Marrat y Ramat


Marrat y Ramat es uno de los más lindos cuentos infantiles de elefantes del escritor Jorge Sandoval que nos deja una gran moraleja.

Este cuento comienza en una selva, donde vivían elefantes , y es así como comienza el cuento de marrat y ramat dos elefantes madre e hijo que van caminando por el sendero alrededor de esa selva muy peligrosa; la mama le decía a su pequeño ramat no te salgas del sendero, porque te puedes perder, el pequeño le contesta, no mama no me saldré del sendero y siguieron caminando y caminando por el sendero hasta después de un tiempo la mama pregunta ¿ramat, sigues por el sendero?…y nadie
le contesta
…silencio total, solo el murmullo de la se escuchaba, ¿ramat dónde estás?…y nadie
contestaba.
Ya desesperada grito más fuerte, casi llorando, ¡ramat donde estas!!!! Silencio, solo el sonido de la se escuchaba.

Después de un tiempo acertó pasar por allí un tigre y asombrado le pregunto a la angustiada madre, ¿qué te pasa ? ¿Qué tienes?, ¿porque lloras?; es que venía con mi pequeño ramat caminando por el sendero y se salió del sendero desobedeció mis órdenes y no lo encuentro.
Voy a entrar a la , dijo él es muy peligroso andar solo, voy a ver si lo
encuentro y se fue gritando hasta que se quedó en silencio todo otra vez.
Para esto ya estaba obscureciendo y marrat la madre estaba muy angustiada y llorando. Un poco tiempo después acierta pasar un león y también le pregunta a la madre angustiada que tienes que te pasa y le cuenta la misma historia que al que su hijo la desobedeció saliéndose del sendero y no lo encontraba y está oscureciendo y tengo miedo de que le pase algo
Te voy a ayudar le dijo el para esto se adentró en la gritando el nombre del pero solo los ruidos de la se escucharon hasta que ya no se oyó nada.
En tanto ya la obscuridad se había apoderado de la selva solo la luna en todo su esplendor dejaba ver claros en la filtrando su luz plateada.
Mientras tanto….en lo obscuro de la el pequeño ramat también gritaba
¡mama ¿dónde estás?!!! y nadie le contestaba desesperado gritaba y gritaba. Ramat al pensar en el sendero del que nunca debió haberse salido en lo alto de un árbol se veía por el reflejo de la luna se dejaba ver un changuito, lo miraba desde ya hacia un tiempo curioso moviendo sus ojos y su cola lo oía como gritaba …después de tanto verlo desesperado el le pregunto, ¿oye tú? pequeño elefante porque lloras , ¿porque gritas?, ¿tienes miedo?; el asombrado volteo hacia arriba y vio al que le hacía señas y le dijo es que desobedecí a mi mama y me salí del sendero y me perdí en esta muy peligrosa, ¿tú me podrás ayudar a salir de esta y encontrar a mama ?

Te voy a ayudar ,le dijo el changuito , tu desde abajo me vas a seguir ,yo iré por los arboles no me pierdas de vista; el elefantito le dijo, si te seguiré , y así durante un rato empezaba a ver una claridad reflejada por la luz de la luna , era un claro de la selva donde se veía un sendero, ramat no cabía de gusto y alegría, le daba las gracias a su salvador, gracias ,gracias por ayudarme a encontrar el sendero ,el agradeció a ramat y se fue hacia adentro de la otra vez contento volvió al sendero del que no debió de haber salido ,gritándole a su mama marrat; mama, mama soy ramat, soy ramat….más adelante del sendero estaba la mama llorando y de repente oyó el llamado de su pequeño , volteando hacia donde venía el llamado ….vio que era su sano y salvo abrazándolo y besándolo….

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

MORALEJA:

No desobedezcan a sus padres porque no sabemos que nos puede ocurrir.

Marrat y Ramat es uno de los mas lindos cuentos infantiles de elefantes del escritor Jorge Sandobal que nos deja una gran moraleja.

Imprimir Imprimir

¡Sea el primero en dejarnos su comentario!

Por favor, déjenos un comentario.

Su dirección de correo no va a estar publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: