Guadalupe y el conejo blanco


Por María Teresa Di Dio. Cuentos infantiles de sueños y animales

El cuento de Guadalupe y el conejo blanco es una historia corta de sueños y animales que la escritora María Teresa Di Dio le dedica a su biznieta Guada.

Guadalupe y el conejo blanco

Guadalupe y el conejo blanco - Cuento de sueños

Caía la tarde cuando Guada salió con su bicicleta a recorrer el barrio.

Tan chiquita y risueña con la cabellera al viento, tan solo unos pocos metros y allí estaba aquél conejo con su pelaje blanco, se acercó a los saltitos uno y dos, uno y dos.

Movía el hocico y sus bigotes eran largos y graciosos.

– «¿Me llevas contigo amiga?»

Guada dio un gritito de alarma, le parecía raro que un conejo hablara. Pero también pensó y ¿por qué no?

– «¿Te llevo en el canasto de la bici amigo?»

– «Bueno amiga nos vamos hasta el reino de los animales.»

La niña pensó que no había pedido permiso a sus padres, pero por un ratito nadie se daría cuenta.

En el reino había muchos animales que Guada conocía, ¡otros no tanto!

Teros, tortugas, liebres, zorros, todos estaban cantando unas canciones muy bonitas… ella comenzó a bailar y cantar y todos juntos cenaron un gran banquete con frutas y muchas cosas ricas.

Pero… un viejo lobo gruñón no cantaba. Estaba en un rincón de muy mal humor.

– «¡Seguramente te duele la panza! ¿quieres que te cure?» le dijo Guadalupe.

El lobo refunfuñó con un «grrr grrr…» y se alejó, pero la niña insistió, dime:

– «¿Qué te sucede amigo?»

– «¡¡¡Me duele la muelaaaa!!!»

– «Huuyyy pobrecito. ¡Te acaricio el hocico a ver si te calma!»

¡Rinnnnggg sonó el despertador!

– «Guadalupe Pilar ¡hay que levantarse!» -dijo su mamá.

Que pena era un sueño… pero ¿se le habrá pasado el dolor de muelas al lobo?¿Ustedes que piensan?

Su abuela llegó ese día con un conejo blanco de regalo para ella, Huuyy…

Fin.

Para mi biznieta: Guadalupe Pilar Paz.

Cuento corto enviado por la escritora María Teresa Di Dio.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: