Los duendes trabajan


Imprimir Imprimir

Cuentos de duendes

Los duendes trabajan es un cuento corto de estos maravillosos ¿seres imaginarios? escrito por nuestra colaboradora Maria Teresa Di Dio*.

Los duendes trabajan

El sol se prepara para ir a dormir, en el jardín los aromas a tierra húmeda, se mezclan con el perfume de las flores, la lluvia de la mañana dejó las hojas lavadas y charquitos de barro por todo el patio.

En la arboleda los pájaros se despiden de la tarde con trinos y enorme bullicio.

Los duendes de la noche se aprestan a salir para juntar hojas, frutos, y flores.

Esa noche se llevaron la sorpresa de que los niños se habían olvidado algunos juguetes, que a ellos les serían muy útiles…

Un camión volcador, con el tamaño ideal que les serviría para juntar frutillas, arvejas y flores comestibles, una palita y un balde les facilitaría rellenar la entrada a la cueva donde vivían, debajo del tronco hueco.

Cuando todos los trabajos estuvieron terminados, casi amanecía, dejaron los juguetes en su lugar y se fueron a dormir.

A la hora de salir a jugar, los niños se encontraron con los juguetes… ¡Que raro! me pareció que lo había dejado lleno de barro al camión, ¡lo mismo la palita y el balde!

¿Los habrá limpiado mamá?

¿Que sucede niños? ¡yo no he limpiado nada! ¡pensé que lo habían hecho ustedes!

Yo cuando era niña tenía duendes en mi jardín y ellos hacían travesuras y se llevaban muchas cosas de mi casa…

Jajajjja ¡¡¡Mamá ya estás grande para creer en duendes!!!
¿Les parece? Bueno, si yo no fui, ¿quién fue?

Fin.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

*Los duendes trabajan de Maria Teresa Di Dio

Imprimir Imprimir

Comentarios