El duende almacenero

Por María Alicia Esain. Cuentos infantiles de duendes

El duende almacenero es un pícaro cuento infantil corto de una de nuestras mayores colaboradoras, la escritora argentina María Alicia Esain. Es un cuento infantil sobre un duende que se esconde de la vista de las personas que acuden a hacer compras a un almacén (tienda de abarrotes).

El duende almacenero

El duende almacenero - Cuento infantil

No sé qué pasa, no me lo puedo explicar… Hace poco que ando por aquí y me había hecho amigo de él… Pero ahora no lo encuentro, no hay caso.¿Cómo hago para que ustedes me crean si no aparece…?

Hasta hace unos días vivía acá, en los cajones del azúcar… Lo encontré una mañana de sol cuando levanté la cortina para instalar la pulpería. Estaba sentado en el borde del primer cajón, con las cucharas en la mano como si fueran chupetines… Con sus ojos pícaros me miraba mientras decía:

– “¡Hummm, qué rico! Cómo me gusta el azúcar en terrones” -y se saboreaba muerto de risa…

Los terrones eran como cascotitos de azúcar y se guardaban allí para ser servidos sobre un papel muy blanco…

¡Ah! ¿De quién les estoy hablando?¡Del DUENDE ALMACENERO! ¿No lo conocen, verdad? Es un duende chiquito , con saco y pantalón, grandes bigotes y un lápiz detrás de la oreja…

Sé que no me van a creer, pero aquí, en el piso, están sus huellas.¡Miren, miren el piso! Además, me dejó una botella de su bebida favorita, la súper gaseosa duendera del antiguo genio Mallarino

Quisiera que ustedes lo vieran, pero no hay caso, no lo encuentro… Sólo tengo su receta para empanadas y un frasquito que no puedo mostrar con un polvo mágico que él me regaló. Es para hacerlas deliciosas y lo tengo guardado, muy guardado. Es que si alguien más que la cocinera lo ve, pierde su poder…

Allá adentro hay unos viejitos que cuidan este lugar… Son los padrinos del duende, él mismo me lo dijo. Cuando viene gente, se callan la boca y se ponen muy serios…

¡¡¡No se imaginan las travesuras de ese duende!!!

Después de las doce de la noche, se pone a hacer música con los cencerros y si no le doy su comida especial de colitas de ratón a la parrilla, ¡me hace desastres aquí adentro! ¿No me creen? El otro día le puso unos yuyos mágicos y transparentes a una copa y un señor se emborrachó ¡Además, me moja los maníes con lágrimas cuando se pone triste…!

¡No sé qué hacer, casi no me quedan ratones y tengo miedo que arme aquí más desastres! ¿Qué le daré de comer? ¿Cómo lo haré feliz…? Encima, hace rato que no aparece… ¿Vamos a mirar si me ha dejado algún mensaje…? Siempre lo hace dejándome una carta en esta cajita de té.*

A ver, a ver… leamos:

Sr. Pulpero: No me espere, me fui a buscar novia hasta la laguna. Me avisaron que allí hay unas duendecitas muy lindas adentro de unos ceibos…
Si quieren que regrese, que los chicos que visiten LA PROTEGIDA me digan el conjuro mágico que preparé…
DUENDE LOCO, DUENDE LOCO,
NO TE MIRO, NO TE TOCO.
CUANDO APAREZCA LA LUNA
¡VOLVETE DE LA LAGUNA!

¡Habrá que esperar hasta la noche, entonces! Ustedes, por las dudas, sigan repitiendo las palabras mágicas mientras van a jugar… Yo me voy con los grandes, a vigilar que el duende no se haya mandado ninguna macana.

Fin.

El duende almacenero es un cuento infantil que nos envió la escritora argentina María Alicia Esain para publicar en EnCuentos..

Sobre María Alicia Esain

Maria Alicia Esain - Escritora argentina

«Nací en Navarro, provincia de Buenos Aires, en 1949. Maestra, Profesora de Inglés, Bibliotecaria. Siempre con muchas inquietudes con respecto a mayores logros, tanto para mis alumnos como personales. Publiqué mis experiencias docentes en revistas didácticas. Di charlas y talleres literarios y de historia oral para mi comunidad y en localidades vecinas. También soy Abuela Cuentacuentos de la FMG, titiritera y escritora. Corresponsal de la Fundación Leer, introduje a la Maratón Nacional de Lectura en mi pueblo.»

¿Hay rutinas a la hora de escribir? “Sí, los momentos de soledad son los apropiados. Cuando se me ocurre algo, por otra parte, siempre tengo a mano papel y bolígrafo para hacer apuntes. Después, en el ordenador, vuelco esas notas.”

Si quiere conocer más sobre Alicia, puede leer la entrevista que le hicimos para EnCuentos Aquí.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *