La ratona

La ratona

La ratona

La ratona. Janette Cuevas Ramos. Cuentos infantiles con valores.

Había una vez, una ratona pequeña, vivaz, alegre, solitaria por opción. Sin necesidad de salir de su madriguera, atisbando un mundo externo que no llamaba su atención.

Un día, un ratón de su clan, el tío Diego le insiste en conocer otro mundo, el del humano en cuya casa vivían.

En el otro extremo de la residencia, estaba el país de los llamados “ratones de biblioteca”.
La ratoncita dudó, nunca le gustaron los grupos. Finalmente accedió, de lo contrario jamás habría pisado la biblioteca de al lado.

Una vez allí, asombrada dijo:

– ¡Tantas páginas escritas, libros inmensos, versos y letras en blanco y negro! Quiso escribir un cuento y le salió una historia. Conoció un país extraordinarios que cambió su quehacer diario.

Desgraciadamente, su querido tío Diego, saltó de un queso quedando ciego. Ratona espectadora no lo pudo detener a tiempo, aunque lo intentó con el corazón abierto.

¿Qué hacer? ¿Cuidarlo por siempre? ¿No volver a la biblioteca rodeada de letras? ¿Transformarse en rata traidora? O ¿En espía de madriguera? Ver pasar la vida. Seguiría sin el mundo de la biblioteca…podía, el problema…es que no quería.

Por un lado, tío Diego, por el otro, un mundo nuevo.

Llegó el momento…siempre llega, en que debía tomar una decisión y asumir las consecuencias. Ser independiente tiene costos, asumirlos es su responsabilidad, de nadie más.

Varios se manifestaron:

– “Mucha pena, hasta dolor siento por esta ausencia”.

– “¿Te vas a pasar el resto de tu vida haciendo lo que no quieres?”

Una frase en particular hizo la diferencia:

– “Por mi parte no te sientas comprometida, yo se entender las situaciones, solo espero que seas feliz.

Cuenta conmigo siempre”.

A ratona se le ocurre una idea, una solución siempre queda a quien su vida planea. Se acerca al grupo de la biblioteca:

– Continuar es mi decisión libre y voluntaria, como todas lo deben ser. Agrega: Nadie es imprescindible, todos necesarios.

¡Aquí hay tantas páginas escritas, libros inmensos, versos y letras en blanco y negro!

De ahora en adelante, vendré por las noches, mientras tío Diego duerme. De día, le contaré los cuentos de libros que me entretienen. No me quedaré sentada en la madriguera, no puedo caminar, si no me atrevo a dar…un paso más.

Fin

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

La ratona. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda. Relatos para niños

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]