Un cuento de un perro

Un cuento de un perro. Cuentos infantiles de perros.

La rueda de un carruaje hirió la pata de un hermoso

perro de San Bernardo. Iba éste hacia su casa cojo y
dolorido, y al verlo pasar un herrero, le dió lástima.
Lo llamó, le lavó la herida, puso en ella unas gotas
de bálsamo y la vendó cuidadosamente. El perro
siguió haciendo visitas diarias al herrero, éste lo siguió
curando, y al cabo de una semana el perro estaba
curado por completo.

No se olvidó por eso de su bienhechor, a cuyo taller
acudía con frecuencia, para mostrarle su
agradecimiento.

Habían pasado algunos meses cuando una mañana
encontró el herrero en la puerta de la herrería dos
perros. Uno de ellos era su antiguo amigo, el de
San Bernardo, y el otro un galgo que tenía la pata
herida y llena de sangre.

El herrero quedó asombrado de aquel rasgo de
inteligencia y de nobleza de sentimientos en un animal,
y se puso a curar al galgo. El de San Bernardo hizo
entonces grandes demostraciones de agradecimiento
y de cariño, mientras el herrero, llorando de gozo, le
decía:

Hiciste bien, y te lo agradezco. Sabías que
podías contar con tu antiguo amigo, y no sólo has
favorecido a este perro, sino que me has dado una
mañana feliz.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



7 pensamientos sobre “Un cuento de un perro”

  1. me parece un cuento precioso, que fomenta la lealtad y que nos da un ejemplo de confianza y esperanza de una manera muy especial, si eres bien agradecido sabrás ser bien recordado y por tanto quienes estén contigo se beneficiarán de tu virtud, me encantó! un abrazo

  2. Yo tbn diria esto :

    Me parece un cuento precioso, que fomenta la lealtad y que nos da un ejemplo de confianza y esperanza de una manera muy especial, si eres bien agradecido sabrás ser bien recordado y por tanto quienes estén contigo se beneficiarán de tu virtud, me encantó! un abrazo, ¡¡El Perro Es El Mejor Amigo Del Hombre!!

  3. Yo, pienso que los valores continúan sembrados en nuestra mente y corazón. Esta historia nos demuestra que hasta los perros nos enseñan a valorar las amistades y los actos de bondad y si nosotros somos creados por un Dios Todopoderoso, con mayor razon. Por lo tanto, desarrollemos esas cualidades con las que Dios nos creó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *