Problemas de diccionario


Imprimir Imprimir

Problemas de diccionario

Problemas de diccionario. Liana Castello, escritora argentina. Cuento infantil sobre las letras del diccionario y su uso. Recursos educativos para nivel primario.

Hubo en día en que la letra H se despertó de muy mal humor. Temprano por la mañana, se levantó de su cama y se sirvió un humeante café con leche.

Sentada en su silla preferida, la letrita pensaba en que nadie le daba la importancia que realmente tenía.

-Dicen que soy muda –Protestó en voz alta

– Es cierto que no me pronuncio, pero eso no quiere decir que no exista –Agregó.

-¿De qué te quejas? –Preguntó la J que también estaba desvelada por problemas de abecedario.

-Los niños se olvidan de escribirme y muchos adultos también.

-Yo no estoy mucho mejor que tu. A mis todos me confunden con mi prima. Son pocos los que parecen saber cuándo se usa una J y cuando una G Ya hemos tenido muchos problemas porque ella dice que es más famosa que yo y eso no lo puedo permitir.

– A ti por lo menos te escriben ¿Pero a mi? Ni eso. A veces pienso que si no existiese sería lo mismo para todos.

– Bueno, me parece que te estás exagerando un poco.

– No me tienen en cuenta cuando voy adelante y menos aún cuando voy última y como soy silenciosa, nadie percibe mi presencia cuando hablan, sólo se acuerdan de mí cuando escriben y muchos no lo hacen- Y comenzó a llorar con desconsuelo.

La jota, no sabía qué hacer para consolar a su amiga

-Bueno, piensa que no eres la única que tiene problemas. La pobre W se queja porque no han creado muchas palabras con ella, la LL porque la pronuncian como una Y, la Y dice que sólo la usan para unir a la gente y que no tiene lugar propio. La Ñ porque le pesa la virgulilla, la X ni te cuento ¡Está que arde la pobre!

– Creo que tienes razón, pensándolo de ese modo…

-¡Has visto! El otro día la K me decía que tanta indiferencia le duele. Se ha hecho muy amiga de las balanzas, gracias a ellas se siente más apreciada y ni qué hablar de la CH que ya casi está es desuso, ella sí que tiene derecho a quejarse ¿No te parece?

– Por lo que veo, todas tenemos problemas.

-Y no sólo nosotras, los pobres acentos ya no saben qué hacer para que se acuerden de ellos. Hay idiomas que no los usan, pero otros muchos sí y tampoco tienen suerte allí. Es muy dura la vida de la escritura.

La J continuó:

-Si ir más lejos, las P y las B están muy enojadas con las M porque siempre se ponen adelante de ellas

-Es cierto, no me había puesto a pensar en eso. Me hubiera gustado ser una vocal, todo hubiera sido diferente.

– No creas, ellas se quejan también.

– ¿Y de qué se quejan, si se puede saber? Son las más usadas, las que primero aprenden los niños ¡Ya quisiera yo ser una de ellas!

-Precisamente de eso, dicen que se abusan de ellas, que no hay palabra que no las tenga y no es lo único.

La H escuchaba atentamente, sin poder creer que las vocales tuviesen problemas como ella los tenía.

-La A está muy cansada la pobre, dice que los médicos hacen abuso de su uso, porque a los niños que les duele la garganta, le hacen sacar la lengua y decir “aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”

-Es cierto, escuché acerca de eso.

– La i protesta porque la confunden con la Y y la E porque la creen una indecisa ¿Has visto que la gente que duda se queda diciendo “eeeeh”?

La H seguía escuchando, un poco sorprendida, las desventuras que sufrían las vocales.

-¿Y las U y las O? –Preguntó curiosa.

– Mira la U es muy amiga de mi prima, están mucho juntas, lo mismo que con la Q y también se queja pues dice que ella bien solita se las puede arreglar.

– ¿Y las O? ¿Qué les pasa a ellas?

-Están de peor humor que tu porque las confunden con los ceros ¡Imagínate, confundir números con letras!

-¡Vaya, no soy la única que tiene problemas! –Exclamó la H.

-Te repito, amiga, es dura la vida de la escritura ¿Qué tal si seguimos desayunando y cambias tu humor?

-Tienes razón ¿Quieres un café bien humeante?

-Prefiero un jugo, si no es molestia.

– ¿Huevos revueltos tal vez?

– Jamón, por favor.

– ¿Y si le decimos a la Z que venga? La pobre dice que siempre queda última.

Fin

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Problemas de diccionario. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios