La perrita Chichín

La perrita Chichín

La perrita Chichín

La perrita Chichín. Alicia Esaín, escritora argentina. Cuentos infantiles. Cuentos infantiles de animales

En el barrio ha aparecido una perrita. Nadie sabe de dónde salió. Está lastimada, sucia y hambrienta… ¡Tiene unos ojos tan dulces!

Tito, el mecánico, ha llamado al veterinario. ¡Éste ha curado a la perrita y además, le ha puesto un montón de inyecciones. Tito le dice con suavidad:

-Tranquila, el doctor te hará bien.

Mientras tanto, le arma una cama de trapos viejos y acuesta en ella para que se sienta mejor.

Esta mañana, la perrita se ve más fuerte. Tito la lleva al lavadero de coches. Entre todos le dan un baño espumoso y tibio.

¡La perrita queda preciosa!

Rolo, el carnicero, la llama desde la vereda de enfrente. Ella se anima y cruza la calle con cuidado. Rolo le regala un montón de huesos con carne. Marita, la señora del almacén, se los cocina con harinado maíz y cáscaras de queso. ¡Cómo se llena la panza de la perrita, parece un tambor!

De pronto, suena la sirena de los bomberos… ¡Qué susto! La perrita corre a refugiarse entre los repuestos del taller de Tito. A ella, la sirena, la llena miedo.

Cuando sale la primera estrella, aparece por el barrio Bernardo, un nene rubio, muy simpático. Va a visitar a su abuela, que vive en la casa amarilla con techo de tejas. La perrita sale a recibirlo y él la saluda con la mano.

Llega la noche, Tito cierra el taller, Rolo, la carnicería y Marita hace lo mismo con el almacén. Deciden dejar a la perrita en el lavadero de coches, que tiene siempre un portón abierto. Así, ella podrá salir cuando desee.

La perrita obedece a sus nuevos amigos y se acomoda entre las mangueras y los cepillos. ¡Está triste, sabe que pasará sola la noche! ¿Recordará, quizás, alguna casa, otros amigos?

La luna la cuida y las estrellas le hacen guiños, todo es silencio. La perrita se acurruca y se duerme. ¡Sueña con Bernardo!

– Al día siguiente, él aparece con su mamá y la invita a ir a su casa. ¡Le da un nombre: Chichín! La perrita se va con él…

¡Tiene casa con nene, qué felicidad! Pero no se olvida de quienes la ayudaron, los visita cada tarde cuando Bernardo va a la casa de su abuela.

Fin

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

La perrita Chichín. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

Imprimir Imprimir

Comentarios