Nicoletta – Capítulo VIII


Imprimir Imprimir

Nicoletta – Capítulo VIII es uno de los cuentos de mentiras de la colección cuentos infantiles de la escritora Liana Castello para niños a partir de nueve años.

VIII Una propuesta inesperada

Nicoletta no había pasado una buena noche. Había tenido que dar muchas explicaciones, ninguna de las cuales convenció a su mamá. ¿Por qué había traído al perrito? ¿por qué había dicho que Doña Elisa sufría del corazón? ¿Por qué había tardado tanto cuando fue a llevar al perro? ¿Por qué había quedado el comedor hecho un campo de batalla?

Demasiadas preguntas para demasiadas mentiras. Nicoletta ya no sabía cómo volver atrás, cosa que suele pasar cuando uno miente; luego cuesta volver al camino de la verdad. Y como no pudo responder con sinceridad, no pudo tampoco dormir bien.

Llegó al colegio de bastante mal humor y esperando con todo su corazón que su metida compañerita hubiese faltado. Cuando llegó al aula vio que su deseo no se había cumplido, allí estaba la muy metida mirándola fijo y seguramente muy atenta a ver con qué podía fastidiarla como era su costumbre.

Luego saludar a todos los chicos, la señorita dijo:

-Hoy vamos a seguir con el tema de las mascotas.

La noticia no le gustó nada a Nicoletta. Ya había tenido suficiente con todo lo ocurrido con el perrito de Doña Elisa y la verdad gustosa estaba dispuesta a aprender cualquier otro tema menos ese.

-Quiero felicitarte Nicoletta, María Pía (así se llamaba la niña molesta) me ha contado que el perrito que has adoptado no escucha, has hecho realmente una obra de bien ¡un aplauso para Nicoletta por su buena acciòn! -propuso la maestra con un entusiasmo un tanto desmedido.

Nicoletta sólo podía pensar en que esa niña estaba empecinada en molestarla de una u otra manera ¿qué necesidad había tenido de contar que su supuesto perro era sordo? ¿qué le importaba a ella y al resto de la clase cómo escuchaba Nico?

-Mira Nicoletta-dijo la maestra-tu buena acción me ha inspirado algo. Se me ha ocurrido que traigas a tu perrito y nos enseñes cómo puedes comunicarte con él a pesar de su sordera, creo que sería muy enriquecedor para todos.

-No creo señorita, hay temas tanto más interesantes para tratar-dijo Nicoletta.

-No creas, esto es un ejemplo de vida, una enseñanza para todos-insistió la señorita.

-Con todo respeto señorita, creo que exagera-dijo la niña

-Por primera vez estoy de acuerdo con Nicoletta maestra, creo que está exagerando-se entrometió María Pía.

– ¡Ay Nicoletta qué modesta eres!-dijo la maestra- creo que verdaderamente será muy enriquecedor ver cómo te comunicas con un perrito que no puede escucharte. Me intriga saber cómo lograr que se acerque a ti si no te puede escuchar.

– No lo logra-agregó la desagradable niña-yo estuve ayer en su casa y ella lo llamaba y lo llamaba y el perro nada, como si escucha llover, ay perdón fue un mal ejemplo-agregó María Pía.

-¿Y tú qué sabes de perros?-le gritó Nicoletta.

-De perros no mucho, pero era evidente que no le movía un pelo cuando intentabas que fuera contigo, te diría que casi ni te miraba.

-Yo me comunico perfectamente con Nico –contestó desafiante Nincoletta- es que mi perrito estaba distraído porque tú lo habías discriminado.

-¡Basta con eso!-gritó María Pía.

-Claro, ahora dices basta porque no te conviene que yo cuente cómo te sorprendiste cuando te conté que mi perrito no escuchaba.

-Bueno… debo reconocer que me sorprendí, pero nada más. Nunca había conocido un perrito sordo, fue sólo eso.

-¡Basta niñas, basta las dos! Se terminó la discusión-intervino la maestra.

– Si María Pía se sorprendió, está en todo su derecho, eso no significa que discrimine y cuanto a ti Nicoletta… realmente eres muy modesta, estás dando un gran ejemplo a todos.

-Maestra no exagere por favor, mejor dejemos el tema ahí. Podríamos hablar de otras cosas muy interesante como la fotosíntesis, fauna y flora de la selva, qué se yo.

-¡Nada de eso pequeña! Mañana te espero con tu perrito, será un día muy especial que ni tú ni nadie podrá olvidar, ya verás-dijo la maestra muy entusiasmada.

-No lo dudo-dijo Nicoletta sin poder disimular su gran preocupación.

Todo iba de mal en peor.

Continuará…

Todos los derechos reservados por Liana Castello

Nicoletta – Capítulo VII es uno de los cuentos de mentiras de la colección cuentos infantiles de la escritora Liana Castello para niños a partir de nueve años.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Capítulo VII

Imprimir Imprimir