Hospital de corazones – Capítulo VII. Historias para niños

Hospital de corazones – Capítulo VII. Historias para niños

Hospital de corazones – Capítulo VII. Historias para niños

Historias para niños. Historias en capítulos.

 

Cuento sugerido para niños a partir de nueve años.

VII- A Tomy le duele la cabeza

Tomy era el mejor alumno de su clase y del colegio también. La maestra y sus padres estaban muy orgullosos de él porque sacaba diez en todas las materias.

Tomy estudiaba mucho, muchísimo, tal vez demasiado.

Cierto día el pequeño comenzó a quejarse de fuertes dolores de cabeza. Su madre le daba analgésicos, pero llegó un momento en que tomó una sabia decisión: llevó a Tomy a ver al doctor de cabellos rojizos.

La madre le contó al doctor lo que ocurría con su hijo y Tomy escuchaba atentamente sin decir palabra.

-¿Te duele la cabeza en este momento Tomy?-preguntó el doctor.

-Si doctor me duele ¿sabe la tabla del cuatro?, yo la sé muy bien porque la estudié.

La pregunta y el comentario del niño llamaron mucho la atención del doctor.

-¿Quiere que le diga cuánto es siete por seis?

-No gracias Tomy lo sé.

-¿Y sabe qué es la fotosíntesis? También lo sé.

-No hace falta, muchas gracias, sé de qué se trata.

-Bueno podemos hablar de ortografía si prefiere, sé todas las reglas.

El doctor escuchaba atentamente, entre sorprendido y preocupado. De pronto, supo perfectamente lo que tenía que preguntar:

-¿Quieres jugar a algo Tomy?

Ni Tomy ni la madre entendieron la pregunta, al niño le dolía la cabeza, estaban en un hospital y además tenía que irse a estudiar, no había tiempo para jugar. Ninguno contestó, el doctor insistió:

-Tengo ganas de jugar Tomy ¿quieres jugar conmigo?

Al niño se le animaron los ojitos, hacía mucho tiempo que no jugaba, demasiado sin dudas.

El doctor llevó a Tomy al parque del hospital y jugaron a todos los juegos, se hamacaron, rieron en el sube y baja, jugaron a la pelota y en media hora la carita del pequeño era otra.

Tomy tomó de la mano al doctor, pasaron por la sala de dulces y luego de tomar algunos caramelos volvieron al consultorio.

-¿Te duele la cabeza ahora Tomy?-preguntó sonriente el doctor.

-No doctor, jamás me sentí mejor-dijo el pequeño feliz.

-Bueno el diagnóstico es muy sencillo señora-dijo el doctor mirando a la madre-a este niño le hacen falta horas de juego.

-Bueno ahora es época de clases doctor, Tomy tiene mucho para estudiar, ya jugará en las vacaciones.

-Tomy está sufriendo ahora, le está doliendo la cabeza ahora y ahora tiene que jugar, no puede ni debe esperar al verano. ¿Esperará a que se reciba para dejarlo jugar?-preguntó un tanto molesto.

Tomy escuchaba atentamente al doctor y la madre también.

-Bueno Tomy, elije todos los juegos que quieras y te los llevas a tu casa y ya sabes, no abandones el estudio, pero todos los días –sin excepción- debes jugar. Tus notas no bajarán por eso y serás un niño más feliz y sin dolores de cabeza.

Tomy y su mamá siguieron al pie de la letra las indicaciones del doctor y el pequeño no volvió a tomar calmantes porque jugar como un verdadero niño fue el mejor remedio.

Contiuará…

Capítulo anterior VI

Cuento sugerido para niños a partir de nueve años.

Todos los derechos reservados por Liana Castello

Ilustración de MARIA GRANADERO

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

[email protected]
web Art Maria Granadero

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]