Saltar al contenido

Lina y sus pecas de zanahoria 👧 Se levantaba y se miraba en el espejo diciéndose «eres una hermosa niña» sin cesar.

Por María Alejandra Torigino. Cuentos para niñas con pecas.

Lina y sus pecas de zanahoria es uno de los bellos cuentos infantiles cortos para niñas con pecas y con valores humanos de respeto por las diferencias, de la escritora María Alejandra Torigino de Argentina. Es un cuento sugerido para niños y niñas a partir de los ocho años de edad.

Luego, si te gusta el cuento de María Alejandra, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio y lo lean (⭐) y compártelo con conocidos, especialmente los niños y las niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o correo electrónico (🙏🏼). ¡Muchas gracias!

Lina y sus pecas de zanahoria

Lina y sus pecas de zanahoria - Niña con pecas

Lina era alumna de kínder.

Se levantaba por las mañanas y mientras mami le hacía las trenzas se miraba al espejo, tenía que hacer algo para hacer desaparecer sus pecas.

Un compañero de pelo color negro azabache le hacía burlas todas las mañanas. Ella se sentía muy mal, diferente y con sus manitos tapaba su cara, sentía mucha vergüenza.

La señorita la observaba desde hace un tiempo con preocupación y con mucho cariño la llamó y la sentó en su regazo.

Lina se sintió mejor, la seño le había traído un regalo misterioso.

Estaba en una caja especialmente para ella…

Con gran curiosidad abrió la caja y se encontró con un hermoso espejo, parecía el de una princesa.

Se sintió así, fue demasiado, le dio un gran abrazo a su seño del kínder y con paciencia, ésta le dijo que se mirara y se dijera todos los días que era una hermosa niña, sus pecas color zanahoria era lo más hermoso que Dios le había dado.

Debía repetir eso todos los días al levantarse y así vería reflejado en él, a una princesa de verdad.

Lina cumplió… se levantaba y se miraba en el espejo diciéndose eso sin cesar.

Comenzó a sentirse mejor y mejor y las burlas y risas por sus pecas ya no la lastimaban, sólo escuchaba -eres una hermosa princesa-

Y lo supo un día…

Miró a sus compañeritos y vio muchas orejas grandes, ojos tristones, narices feas y ya no se sentía diferente, ellos reían y se divertían igual y así eran felices, como Dios los había hecho.

Eso quedó en su memoria para siempre y conservó ese regalo en un rincón muy especial de su cuarto.

Al crecer, enseñó eso a sus hijos y éstos a los suyos, y el espejo fue pasando por muchas manos año tras año…

Fin.

Lina y sus pecas de zanahoria es un cuento de la escritora María Alejandra Torigino © Todos los derechos reservados.

Sobre María Alejandra Torigino

María Alejandra Torigino - Escritora

María Alejandra Torigino es una escritora argentina, especialista en Literatura Infantil y Embajadora de la Paz. Tiene un Posgrado de cuentos terapéuticos y fábulas en educación, Máster en Arteducación e instructora de arte terapia infantil y de adultos mayores.

Es autora de varios libros entre los que se encuentran «A mis locos bajitos», «Cuentos para el kinder» y «Cuentos con chocolate». Tiene varios Premios nacionales por sus obras, participó en antologías y programas de lectura en Latinoamérica, y es Arte terapeuta.

Otros cuentos de María Alejandra

¿Qué te pareció el cuento «Lina y sus pecas de zanahoria«? Por favor, califica este cuento con estrellas (⭐), deja algunas palabras sobre lo que te han parecido, puedes utilizar la sección se comentarios (✍🏼). También puedes compartirlo con algunos niños, utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.7/5 - (4 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Curso de Escritura de Novelas para Principiantes