La canción del pastorcillo


Imprimir Imprimir

La canción del pastorcillo

La canción del pastorcillo. Max Bolliger. Cuento de Navidad. Cuento perteneciente al proyecto Cuentos para Crecer.

Era una vez un viejo pastor que amaba la noche y conocía el movimiento de los astros. Apoyado en su garrote, con la mirada fija en las estrellas, estaba el pastor en el campo.

-“El vendrá”, dijo.

-“¿Cuando vendrá?”, le preguntó su nieto.

-“Pronto”.

Los otros pastores se reían. “Pronto”, se burlaban. “Llevas años diciendo eso”.

El anciano no se preocupaba de sus burlas. Sólo la duda, que se iba encendiendo en los ojos del nieto, le entristecía. ¿Quién podría, cuando él muriera, transmitir la sabiduría de los profetas? ¡Ojalá El llegara pronto! Su corazón estaba lleno de esperanza.

-“¿Levará una corona de oro?”, le preguntó el nieto interrumpiendo sus pensamientos.

-“¡Sí!”

-“¿Y una espada de plata?”

-“¡Sí!”

-“¿Y un manto de púrpura?”

-“¡Sí! ¡Sí!”

El nieto quedó contento. El muchacho estaba sentado en una piedra tocando su flauta. El anciano escuchaba. El sonido de la flauta era cada vez más puro, más hermoso.

Ensayaba mañana y noche, día tras día. Quería estar preparado para cuando llegase el rey. Nadie tocaba como él.

-“¿Tocarías también para un rey sin corona, sin espada, sin manto de púrpura?”, le preguntó el anciano.

-“¡No!”, dijo el nieto.

¿Cómo le iba a poder agradecer su canción un rey sin corona, sin espada, sin manto de púrpura? ¡Con oro y con plata!, quería él. Le haría rico, los demás se asombrarían y le envidiarían.

El viejo pastor estaba triste. Ay, ¿por qué le prometería a su nieto algo en lo que él mismo no creía? Pero ¿cómo será su venido? ¿Sobre las nubes del cielo? ¿Desde toda la eternidad? ¿Como un niño? ¿Pobre o rico?

Seguro que sin corona, sin espada, sin manto de púrpura y, a pesar de eso, más poderoso que todos los demás reyes. ¿Cómo podría hacérselo comprender al nieto?

Una noche aparecieron en el cielo las señales por los que el abuelo había estado en vigilante espera. Las estrellas brillaban más que nunca. Sobre la ciudad de Belén brillaba una enorme estrella.

Y entonces aparecieron los ángeles y dijeron: «No temáis. Hoy os ha nacido el Salvador».

El muchacho salió corriendo hacia la luz. Sobre su pecho, debajo de la pelliza, palpaba la flauta. Corría veloz, con todas sus fuerzas. Llegó el primero y miró fijamente al Niño. Estaba envuelto en pañales en un pesebre. Un hombre y una mujer le contemplaban con alegría.

Los otros pastores, que ya le habían alcanzado, cayeron de rodillas ante el Niño. El abuelo le adoraba. ¿Sería, por fin, éste el rey que su abuelo le había prometido?

No, esto tenía que ser un error. Nunca tocaría aquí su canción. Se dio la vuelta, desconcertado, testarudo. Se hundió en la noche. No vio ni el cielo abierto ni a los ángeles que volaban sobre el portal.

Pero entonces oyó llorar al Niño. No quería oírlo, se tapó los oídos y siguió corriendo, corriendo. Sin embargo, el llanto le perseguía, le llegó al corazón y le atrajo otra vez hacia el pesebre. Ahí estaba él por segunda vez.

Vio cómo María y José, también los pastores, asustados, intentaban consolar al Niño que lloraba. En vano. ¿Qué le podría calmar? Entonces no pudo más. Sacó la flauta de la pelliza y tocó su canción. El Niño se calló.

Su última lágrima rodó y se quedó quieta. Miró al muchacho y le sonrió. Entonces el pastorcillo se alegró, y comprendió que una sonrisa le hacía más rico que el oro y la plata.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

La canción del pastorcillo Madrid: ediciones SM, 1981

Imprimir Imprimir