Yeya no puede dormir

bruja animada

Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Yeya no puede dormir es uno de los cuentos de brujas de la escritora María Esain sugerido para niños a partir de seis años.

Yeya, el hada mayor, trabaja demasiado. En la radio, lee poemas con magia. Cuando la escuchan, a las hadas cocineras los platos les salen exquisitos. Por la tarde, va a la escuela de duendes. Les lleva cuentos y adivinanzas.

De esa manera, aumentan su picardía. Solamente así, harán ellos travesuras divertidas. A la nochecita, mientras se ceba unos mates, prepara un budín especial. Sus amigas, las brujicuenteras, lo devoran en dos bocados.

Después, salen listas para asustar a los chicos. Su tarea de brujas se cumple sin inconveniente. Mientras tanto, Mechi, su bisnieta y hada menor, trabaja con su paleta de colores y su atril. Es especialista en pintar flores perfumadas, pajaritos y mariposas que salen volando de la tela y toboganes de arco iris.

Cuando estos últimos están listos, Mechi se trepa a ellos y, ¡¡zuuuuuummmmmmm!!!,se larga muerta de risa. ¡A veces, lo hace tan rápido, que cae patitas para arriba y calzones al aire! Cuando llega la hora de dormir, las dos hadas charlan. Se comentan los chismes del día: una brujita que perdió su dentadura postiza dentro de una tarta de choclo, un hada jubilada que confunde una chinela con su celular…

Están cansadas, el sueño no baja a la almohada del hada Yeya. Para ayudarla, Mechi le cuenta cuentos de miedo. Están llenos de arañas peludas, sapos verruguientos y gatos negros que maúllan como locos…

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Al hada mayor le da tanto susto, que en dos ratitos y un poco más, se queda dormida sin chistar.

Por suerte, Mechi la cuida. Siempre lista para dar una vuelta de varita mágica y echar a las pesadillas….

Fin

María Alicia Esain©06/12/11

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Yeya no puede dormir es uno de los cuentos de brujas de la escritora María Esain sugerido para niños a partir de seis años.

Imprimir Imprimir