La dulzura encarnada

Cuentos lindos de amor para niños

La dulzura encarnada es uno de los cuentos lindos de amor para niños escrito por Grecia Guevara Zavaleta, un bello cuento de amor sugerido para niños a partir de ocho años.

Hace mucho, mucho tiempo, tanto que sólo pocas personas recuerdan esta historia, existía un joven llamado Jacob, hijo primogénito de una familia rica, dueños de un viñedo en las afueras de Francia, que pretendía casarse con Sophie, hija de una familia de alto rango.

El amor era mutuo. Eran como el Romeo y Julieta de Francia, y recordéis que Romeo y Julieta vivían en Italia, pero bueno, la diferencia entre estos dos no era sólo el lugar de nacimiento, sino también que Jacob y Sophie sí llegaron a casarse.

Tuvieron una recepción decente y a su boda llegaron personas de cada rincón del país, hasta la renombrada reina Maria. Sin embargo, algo faltaba: un integrante más, un heredero, una hija a la que Sophie pudiera enseñar a coser o tejer, a cocinar, a cantar y a bailar, y a la que Jacob mimaría y consentiría. Pasado un año, corrió la historia por toda Francia como pólvora. Nació la primogénita de la pareja más importante del momento, a la que llamaron Chloé, fruto del amor de la agraciada pareja, ésta era una niñita dulce, con los ojos azules como zafiros. Tenía las mejillas sonrosadas, los labios rojos como las rosas y el cabello rubio como hilos de oro.

Tal era su belleza que encantaba a cualquiera que la viera, que llegó a ser llamada como “La dulzura encarnada”.

Cuando creció, una montaña de cartas de pretendientes le llegaba a diario, pero ella no quería casarse, lo cual era raro en esos tiempos. Lo que ella quería era viajar, conocer lugares nuevos, gente nueva, salir de la monotonía en la que vivía. Su madre, aunque no estaba del todo segura con su decisión, la apoyó, en cambio, Jacob estuvo completamente en desacuerdo. Según él, una joven de tal rango no podía estar soltera y viajar. Él quería que su hija tuviese una familia propia, quería que Chloé sea “feliz”, pero esto no la hacía feliz.

Pasaron dos años, y Chloé no cambiaba de opinión. Su padre, dándose cuenta de que su querida hija, su única hija, no iba a cambiar de parecer, desató las cadenas imaginarias que la ataban a esa vida infeliz. La dejó libre, dándole su total apoyo, y con lágrimas en los ojos, la dejó volar a esos lugares aún no descubiertos, que esperaban la llegada de alguien que los viera, esos bosques mágicos que sólo gente experimentada lograba ver con sus propios ojos.

Al fin Chloé, “La dulzura encarnada”, llegaría hasta el lugar más escondido del mapa…

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de ocho años

La dulzura encarnada es uno de los cuentos lindos de amor para niños escrito por Grecia Guevara Zavaleta, un bello cuento de amor sugerido para niños a partir de ocho años.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]