber enfrentado sus miedos.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *