Conejito, mira la luna

Por Elizabeth Segoviano. Cuentos cortos de animales

Conejito, mira la luna es un bello cuento infantil de la escritora e ilustradora Elizabeth Segoviano. Habla de un conejito soñador que se aburre en el lugar donde vive y quiere conocer nuevos lugares. Es un cuento infantil corto con muchos animalitos.

Conejito, mira la luna

Conejito mira la luna - El Conejito soñador - Cuento corto

En un valle distante había construido su madriguera una mamá conejo, y ahí tuvo un pequeño conejito que era lindo, curioso y travieso. Era esponjoso, ruidoso y también cariñoso.

Pero con el paso del tiempo el conejito inquieto ya lo había recorrido todo, cada agujero, cada rama, cada hoja y hasta el arroyuelo.

Y el conejito lloraba cada mañana al ver que seguía en ese inmenso valle verde y frondoso que tenía árboles frutales y muchas aves que trinaban canciones ancestrales.

Mamá conejo lo abrazaba y le daba besitos esquimales, le hacía cosquillas en la barriga y le daba a morder dulces raíces florarles.

Pero conejito no quería comer, conejito lloraba porque quería viajar, explorar lugares que solo podía soñar.

Ya habrá tiempo para eso, decía mamá conejo, cuando seas más fuerte y te hagas mayor irás a donde quieras. Pero aún eres mi conejito soñador y te quedarás conmigo porque eres pequeño e indefenso, eres distraído y aún no sabes nada del mundo exterior.

Entonces mamá conejo le contaba cuentos de la luna y de esa gran mancha que tenía que parecía un conejo como él. Y, solo así, el conejito se contentaba y se dormía, mirando la luna… a quien su mamá conejo llamaba mamá luna.

Mas ocurrió un día, que a las orillas del frondoso valle se escuchó un rugido raro, y el conejito corrió a ver que ocurría. Era un camión enorme el que rugía y conejito se trepó en él para ver por qué gruñía.

Entonces el camión se sacudió, tosió y arrancó a toda velocidad con todo y conejito quien sorprendido se carcajeaba y decía:

– “¡Adiós, adiós valle aburrido!, ¡adiós, adiós señor búho y señor topo!, y ¡adiós, adiós peces del arroyo!, ¡adiós, adiós días aburridos!, ¡Me voy, me voy a recorrer el mundo y ser aventurero!, ¡No más conejito soñador!, ¡soy un explorador!”

Sobre el camión observó el conejito muchos caminos, bosques y un lago, luego una gran carretera que se doblaba como una serpiente y después observó a una ciudad iluminarse mientras caía el atardecer.

Aquel lugar era como un laberinto, lleno de ruidos y gente corriendo.

Nadie escuchaba ni era amable o atento, y conejito comenzó a sentir miedo.

Entonces respiró hondo y miró el cielo, ahí estaba mamá luna con su mancha de conejo, y Conejito sintió un hueco en el pecho.

Se había alejado del valle pero también de su mamá. De repente, solo quería estar en su madriguera de suave paja escuchando los cuentos de la luna en la dulce voz de su mamá.

Conejito se asustó, no sabía como regresar… se dio cuenta de que en verdad era demasiado pequeño y que necesitaba alguien que lo cuidara.

Conejito lloró y sollozó mirando la luna, sabía que en algún lugar lejos, su mamá conejo estaba mirando la luna preguntándose donde estaría su conejito soñador.

Pero mamá conejo era muy inteligente y le había pedido a los mirlos del campo que siguieran al camión y ellos le dijeron en donde estaba su conejito soñador.

El señor búho, que todo lo había visto, le ofreció sus alas a mamá conejo y volaron juntos a través de bosques y lagos, y siguiendo la carretera que parecía serpiente hasta llegar a la ciudad.

Y ahí, junto a un enorme camión que ya no rugía estaba conejito soñador, con lagrimones corriendo por sus mejillas peludas y su barriguita gruñendo de hambre, gruñendo por unas verduras.

Mamá conejo se estiró y tomó en sus brazos al conejito que se aferraba a ella y le decía que nunca jamás querría dejar de nuevo el valle.

Al llegar a su madriguera, mamá conejo arropó a su conejito, le dio besitos esquimales y le dijo:

– “Conejito soñador, cuando seas mayor podrás hacer todo lo que desees, podrás ser un gran explorador, astronauta, un marino o un gran investigador, pero aún eres pequeño y no puedes estar solito en un mundo tan inmenso.”

El Conejito suspiro y dijo que no quería volver a estar sin ella, porque estar sin ella le hacía sentir un hueco gigante en el pecho.

– “Conejito soñador”, -decía mamá conejo-, “yo estaré contigo aún cuando tu estés lejos, cuando mires a mamá luna, la estaré mirando yo, cuando veas su mancha de conejo piensa que soy yo para darte las buenas noches y cuando yo la vea pensaré que eres tú para darme las buenas noches.”

– “Tu y yo nunca estaremos separados, pues aunque seas un gran explorador, tendremos la luna llena, incluso la luna menguante y sabrás que en su tenue brillo viaja todo mi amor.”

– “Conejito, mira la luna, y sueña que eres explorador, y cuando te hagas mayor y seas explorador, mira la luna y sueña que estás conmigo en nuestro valle y te doy besitos esquimales.”

– “Conejito mira la luna y estaremos juntos como hoy, como siempre, te lo prometo yo.”

Fin.

Elizabeth Segoviano Copyright©2014
Todos los derechos reservados

Conejito, mira la luna – es un cuento corto de una conejito soñador, para niños que nos envió la escritora Elizabeth Segoviano para publicar en EnCuentos.

Sobre Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - Escritora

¿Qué es lo que te llevó a escribir? «Mi imaginación, desde muy pequeña he tenido una imaginación muy viva… Recuerdo que en el jardín de niños nos ponían a leer en voz alta, pero a mí no me gustaban esas historias y yo les inventaba toda clase de aventuras a los personajes y por hacer eso mi maestra me reprendía casi todos los días, diciendo que yo era una rebelde desobediente. Pero siempre sentí la necesidad de escribir lo que imaginaba.»

Si quiere leer más sobre la escritora Elizabeth Segviano, puede seguir leyendo la entrevista que le hicimos para EnCuentos Aquí.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *