Nichos bajo la tierra. Son muchas preguntas para un solo día.

Por María Luisa De Francesco. Cuentos de cementerios para niños y niñas

Nichos bajo la tierra es uno de los divertidos cuentos de cementerios para niños escrito por María Luisa De Francesco. La historia de un abuelo que aprovecha la reunión de sus nietos para contarles anécdotas de cuando era pequeño. Sin embargo, esta no es una anécdota más, es una experiencia tenebrosa que tuvo cazando pájaros en un cementerio, y el abuelo sabe que este tipo de relatos es de los que más atrapa y mantiene entretenidos a sus nietos. Es un cuento sugerido para niños a partir de ocho años.

Luego, si te gusta este breve cuento de cementerios de María Luisa, por favor, déjanos tus comentarios (✍🏼), califica el cuento con estrellas para que otros lo vean (⭐) y compártelo en tus redes sociales o descárgalo como PDF y regálalo a algún niño al que le gusten las historias de misterio (🙏🏼). ¡Gracias!

Nichos bajo la tierra

Nichos bajo la tierra - Cuentos de cementerio para niños
Imagen de Anja

– “Cuando era niño” -comenzó contando el abuelo- “los pájaros más lindos vivían en los árboles del cementerio.”

– “Si vas a contar un cuento espera” -dijo el más pequeño- “nos sentamos todos. ¡Vengan!” -gritó y chifló.

Los ocho nietos se sentaron rodearon al abuelo.

– “Bueno no sé si es un cuento. Es algo que recordé de mi infancia. Algo que creo no conté nunca. Un relato real se podría decir.”

– “Contanos” -aplaudieron los nietos.

– “Empieza en el cementerio como dije, ahí estaban los pájaros más grandes y lindos. Teníamos en esos días concurso de resorteras. Yo me había hecho una enorme, así- el abuelo señala con las manos. La había hecho especial, muy reforzada y grande. Para probarla había que ir al cementerio, en realidad a la parte prácticamente abandonada, la parte de atrás.”

– “¿Cómo era?”

– “Inmensa. Los árboles más altos estaban ahí, por esos los pájaros grandes amaban ese lugar. Y era un lugar solitario, quieto, silencioso. Los pájaros se quedaban en los altos ciprés. Los cuidadores no iban casi nunca. Los familiares de los muertos, ya estaban muertos. Ahí nunca había flores frescas, nadie limpiaba las veredas. En fin, que se abrían las puertas sí, pero el lugar estaba abandonado. Los nichos estaban semi destruidos, algunos cajones estaban rotos porque se ve que los vándalos los rompían para sacar joyas…”

– “Eso no es verdad, ¿no abuelo?” -preguntó el nieto mayor arrimando su silla.

– “Claro que es verdad, afirmó el abuelo, existen los ladrones de tumbas. Buscan alguna joya con que hayan enterrado al difunto. Incluso buscan dientes con oro…”

– “¡Qué asco!” -gritería general y risas.

– “Hay gente que no le hace asco a nada. Recuerdo que había muchos cajones rotos.”

– “¿No tenías miedo?”

– “Sí pero íbamos sólo a correr los pájaros, a probar las resorteras. No mirábamos mucho los cajones y los nichos. En ese lugar tan antiguo descubrimos que los nichos antes los hacían bajo tierra. Eran una especie de sótanos inmensos y abajo, apilados, los nichos con sus cajones. Pero en realidad si vos no te acercabas a las puertas de los sótanos y mirabas para abajo, no veías nada de cajones rotos y huesos tirados. Hasta ese día que escuché llorar los perritos…” -el abuelo se detuvo recordando.

– “¿Y? ¿Qué perritos?” -seguí contando…

– “Ese día que fuimos a probar mi resortera. De pronto sentí que allá abajo lloraban unos perritos. Buscamos en todos los sótanos hasta que en uno de muchísimos cajones, vimos los cachorritos llorando. Tuve que bajar. Todavía hoy no sé cómo lo logré. Fui bajando, no había escaleras así que fui pisando los nichos y fui descendiendo. Cuando llegué vi cajones rotos, huesos expuestos y restos de muerte por todos lados. Pero sólo miré fijo a los cachorritos. Los metí dentro de mi ropa y volví a subir por donde había bajado. Fue así…”

– “¿Y qué hiciste con los perritos?” -pregunta la nieta pequeña.

– “¿Y por qué matabas pájaros pero salvabas perros?” -argumenta el nieto mayor.

– “Son muchas preguntas para un solo día” -se ríe el abuelo- “otro día la seguimos.”

Fin.

Nichos bajo la tierra es un entretenido cuentos de cementerios para niños escrito por María Luisa De Francesco © Todos los derechos reservados. Un cuento sugerido para niños a partir de ocho años.

Sobre María Luisa De Francesco

María Luisa de Francesco - Escritora

María Luisa nació en Misiones (Argentina) el 2 de abril de 1954, pero vive, hace más de treinta años, en Uruguay.

Participó en diferentes grupos literarios e hizo la especialización en Literatura para niños y jóvenes, en la cátedra Juana de Ibarbourou. Obtuvo el título de Experta en Literatura para niños y jóvenes. Ha participado en muchos concursos en Uruguay, ganando premios a nivel local, regional y nacional con obras de literatura fantástica.

También estudió literatura para niños en MéxicoEspaña y Argentina, y estuvo varios años vinculada al PIALI (Programa Internacional de Acercamiento a la Literatura Infantil) que une a los países de Latinoamérica. Nombrada miembro académica en Costa Rica en 2003.

Su pasión es la literatura infantil y juvenil. Hace más de diez años se dedica a la animación a la lectura y dirige talleres en escuelas públicas con la Asociación Uruguaya de Literatura Infantil-juvenil.

Actualmente trabaja para el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay. Allí se dedica a representar al Plan Nacional de lectura y dirige talleres de formación de mediadores de lectura en el aula virtual.

Libros y publicaciones de María Luisa De Francesco

María Luisa tiene los siguientes libros y publicaciones:

  • “Salto, ciudad poesía”, en 1991, con otros autores;
  • “Espejos, cuentos fantásticos breves”, en 1997 y,
  • Talleres para niños en la Escuela Pública (AULI 1997).
  • Distintas publicaciones en el diario El pueblo, la revista Había una vez y diario Cambio.

También, ha publicado, mediante la editorial Tiempo de leer, tres libros para niños en Colombia:

  • La increíble historia de un amor y una no nariz,
  • Luciano un sapo lírico y,
  • De magos, detectives y otros disparates.

Más cuentos de María Luisa De Francesco

Si te gustó este cuento sobre cementerios para niños, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califícalo con estrellas para que otros lo vean (⭐) y comparte en tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *