Mi superhéroe favorito

Mi superhéroe favorito

Mi superhéroe favorito

Mi superhéroe favorito. Rocío Cumplido González, escritora española. Cuento infantil.

 

Muchos niños y niñas, odian la hora de irse a la cama. Y yo la verdad no entiendo porque. ¡Porque a mí me encanta aplastar la oreja en la almohada!

-¿Qué porque me gusta tanto que llegue la hora de dormir?
-Pues, porque es cuando mi Mamá llega a casa después de trabajar.

Y aunque mi Mamá llega muy, muy cansada después de un día muy largo trabajando en el campo, lo primerito que hace es entrar en mi habitación para darme un beso y leerme un cuento. ¡Y me encanta! Porque mi Mamá es la mejor cuenta cuentos del mundo. Sobre todo cuando leemos cuentos de superhéroes (mis favoritos). Sabe imitar todas las voces de los personajes de los cuentos: Las voces de los príncipes, las princesas, las brujas malvadas, los vaqueros del oeste y hasta las voces de los animales que aparecen en cada historia.

Casi siempre me quedo dormido escuchando la dulce voz de mi Mamá, antes de que la historia llegue a la parte de “El príncipe sacó su espada para luchar contra el dragón amarillo, bla, bla, bla…”; pero si no es así, no pasa nada, mi Mamá me lee el cuento hasta el final, me da otro besito en la mejilla y se va a descansar.

Cada mañana voy corriendo a la cocina para verla y darle las gracias por haberme leído un cuento tan bonito y espectacular; pero muchas veces en la cocina solo está Papá, porque Mamá se ha levantado temprano para ir otra vez al campo a trabajar.

La semana que viene es su cumpleaños y le quiero hacer un regalo genial; pero no se me ocurre nada… ¿qué puedo hacer?….¿cuál podría ser el mejor regalo?… Nada, no hay manera, no se me enciende la bombilla. ¡Y mira que lo intento! Me subo a la cama para saltar sobre ella y así intentar cazar una idea al vuelo; pero no funciona.

Ahora, me pongo a imitar al ratón de los dibujos rascándome muy fuerte la cabeza para ver si sale la dichosa bombilla de las ideas, como en la tele.

– ¡Ten cuidado muchacho! si te rascas tan fuerte el cabezón, te harás una herida del tamaño de un tractor.

-¿Quién ha dicho eso?- digo mirando a mi alrededor; pero en mi habitación no hay nadie más, solo yo.

-Aquí abajo niño- dice una voz desde la lámpara de mi mesilla de noche.

Al momento, me viene a la cabeza el cuento de Aladín; pero al acercarme más puedo ver, que no hay un genio esperando a que frote la lámpara para liberarlo, no. Solo hay una hormiga roja, con un sombrero y un bastón apoyado en mi lámpara como todo un Don Señor.

-Hola pequeñajo me llamo Armi, soy del sur y he venido surcando el rió en una hoja de olivo. Si no te importa, voy a parar en tu cuarto a descansar y mañana seguiré mi viaje hacia las montañas que hay más allá.

– Claro que no me importa- digo flipando porque hay una hormiga parlante en mi cuarto

– Que majo eres muchacho. Perdona mi mala educación, ni siquiera te he preguntado cómo te llamas.

-Me llamo Daniel- respondo acercándome un poco más, para poder ver a mi nuevo amigo con más claridad.

-¡Que nombre más bonito! Seguro que tu Mamá se pasó noches en vela pensando en cuál sería el nombre perfecto para ti. En ese momento recuerdo, que aún no he elegido el regalo para Mamá.

-¿Qué te pasa?- me pregunta la pequeña hormiga al ver mi cara. Le cuento a la hormiga Armi el problema con el regalo de cumpleaños. Él muy amablemente me ofrece su ayuda.

-Haber, haber, pensemos- dice la hormiga Armi dando vuelta alrededor del vaso de agua de mi mesita de noche.-

-¿Qué es lo que más le gusta a tu Mamá?- me pregunta.

-Le gustan las flores, comer tortitas los Domingos por la mañana y leerme cuentos por las noches cuando vuelve de trabajar- respondo.

-Ummmm… Interesante- dice la hormiga.- ¿Y que suele hacer tu mamá, cuando no está trabajando?- pregunta de nuevo Armi.

– Pues va al supermercado, ayuda a la abuela con sus recados y limpia la casa y mi cuarto.

– ¡Vaya tu Mamá tiene que tener superpoderes para poder hacer todo lo que hace en un día!

-Siiii, mi Mamá es la mejor, ella es…. ¡YA LO TENGO!- grito de un salto.- ¡Ya sé cuál es el regalo perfecto para Mamá!

Voy corriendo hacia mi mochila y pongo encima de la mesa todo lo que hay dentro: lápices, rotuladores, papel, plastilínas rojas, verdes, amarillas y todo lo creo que me va a servir. Me pongo a trabajar y las horas pasan sin darme cuenta.

Cuando termino ya son más de la doce de la noche. Mamá aún no ha vuelto y la hormiga Armi hace ya rato que se ha quedado dormido en una pequeña cama de plastilína que hice para él. Al día siguiente, me despido con tristeza de mi amiga, la hormiga y le deseo suerte en su viaje a las montañas. Con mucho cuidado cojo el regalo de mamá y lo guardo en un cajón, para que no pueda verlo antes de su día especial.

****************************************

-¡YA HA LLEGADO EL DIA! Abro el cajón, cojo el regalo y voy corriendo a la cocina. Y allí esta mamá, con su albornoz blanco, haciendo tortitas porque es Domingo y es su cumpleaños. Me acerco a ella, le doy un beso, un fuerte abrazo y le doy su regalo

-¿Le gustará? ¿No le gustará? Estoy más nervioso de lo normal.

– ¡Me encanta Daniel! ¡Es el regalo más bonito que me han hecho nunca!- dice mi Mamá, con una enorme sonrisa en la cara.

-Este dibujo hay que ponerlo en un sitio muy especial.- Mamá coge un imán y lo cuelga en el frigorífico, para que todo el mundo pueda ver el dibujo de una Superhéroe con una capa dorada, que vuela por los cielos conmigo de la mano. Y en la parte de abajo del dibujo se puede leer:

“¡Feliz Cumpleaños Mamá! Eres y siempre serás, mi Superhéroe favorito”.

Fin
Rocío Cumplido González
http://dondeseescondenlashadas.blogspot.com.es/
Registro Safecreative © Nº: 1305255155925

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Mi superhéroe favorito. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios