Ceferino Timidutti. La historia de un zorro diferente


Imprimir Imprimir
¿Quiere calificar esta publicación?

Ceferino Timidutti. La historia de un zorro diferente

Ceferino Timidutti. Alicia Esaín, escritora argentina. La historia de un zorro diferente.

Había una vez un zorro al revés. En lugar de astuto y sinvergüenza, era tímido y vergonzoso.

No se atrevía ni siquiera a tomar los huevos de los nidos abandonados. Su vecina la comadreja no podía creerlo y además, le hacía burla a la pasada.

Los otros animales no compartían esa actitud, se habían encariñado con Ceferino. Ella se puso celosa y preparó una trampa para el zorrito: una canasta llena de granizo de la tormenta de la noche anterior lo esperó en la puerta de la cueva. ¡A él esto le pareció increíble!

Tanta hambre amontonada y todos esos huevos blancos y brillantes a su disposición…¡Pobre Ceferino! En cuanto quiso morderlos, flor de dolor de muelas se pescó.

La comadreja se agarraba la panza de la risa…No vio que la estaba espiando la gente emplumada de por allí, que la corrió a picotazo limpio.

Puedes seguir leyendo: Cuentos de Animales en EnCuentos

Teros, garzas, flamencos y perdices se reunieron para ayudar al zorrito.

Entre tantos picos, plumas y ruidos de alas le ofrecieron un trabajo: control de carreras. Así, cuando hubiera maratón de perdices, campeonato de vuelos de teros, garzas o flamencos, Ceferino tendría el cronómetro para señalar al ganador. También debería barrer la pista con su cola y vigilar los nidos.

Por las tardes, controlaría que todos los pichones regresaran a su hogar. Podía atender, además, un puesto de venta de bichitos acaramelados y helados de gusano a la crema de semillas.

La propuesta fue aceptada inmediatamente por Ceferino. Le pagarían con huevos de los nidos abandonados…

¿Y la comadreja?

Debió irse muy lejos, a robar huevos donde no hubiese ningún zorro que la vigilase. Sus amigos estaban muy contentos de tener a alguien trabajador y responsable a cargo de tareas tan importantes.

Ceferino hizo muy bien lo que le encomendaron y nunca más pasó hambre .Por algo era zorro y los zorros son muy astutos…

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin

Imprimir Imprimir