Medusa, la bruja


Imprimir Imprimir

Por Mónica Rubio Ochoa. Cuentos de brujas y hadas

La historia de Medusa, la bruja es un simpático cuento corto de brujas y hadas para ir a dormir de nuestra nueva colaboradora Mónica Rubio Ochoa.

Medusa, la bruja

Medusa, la bruja

Medusa era una malvada bruja que vivía en un castillo al lado de la mar. Un buen día, Rosalía, una niña de doce años se había alejado de su casa e internado en el bosque, se dio cuenta de que se había perdido. Comenzó a llorar, lloraba y lloraba pensando no sólo en ella sino en que sus padres y hermanas la echarían de menos. De repente un hada que la había escuchado se le acercó y le preguntó:

– ¿Quién eres? Preguntó Rosalía.

– Soy un hada, me llamo Alegría- ¿y tú?

– Rosalía- dijo compungida entre sollozos.

– Y, ¿por qué lloras?

– Me he perdido, vivo en un pueblo llamado Cabicú, en una granja con mis padres y mis hermanas, al lado del mar de Jakayú.

Alegría le dijo que la acompañaría… y se fue con ella por el bosque…pararon un rato a dormir debajo de una secuoya, y algo le despertó: era la bruja Medusa, que se había adentrado en el bosque, a coger varias plantas para sus pócimas.

Ambas, Rosalía y Alegría se escondieron rápidamente detrás del árbol. Pero Medusa tenía el olfato muy fino y exclamó:

– Huelo a carne humana, y viene de allí- dijo y señaló la secuoya.

– ¡Corre!, exclamó el hada Alegría, y comenzaron su huída por el bosque.

– Pero la bruja, iba más rápida volando en su escoba y las alcanzó en poco tiempo.

– Ya os tengo, esta noche me haré una buena cena con vosotras dos.

– No tan deprisa- dijo Alegría cogiendo su varita mágica y exclamando:

– Bruja, brujita conviértete en ranita.

Y de repente, un humo negro la envolvió y se convirtió e rana.

Rosalía aplaudió al hada Alegría, y se fueron las dos caminando. El hada la llevó a su granja, y sus padres y sus hermanas la abrazaron. El hada revoloteo sobre ellos y se alejó pizpireta y muy contenta hacia su bosque.

Dicen los lugareños que hay una rana muy fea que pulula por el bosque y que nunca pudo volver a ser bruja por algún hechizo. Y con esto, queridos amiguitos lectores…os dejo, buenas noches.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin.

Este cuento corto de Medusa, la bruja fue publicado a través de este formulario por Mónica Rubio Ochoa en EnCuentos. Cuentos de brujas y hadas para niños.

Imprimir Imprimir